El Siglo DE ORO 
(Siglos XVI y XVII):
El Renacimiento y el Barroco:

Volver a SPAN 4153

       El llamado Siglo de Oro es el período literario más importante de España.  Es el período clásico.  Podríamos decir que empieza con el poeta Garcilaso de la Vega (1501-1536) y termina con el dramaturgo Pedro Calderón de la Barca (1600-1681).
       En la forma más breve posible, podemos definir el primer Renacimiento (1492-1556) como un período abierto (internacional, «pagano», neo-clásico, italianizante) y alegre.  Este es el Renacimiento imperial que abarca el período de los Reyes Católicos (Fernando de Aragón e Isabel de Castilla), su hija doña Juana (quien se casa con Felipe I de Austria [de la casa real de Habsburgo]) y su hijo, el emperador Carlos V (conocido en España como el rey Carlos I).  El segundo Renacimiento (1556-1598) abarca el reinado del hijo de Carlos V e Isabel de Avis (de Portugal), Felipe II (1556-1598).  Éste es un período cerrado (nacionalista, «hispanizante», cristiano).  El Barroco (1598-1700), es un período de cierto desengaño y decadencia, asociado con los últimos descendientes de los Austrias españoles (los Habsburgo):  Felipe III (1598-1621), Felipe IV (1621-1665) y Carlos II (1665-1700).  Sin embargo, el Barroco es una continuación del Renacimiento ("the Baroque is the Renaissance with an attitude").
       En el Renacimiento se exalta la naturaleza y lo natural (e.g., el desnudo en la pintura, así como el mundo natural).  Se defiende el escribir tal como se habla, sin ostentación ni afectación.  Juan de Valdés, en su Diálogo de la lengua, dirá: «Escribo como hablo, sólamente tengo cuidado de usar de vocablos que signifiquen bien lo que quiero decir y dígolo cuanto más llanamente me es posible».  Pero esta sencillez renacentista cambia en el Barroco con Luis de Góngora (1561-1627) y Francisco de Quevedo (1580-1645) a un lenguaje estilizado, lleno de brillantes metáforas y de  atrevidos cultismos (neologismos) greco-latinos; una lengua apartada en el léxico y la sintaxis de la lengua corriente y natural.  En Quevedo se defiende la idea o el concepto de la palabra, la agudeza de ingenio, el conceit de los poetas metafísicos ingleses como John Donne (1572-1631) y Andrew Marvell (1621-1678).

Diferencias entre el arte renacentista y el barroco:

Renacimiento
(ca. 1453 o 1492-1598)
Jakob Burckhardt.  Die Cultur der Renaissance in Italien. Basel, 1860.

Sandro Botticelli, «El nacimiento de Venus», 
Galleria Uffizi, Florencia, Italia

  • Arte lineal (las líneas se siguen con  la mano de cerca).
  • Llano (flat). 
  • Foco central. Cerrado (el observador queda fuera de la obra).
  • Claridad absoluta.
  • Orden. 
  • Falta de movimiento. 
  • Línea pura. 
  • Espontaneidad. 
  • Naturalidad (sprezzatura)
Barroco
(ca. 1598-1700)
Heinrich Wölfflin.  Renaissance und Barock. Munich, 1888.

Peter Paul Rubens, «El banquete de Tereo», 
Museo del Prado, Madrid, España


  • Arte pictórico (las líneas se sigue con el ojo de lejos).
  • Profundo (depth).
  • Foco múltiple, fuera de centro.
  • Abierto (el obervador queda dentro de la obra).
  • Claridad relativa (chiaroscuro).
  • Desorden ordenado. 
  • Dinamismo y acción.
  • Distorsión de la línea.
  • Estilización
  • Retoricismo.


Escudo de los Reyes Católicos

       El Barroco incorpora el Humanismo (Renacimiento de las letras clásicas [griego y latín] y el énfasis en lo secular, lo pagano y lo humano, no lo ultraterrestre y divino).  Se afirma la dignidad del hombre y su capacidad de auto-superación (self-realization) por medio de la razón, el placer de las cosas terrenales, lo mundano, lo carnal, lo placentero: cosas típicas del Renacimiento; con lo espiritual o ultraterrestre: lo medieval.  Es un arte contradictorio, de desorden, de incertidumbre, de desengaño. 

Fernando de Aragón

Bandera personal de los Reyes Católicos


Isabel de Castilla

       Con los Reyes Católicos, a finales del siglo XV, empieza el Renacimiento español.  España es el primer estado moderno de Europa a causa de su unidad nacional, política  y religiosa. Una consecuencia de la Reconquista fue el ver la guerra como el medio de adquirir honra y riqueza, cumpliendo al mismo tiempo con el Rey y con Dios.  El ideal caballeresco fue así la causa que se tuviera en menos el trabajo manual y las actividades mercantiles.  Al terminar la Reconquista en 1492, se empezó la conquista de ultramar y la cristianización de tierras anteriormente desconocidas. 
       En 1517, la corona castellana y aragonesa es heredada por Carlos de Habsburgo, nieto de los Reyes Católicos.  Carlos hereda por su padre, Felipe I («el Hermoso»), el imperio alemán (Sacro Imperio Romano), siendo coronado V emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, siendo al mismo tiempo el primer rey de España de ese nombre (el rey Carlos I; el emperador Carlos V).  Desde entonces se involucrará España en todos los problemas políticos, religiosos y dinásticos de Europa.


