LA PICARESCA:


José Manuel Merello, «Los borrachos de Velázquez» (1976)

Notas de 
A. Robert Lauer

Índice:



RASGOS GENERALES:

          El pícaro es un personaje nacido en los bajos fondos de la sociedad, sin oficio determinado, criado de muchos amos, hombre de cortos escrúpulos y vida irregular.  Es un realista en el sentido de ver la vida fríamente, sin románticas exaltaciones, pero carece de toda ambición y hasta de codicia.  Es un cínico.  Es un parásito de una sociedad en cuyas excelencias no cree.  Es un sobreviviente.  Para Alexander A. Parker (Literature and the Delinquent, 1967), el pícaro es un delincuente, un trasgresor de las leyes civiles y morales, no un malhechor depravado como un «gángster» o un asesino, pero sí una persona infamada y antisocial, aunque en forma menos violenta.  Este tipo de personaje aparece en varias obras españolas como en El libro de buen amor del Arcipreste de Hita (don Furón), La Celestina, en algunas comedias de teatro de Gil Vicente y Torres Naharro, así como en todas las literaturas de Europa, empezando acaso con el Satiricón (Satyricon) de Petronio (Petronius [m. 66 d. C.], escritor satírico romano), el Decamerón de Boccaccio, los Cuentos de Canterburo de Chaucer, El conde Lucanor de Juan Manuel, Till Eulenspiegel (alemán), etc. La lozana andaluza es de 1528.  Sólo en España adquiere la picaresca el carácter de un género inconfundiblemente nacional con intención satírica.  En efecto, la razón por la cual el pícaro sirve a tantos amos es para darnos una visión amplia y crítica de las diversas clases sociales de la sociedad.  Esta literatura también aparece en la época erasmista del emperador Carlos V.
          En general: 1.  Todas las novelas picarescas poseen una misma estructura o disposición; son relatos autobiográficos.  El héroe caballeresco había tenido siempre un biógrafo, pero dentro de la ficción novelesca, parece que nadie puede ocuparse de un personaje de tan escasa importancia social como es el pícaro, por lo que sólo él puede historiar su propia vida.  El autor verdadero se queda en la sombra.  2.  Otro rasgo esencial de las novelas picarescas es que se desenvuelven siempre en forma lineal, como una sucesión, generalmente inconexa, de episodios; el pícaro no tiene plan ni proyectos definidos para vivir, por lo que también su biografía parece que se va componiendo al azar de los acontecimientos.  La persona del pícaro constituye el sólo lazo de unión, el resto es un constante ir y venir de figuras episódicas.
          La picaresca aparece porque la gente se cansaba de los gestos heroicos y sobre todo del amor.  El público quería ver la realidad tal como era.  El pícaro desprecia la vida industriosa y materialmente fructífera por la vagancia despreocupada y libre de cuidados.  Es un cínico antisocial.  A pesar de esto, los autores de la picaresca (con excepciones) contienen disertaciones morales a lo largo del libro que parece un pretexto para capturar el interés del público antes de hacerle tragar la píldora moral.  Por tal caso, toda novela picaresca es supuestamente ejemplar.
          La inquietud del pícaro nos parece responder a un vacío dentro del alma, aunque el pícaro mismo no se dé cuenta de ello.  Es la insatisfacción eterna de algo que nada satisface y que nada puede satisfacer.  Esa insatisfaccción, ese querer sin objeto determinado, hizo de los unos conquistadores, de los otros guerreros, de los otros místicos, de los otro pícaros, de algunos don Quijote.  En el fondo todos coinciden.  Hay por eso algo de trágico en toda la novela picaresca, que el ingenio y la gracia del pícaro no pueden borrar.  Hay en la novela picaresca algo genuinamente español, la vida vista como aventura o experiencia, no de un creyente sino de un desilusionado, de un escéptico, un desconforme egoísta, materialista.  Hay cierta perversión del sentido moral y cierta complacencia en la contemplación del bajo fondo de las cosas y de las personas; una sensibilidad algo embrutecida para el dolor; un gusto por los contrastes violentos; la astucia como arma de defensa.  Hay la afirmación del amor propio, afirmación individualista, desorientación ante la vida, resignación ante la suerte adversa.
          Los pícaros se contraponen contra los nobles.  Cada cual es hijo de sus obras, no como los nobles, que heredan sus estados.  Son personajes rebeldes que tienen consciencia de que tienen derecho a ser rebeldes.  El pícaro desprecia los valores de la caballería, el honor, el amor, porque sabe que son vanos, ilusorios, imposibles. 

