ÉPOCA DE FELIPE II:

(r. 1556-1598)

Volver a SPAN 4153

       La época de Carlos V (r. 1515-1556) había estado inspirada por los hombres de armas, por el humanismo europeo, por la influencia italiana, por la sátira erasmista, por el entusiasmo pagano, y por los ideales de universalidad.  En el reinado de Felipe II (r. 1556-1598), que cubre casi exactamente la segunda mitad (segundo Renacimiento) del siglo XVI, España se orienta por entero hacia la preocupación religiosa impulsada por la Contrarreforma (Reforma católica), cuya postura en contra del protestantismo condiciona la política real de defensa y aislamiento, concentrándose España en sí misma para producir una cultura esencialmente nacional y católica.  Las corrientes renacentistas no se pierden sino que se funden armónicamente con las tradiciones nacionales para forjar la síntesis personalísima que constituye la originalidad del Renacimiento español
     Uno tono de gravedad se extiende a la literatura y las artes.  Esta es la época de las grandes figuras de la ascética y de la mística.  En literatura, la novela pastoril reemplaza la boga de las novelas de caballerías; el realismo de la novela picaresca queda interrumpido, así como el teatro renacentista erasmista y paganizane.  Renace la filosofía escolástica.  La filología se dedica con preferencia a los estudios bíblicos y escriturarios; la poesía se hace más severa y elevada en su contenido; y aparece la épica culta de tema nacional y religioso.  Renace tambien la autoridad de la Poética de Aristóteles en lo que concierne a la disposición formal de las obras.  Hay un intenso proceso de cristianización.
     En la época de Felipe II, el latín es desplazado como lengua de la ciencia por el español, gracias al esfuerzo de la Universidad de Salamanca.  Ahí, el latín era, como en todas las universidades, no sólo la lengua de la cátedra sino también la que se imponía a los estudiantes; hasta que éstos acabaron por oponerse a su uso, dirigidos por su maestro de Retórica, Francisco Sánchez de las Brozas, («el Brocense» [1523-1601]); y el humanista y traductor de los clásicos Pedro Simón Abril (1530-1595).  Numerosos escritores los secundaron, entre ellos el doctor Juan Huarte de San Juan (¿1529?-¿1588?)
autor de El examen de ingenios para la s ciencias (1575); Fray Luis de León, quien luchó para conseguir que el español fuera admitido como lengua de teología; Santa Teresa de Jesús (St. Teresa of Ávila); San Juan de la Cruz (St. John of the Cross); Fray Luis de Granada; y otros religiosos cuyas obras de ascética y mística se escribieron en español, por primera vez en Europa.  Como ideal del estilo sigue manteniéndose la naturalidad y la sobriedad, pero con un mayor propósito de selección y depuración, no exento de una acentuada artificiosidad, como en la poesía de Herrera.

LA LÍRICA Y SUS ESCUELAS:

     Las formas italianas importadas por Boscán y Garcilaso se nacionalizan y empapan de contenido español, dando entrada a los temas religiosos y patrióticos, desconocidos en la lírica pagana y humanista de los poetas del Primer Renacimiento.  El tema amoroso continúa, sobre todo en Herrera, pero se espiritualiza merced al influjo de corrientes platónicas.  Persiste la poesía popular y el gusto por los romances. 
     Tradicionalmente se ha venido distinguiendo en la lírica de esta época una doble escuela o corriente: la sevillana y la salmantina.  La sevillana se caracteriza por el predominio de la forma y por su carácter brillante, enfático y sonoro y su representante principal es Herrera.  La salmantina se distingue por el armónico equilibrio clásico entre expresión y contenido, más íntima y honda, y preferentemente preocupada por los temas morales, religiosos, o filosóficos, y su mejor expositor es Fray Luis de León.

     Para más información sobre España y los primeros Habsburgos, ver mis notas en <http://faculty-staff.ou.edu/L/A-Robert.R.Lauer-1/span4313cap6.html>.


Instructor:
A. Robert Lauer

arlauer@ou.edu

Volver a SPAN 4153

Última actualización:
20 de octubre de 2010