Águila bicéfala de la Casa de Austria

La reina Juana de Castilla

Felipe I de Austria

Los reyes Habsburgo de España (« los Austrias »):

  • Carlos I   (1517-1555):   Rey guerrero.  Auge del imperio español.
  • Felipe II  (1556-1598):   Rey administrador.  Permanencia  de la monarquía hispánica.
  • Felipe III (1598-1621):   Rey débil.  Debilitamiento.
  • Felipe IV (1621-1665):   Rey negligente.  Decadencia .
  • Carlos II  (1665-1700):   Rey enfermo.  Final de los Habsburgo (los Austrias) españoles.
Los Austrias españoles:

El rey Carlos I
Emperador Carlos V

El rey Felipe II

El rey Felipe III

El rey Felipe IV

El rey Carlos II

       La Edad Media española se caracteriza en general por cierta tolerancia religiosa combinada con un ardor religioso que impulsa la Reconquista por siete siglos.  Pero en general en las ciudades de la España cristiana conviven cristianos, moros y judíos, cada uno con sus leyes, costumbres y religión.
       Al final del siglo XIV empiezan a producirse explosiones de antijudaísmo, sobre todo en las clases populares.  En 1478 se establece la Inquisición en Castilla (que existía desde el  siglo XIII en Europa), cuyo fin era sofocar cualquier indicio de heterodoxia y eliminar tensiones sociales en España.  En 1492, la reina Isabel, instigada por el inquisidor general Tomás de Torquemada (quien era judío converso), expulsa a los judíos no cristianos de España.  Se calcula que 36.000 familias salieron de España.  En 1502 se ordenó también una expulsión de todos los moros (musulmanes) no convertidos al cristianismo, pero la mayoría de ellos se quedó en España.  Subsiguientemente, los moriscos (moros cristianos) fueron expulsados en 1609-1611 por Felipe III.
      La Inquisición también estuvo a cargo de eliminar movimientos místicos y visionarios que eran seguidos por «cristianos nuevos» (cristianos conversos de ascendencía árabe o judía [también llamados criptojudíos y marranos]).  Los Alumbrados creían en la comunicacion directa del alma con Dios (que hace ineficaces los Sacramentos de la Iglesia). Los erasmistas, en la primera mitad del siglo XVI (llamados así por el gran humanista católico holandés, Erasmo de Rotterdam) defendían una religiosidad interior y hacían burla de ceremonias ostentosas, devociones consideradas supersticiosas y la supuesta  hipocresía de las órdenes religiosas  (cf. El elogio de la locura [In Praise of Madness] de Erasmo]).  El monje agustino Martín Lutero, quien se comunicaba a menudo con Erasmo por cartas, traduce la Biblia Vulgata del latín al alemán, critica el uso de indulgencias, apela sin éxito al Papa León X (quien no le presta atención) y al emperador Carlos V (quien ataca a Alemania), recibe el apoyo de los nobles alemanes y crea así la Reforma protestante (independizándose de Roma, como Enrique VIII había hecho en Inglaterra y Juan Calvino en Suiza). 

Protagonistas de la Reforma protestante:


Enrique VIII, rey

Martín Lutero, monje agustino

Juan Calvino, abogado

       Erasmistas fueron Alfonso de Valdés (1490-1532), secretario del emperador, y Juan Valdés (¿?-1541), autor del Diálogo de la lengua.  En un primer momento, varios inquisidores (quienes eran hombres cultos como el franciscano Fray Antonio de Guevara) habían tenido sus momentos erasmistas.  Asimismo, Miguel de Cervantes Saavedra, el autor del Quijote,  había sido educado por un maestro erasmista.

Protagonistas de la Reforma católica:


Erasmo de Rotterdam, humanista

Tomás de Torquemada, inquisidor

San Ignacio Loyola, soldado


Concilio de Trento (Concilium Tridentinum) [1545-1563]
Obra de Pasquale Cati, 1588

       POESÍA: Garcilaso de la Vega (1501-1536); Fernando de Herrera (1534-1597); Fray Luis de León (1527-1591); San Juan de la Cruz (1542-1591); Luis de Góngora (1561-1627); Lope de Vega (1562-1635); Francisco de Quevedo (1580-1645).

Instructor:
A. Robert Lauer

Volver a SPAN 4153

Última actualización:
10 de octubre de 2011