          Para Chandler y Parker, hay cuatro prejuicios respecto a la picaresca: 

  • 1.  La picaresca nace en España porque las condiciones sociales de la época eran las más apropiadas para su nacimiento [sin embargo, las condiciones sociales eran similares en toda Europa]. 
  • 2.  Las novelas picarescas son cómicas, ya que se escriben contra la literatura idealista de la época. 
  • 3.  Por su oposición a las condiciones dominantes en la sociedad, la sociedad que retratan es más importante que los personajes que la habitan. 
  • 4.  Por ser obras festivas, carecen de sentido moral.
          Según Américo Castro, la picaresca nace por el resentimiento de los criptojudíos conversos contra una sociedad hostil.
          Según Gómez de las Cortinas, la novela picaresca promulga la filosofía de la libertad. Al igual que la novela pastoril, la picaresca hereda del Renacimiento el ideal del retorno a la naturaleza, a la vida simple y feliz, libre de los cuidados y preocupaciones exigidas por la vida social.  Los pastores se refugian en una Arcadia imaginada; los pícaros rompen con una sociedad dentro de la cual viven realmente.  Pero los dos desprecian el mundo.  La pastoril viene del humanismo, la picaresca del Elogio de la locura de Erasmo de Rótterdam (Eramus, humanista católico holandés [1466?-1536]), quien postula una religión sencilla y libre de complicadas obsrvancias rituales. También proclama el desprecio del mundo y sus honores.  El pícaro recoge este ideal pero, rechazado por la sociedad, lo transforma en un cinismo amargo y resentido, vacío de moral, que se expresa en la literatura negativa de la picaresca.
          La vida ordinaria y vulgar no podía ser expuesta sino en bajo estilo y en forma cómica (el alto estilo era para los nobles).
          La palabra «pícaro» viene del francés picard, de Picardía (Picardie, al norte de Francia), para referirse a soldados franceses con renombre de ladrones; sucios, andrajosos, alborotadores, flojos, cobardes, etc. (bohemios).  Picardos fueron tambien begardos (Beghards), herejes de Bohemia, no conformistas religiosos, asociados con la baja sociedad.  También viene de «picar» (comida o bolsillos).
          Chandler: Hay dos grandes grupos de la picaresca: 
  • 1.  En la primera época (Lazarillo de Tormes), los héroes son juguetes pasivos de las circunstancias. 
  • 2.  En la segunda etapa (Guzmán de Alfarache y Estebanillo González) los héroes endurecen su voluntad y escogen libremente su vida como pícaros profesionales. 
          Ludwig Pfandl distingue tres grupos: 
  • 1. Forma idealista satírica de intencion satírica y acusadora con su consecuente propósito moralizador (Mateo Alemán, Francisco de Quevedo); 
  • 2. Forma realístico-optimista, donde los pícaros celebran la vida picaresca en forma agradable (Pícara Justina, Estebanillo González); 
  • 3. Forma novelesco-descriptiva, donde los autores pintan cuadros de costumbres, en busca de lo pintoresco (Espinel, Solórzano) 
          Hay diferencias entre los reinados de Carlos V y de Felipe II.  En el primero, el pícaro es optimista; en el segundo, amargo y pesimista. (De sátira alegre a desengaño amargo).

          Los rasgos característicos de un pícaro son los siguientes: 

  • 1.  El pícaro es de baja extracción social. 
  • 2.  Sufre una vida aventurera y trabajosa.
  • 3.  Cambia de amo y de lugares (o sea, el pícaro es un vagabundo o vagamundos).
  • 4.  Usa de malas artes y engaños para poder vivir.
  • 5.  No le preocupan los problemas de la honra porque su mundo no es el de los hombres honrados.
  • 6.  Sufre con paciencia estoica las contrariedades y cambios de fortuna.
  • 7.  Es un resentido frente a la sociedad. 
  • 8.  No vive sino sobrevive.  Por esta razón puede ser cínico y pesimista.  Pero en algunas obras sufre una supuesta conversión. religiosa y deja así su mala vida, formando así de nuevo parte de la sociedad (esto es discutible).
          Los rasgos formales literarios de la novela picaresca son: 
  • 1. La forma autobiográfica (recordemos Las confesiones de San Agustín, la Autobiografía de San Ignacio de Loyola, Las cartas de relación de Hernán Cortés, etc.)
  • 2. La narración gira alrededor del pícaro que de este manera es el hilo conductor de la narración
  • 3. Los sucesos se organizan teniendo como exclusivo centro al protagonista narrador, y no tienen conexión unos con otros
  • 4. Se ha llamado a esta novela género abierto porque admite adiciones o cortes sin que la novela se deshaga.  Con el tiempo, este género literario desarrolla un amargo pesimismo y una dureza brutal
Referencias bibliográficas:
  • Bjornson, Richard.  The Picaresque Hero in European Fiction. Madison, WI: U of Wisconsin P, 1977.
  • Castro, Américo.  «Perspectiva de la novela picaresca». Semblanzas y estudios españoles.  New Jersey: Princeton UP, 1956.
  • Chandler, Frank Wadleight.  Romances of Roguery: An Episode in the History of the Novel, Part I, The Picaresque Novel in Spain.  New York, 1899.
  • Deleito y Piñuela, José.  La mala vida en la España de Felipe IV. Madrid, 1959.
  • Frutos Gómez de las Cortinas, J.  «El antihéroe y su actitud vital (Sentido de la novela picaesca)».  Cuadernos de Literatura 7 (1950): 97-143.
  • Haan, Fonger de.  An Outline of the History of the Novela Picaresca in Spain.  The Hague, New York, 1903.
  • Mancing, Howard. "The Protean Picaresque." The Picaresque: Tradition and Displacement. Ed. Giancarlo Maiorino Minneapolis: U of Minnesota P, 1996. 273-91. 
  • Maravall, José Antonio.  El mundo social de La Celestina.  Madrid, 1964.
  • Monte, Alberto del. Itinerario de la novela picaresca. Barcelona: Lumen, 1971.
  • Parker, Alexander A.  Literature and the Delinquent.  The Picaresque Novel in Spain and Europe, 1599-1753.  Edinburgh, 1967.
  • Valbuena Prat, Ángel.  La novela picaresca española.  Madrid, 1962.
  • Zafra, Enriqueta. Prostituidas por el texto: discurso prostibulario en la picaresca femenina.  West Lafayette: Purdue UP, 2009.



Itinerario de la novela picaresa:

Till Eulenspiegel

ALEMANIA (Sacro Imperio Romano Germánico):

  • Till Eulenspiegel (1515) [libro de chistes que describe escenas de la vida baja].
  • Hans Jakob Christoffel von Grimmelshausen.  Simplicissimus (1668). 
  • Hans Jakob Christoffel von Grimmelshausen.  Die Ertzbetrügerin und Landstörtzerin Courasche (La pícara Coraje) [1669].
  • Thomas Mann.   Bekenntnisse des Hochstaplers Felix Krull (Las confesiones de Félix Krull) [1911].
ITALIA (Sacro Imperio Romano Germánico):
  • Francisco Delicado. Retrato de la loçana andaluza. Venecia, 1528.
ESPAÑA (1554-1773):

Marco Paoletti en El Lazarillo de Tormes (España/Italia, 1959)
  • Anónimo.  La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades (Burgos, Alcalá de Henares, Medina del Campo y Amberes [Antwerp], 1554).  {Prohibido en 1559 por la Inquisición; aparece expurgado en 1573 sin los capítulos referentes a eclesiásticos <el buldero y el fraile de la Merced>; publicado inexpurgado en España, en Barcelona, en 1834, después de ser abolida la Inquisición}.
  • Mateo Alemán.  Primera parte de Guzmán de Alfarache (1599). 
  • Mateo Luján de Sayavedra (Juan Martí). Segunda parte de Guzmán de Alfarache (1603) [apócrifo].
  • Gregorio González. El guitón Honofre (1604).
  • Mateo Alemán.  Segunda parte de Guzmán de Alfarache, atalaya de la vida humana (1609). 
  • Francisco López de Úbeda.  La pícara Justina (1605). 
  • Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo.  La hija de Celestina (Zaragoza, 1612).
  • Miguel de Cervantes Saavedra.  La ilustre fregona (1613).
  • Miguel de Cervantes Saavedra.  Rinconete y Cortadillo (1613).
  • Miguel de Cervantes Saavedra.  El casamiento engañoso (1613).
  • Miguel de Cervantes Saavedra.  El coloquio de los perros (1613).
  • Vicente Espinel.  La vida del escudero Marcos de Obregón (1616). 
  • Carlos García. La desordenada codicia de los bienes ajenos (1619).
  • Juan de luna.  La segunda parte de la vida de Lazarillo de Tormes (1620).
  • Juan Cortés de Tolosa. Lazarillo de Manzanares (1620).
  • Jerónimo de Alcalá Yáñez y Rivera. Alonso, mozo de muchos años o El donoso hablador (1624-26).
  • Francisco de Quevedo.  La vida del buscón (1626). 
  • Alonso de Castillo Solórzano.  La niña de los embustes, Teresa de Manzanares (1634).
  • Alonso de Castillo Solórzano.  Las aventuras del Bachiller Trapaza (1637).
  • María de Zayas.  El castigo de la miseria (1637).
  • Luis Vélez de Guevara.  El diablo Cojuelo (1641).
  • Alonso de Castillo Solórzano.  La garduña de Sevilla y anzuelo de las bolsas (1642).
  • Antonio Enríquez Gómez.  Vida de don Gregorio Guadaña (1644).
  • Anónimo.  La vida de Estebanillo González (1646). 
  • Félix Machado da Silva Castro e Vasconcelos (1595-1662). Tercera parte de Guzmán de Alfarache.
  • Francisco Santos.  Periquillo el de las Gallineras (1668).
  • Diego de Torres Villarroel.  Vida, ascendencia, nacimiento, crianza y aventuras del doctor don Diego de Torres Villarroel (1743).
  • Alonso Carrió de la Vandera («Concolorcorvo»). Lazarillo de ciegos y caminantes desde Buenos Aires hasta Lima (Gijón, 1773).
HOLANDA (Provincias Unidas):
  • Anónimo.  Vida y costumbres de la Madre Andrea (c. 1650).
FRANCIA:
  • Alain René Lesage.  Histoire de Gil Blas de Santillane (1715). 
REINO UNIDO:
  • Henry Fielding. The History of Tom Jones, a Foundling (1749).
  • Daniel Defoe.  Fortunes and Misfortunes of the Famous Moll Flanders (1772). 
  • Tobias Smollett. The Adventures of Roderick Random (1748). 
  • Tobias Smollett. The Adventures of Peregrine Pickle (1751).
MÉXICO (Nueva España):
  • José Joaquín Fernández de Lizardi. El Periquillo Sarniento (1816-1831).
  • José Joaquín Fernández de Lizardi. Don Catrín de la Fachenda (1820).
  • José Rubén Romero.  La vida inútil de Pito Pérez (1938). 

Kim Novak en The Amorous Adventures of Moll Flanders (Reino Unido, 1965)


LAZARILLO DE TORMES (1544):


Portada de la edición de Medina del Campo, 1554

         La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades se imprimió en Burgos (Juan de Junta), Medina del Campo (Mateo y Francisco del Canto), Alcalá de Henares (Salcedo) y Amberes (Martín Nucio) [Antwerp, Flandes {Bélgica}] en 1554.  Fue un gran éxito literario y se tradujo al francés en 1560, al inglés en 1576, al holandés en 1579, al alemán en 1617 y al italiano en 1622.  Se le añadieron segundas partes y fue imitada incontables veces.
          Durante todo el siglo XVI se imprimió como obra anónima.  Luego fue atribuida a Diego Hurtado de Mendoza, un escritor del siglo XVI.  Modernamente se le ha atribuido la autoría a Sebastián de Horozco, al fraile jerónimo Fray Juan de Ortega (Marcel Bataillon, Claudio Guillén), Lope de Rueda (Julio Cejador y Frauca, Fred Abrams), al poetqa y diplomático Diego Hurtado de Mendoza y Pacheco (Granada, 1503-1575) [Valerio Andrés Taxandro, Andrés Schott, Tomás Tamayo de Vargas, Nicolás Antonio, Maix Daireeaux, Ángel González Palencia, Eugenio Mele, Erika Spivakovsky, J. O. Crouch, C. V. Aubrun, Mercedes Agulló {2010}], Pedro de Rhúa (Arturo Marasso), Hernán Nùñez de Toledo (Alfred Rumeau), los hermanos Alfonso(Rosa Navarro Durán, 2002) y Juan de Valdés (Alfred Morel-Fatio, Manuel J. Asensio), Sebastián de Horozco (José María Asensio y Toledo, Francisco Márquez Villanueva, Jack Weiner), Alejo de Venegas, Bartolomé de Torres Naharro (Alberto M. Forcadas) y Gonzalo Pérez (Dalai Brenes Carrillo). El anonimato de la obra ha hecho pensar que el autor fuera un erasmista (un católico reformado) [Rudolph Schevill, Arturo Marasso, Márquez Villanueva, A. Wiltrout, Joseph V. Ricapito, Antonio Vilanova, Francisco Carrillo], un judío converso (Américo Castro, Stephen Gilman), un morisco (Claudio Guillén), un iluminista (Manuel J. Asensio, Anson C. Piper, Jack Weiner), un espíritu libre (Marcel Bataillon), un gran señor anticlerical (Martín de Riquer) o un escéptico (Francisco Rico, Víctor García de la Concha).


Diego Hurtado de Mendoza y Pacheco,
autor putativo del Lazarillo

          El Lazarillo es aparentemente un breve relato escrito en primera persona (autobiográfico) de la vida de un niño, Lázaro o Lazarillo de Tormes.  Tormes es un río que pasa por Salamanca y es cerca de este río donde nace el protagonista de la novela.  Las experiencias de Lázaro desde que nace hasta que abandona el relato son prosaicas, es decir, no tienen nada de extraordinario. Y esto es lo extraordinario del libro porque lo ordinario de la literatura narrativa de la ápoca era el relato de aventuras extraordinarias de seres totalmente extraordinarios también.  O sea, los libros de caballerías, con Amadís de Gaula (1508) como modelo principal, y La Diana (1558) de Jorge de Montemayor como el ejemplar por excelencia de la novela pastoril.  También existía la novela histórica morisca como El Abencerraje o Historia de Abindarráez y Jarifa, sobre dos amantes moros.  Finalmente, tenemos el romance, o novela de aventuras griega o bizantina como la Aethiopica de Heliodoro (Heliodorus) de Emesa (Siria) [siglo III d. C.], que dio origen a muchas novelas de aventuras como el Persiles y Sigismunda de Cervantes. El Lazarillo, por el contrario, es un relato que se alimenta de la realidad social española del siglo XVI.
         El Lazarillo es realista en cuanto no es idealista.  O sea, es una reacción contra el idealismo de los relatos caballerescos y pastoriles.  Hay en el libro, en sus personajes y sus sucesos, una atmósfera de posibilidad.  También hay en el Lazarillo un realismo sicológico.
          Su intención es de satirizar la sociedad española de su tiempo representada por el mendigo, el clérigo, [el fraile de la Merced, el buldero] y el hidalgo.  También se puede hablar de una posible intención moralizante contra los representantes corrompidos de la Iglesia y contra ciertas prácticas religiosas como las bulas (indulgences), condenadas por Martín Lutero (Martin Luther, monje agustino alemán [1483-1546]) y Erasmo.  Finalmente, se ha pensado que su autor fuera un falso converso, hecho que explicaría el anonimato y el posible resentimiento de un criptojudío contra el status quo, la Iglesia en este caso. El Lazarillo fue puesto en el Índice de libros prohibidos de la Inquisición de Valladolid en 1559 por el Inquisidor general Fernando de Valdés. En 1573, Juan López de Velasco (secretario, cosmógrafo y cronista oficial de Felipe II) publica una edición censurada del Lazarillo llamada Lazarillo castigado.  El Lazarillo de 1554 se publica de nuevo en 1834, año del Decreto de abolición de la Inquisición en España.  En 1992 aparece la edición desconocida del Lazarillo de Tormes (Medina del Campo, 1554), encontrada en una casa de Barcarrota en Badajoz y publicada por primera vez en 1997 por Félix Carrasco (edición agotada) en la serie Ibérica de Peter Lang (Nueva York), a cargo de A. Robert Lauer.

          Esta novela dio origen a un importante género literario dentro de la literatura española cuyos ejemplos principales son La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades  (Burgos, Alcalá de Henares, Medina del Campo y Amberes, 1554) [anónimo]; Guzmán de Alfarache, de Mateo Alemán (1ª parte, 1599; 2ª parte, 1609); La pícara Justina (1605), de Francisco López de Úbeda; El buscón (1626) de Francisco de Quevedo; La vida del escudero Marcos Obregón (1616), de Vicente Espinel; La vida de Estebanillo González (1646) [anónimo]; Simplicissimus (1668), de  Hans Jakob Christoffel von Grimmelshausen; Histoire de Gil Blas de Santillane (1715), de Alain René Lesage; Fortunes and Misfortunes of the Famous Moll Flanders (1772), de Daniel Defoe; The Adventures of Roderick Random (1748), de Tobias Smollett; La vida inútil de Pito Pérez (México, siglo XX), de José Rubén Romero; Las confesiones de Félix Krull (Alemania, siglo XX), de Thomas Mann, etc.


Horst Buchholz en Bekenntnisse des Hochstaplers Felix Krull (Alemania, 1957)


Tin Tan en Las aventuras de Pito Pérez (México, 1957)




Estructura de Lazarillo de Tormes.

Nacimiento en Salamanca:
       Thomé Gonçáles---------Antona Pérez ~~~~~~ Zayde
       (molinero)             |                                     |      (ladrón)
                                     |                                     |
                Lazarillo de Tormes                      negrito

Tratado I:  Salamanca/Toledo/Almorox/Escalona/Torrijos:
     1.  Primer amo: el ciego cruel.
          Golpe de cabeza de Lazarillo y del ciego.
          Lazarillo tiene hambre y sed. 
          Lazarillo aprende avisos del ciego
          Deja al ciego.
Tratado II:  Maqueda (municipalidad de Toledo):
     2.  Segundo amo: el clérigo avaro.  Seis meses
          Lazarillo sufre de hambre
          Satisface el hambre con una llave que manda hacer
          Logra comer
          Golpe.  El clérigo lo despide
Tratado III:  Toledo:
     3.   Tercer amo:  Escudero petulante.  15 días.
           Lazarillo le da de comer
           Aprende la caridad y a compartir lo que tiene
           Susto (el muerto)
           Su amo lo deja y está en peligro de ser encarcelado.
Tratado IV:  Toledo: [tratado censurado por la Inquisición: 1573-1834]
     4.   Cuarto amo:  Fraile de la Merced lascivo.  8 días.
           mujeriego.
           Lazarillo consigue zapatos de él.
           Lazarillo deja a su amo por «cosillas que no digo»
Tratado V:  Toledo: [tratado censurado por la Inquisición: 1573-1834]
     5.   Quinto amo:  El Buldero desvergonzado.  4 meses.
           Come bien aquí (satisface su hambre).  Sufre fatigas.
Tratado VI:  Toledo:
     6.   Sexto amo:  El maestro de pintar panderos
           Lazarillo sufre males.
     7.   Séptimo amo:  El capellán de la Iglesia Mayor.  4 años.
           Lazarillo se convierte en aguador (vocea mercancías)
           Gana dinero.  Logra vestirse de ropa vieja.  Deja a este amo.
Tratado VII:  Toledo:
     8.   Octavo amo:  Alguacil.  Oficio peligroso.
           Lazarillo se hace pregonero (con la ayuda de algunos amigos).  Este es oficio real (verdugo es el más ínfimo de los oficios reales). 
     9.   Se hace pregonero de los vinos del arcipreste de Sant Salvador. 
           Lazarillo se casa con una criada suya.  Recibe comida, la ropa usada del arcipreste, una casa de alquiler, y la criada del arcipreste como esposa. Está en la cumbre de su buena fortuna aunque parece compartir su esposa con el arcipreste (pero ha compartido comida con el escudero y ganancias y vino con sus otros amos).  Ha aprendido a aguantarse (stuff his feelings) para poder sobrevivir en un mundo cruel, desvergonzado, inmoral y oportunista. 
     10.  Delator en servicio de «Vuestra Merced», superior eclesiástico del arcipreste (un obispo o un inquisidor) y probable «verdugo» del arcipreste.


Johann Tetzel, O. P. 
(Sajonia, Sacro Imperio Romano Germánico: 1465-1519):
»Wenn das Geld im Kasten klingt, 
die Seele aus dem Feuer springt«
(«Tan pronto como el dinero en el cofre suena, 
un alma del fuego del purgatorio vuela»)

Venta de bulas

Erasmo de Rótterdam 
(Países Bajos de los Habsburgo: 1466-1536)


 
 
 
 
 
 

Martín Lutero, O. S. A. 
(Sajonia, Sacro Imperio Romano Germánico: 1483-1546)



Bibliografía sobre Lazarillo de Tormes (hasta 2006):


Abrams, Fred.  “To Whom was the Anonymous Lazarillo de Tormes Dedicated?” Romance Notes 8 (1967): 273-77.

Abrams, Fred.  «¿Fue Lope de Rueda el autor del Lazarillo de Tormes?».  Hispania 47.2 (1964): 258-67.

Abrams, Fred.  «Hurtado de Mendoza's Concealed Signatures in the Lazarillo de Tormes». Romance Notes 15 (1973): 341-45. 

Abrams, Fred.  “A Note on the Mercedarian Friar in the Lazarillo de Tormes.”  Romance Notes 11 (1969): 444-46.

Albertini, Stefania.  «Personaggi a confronto: Lazarillo de Tormes e Jack Wilton». Quaderni di Filologia & Lingue Romanze (1985): 33-51.

Albrecht, Jane W.  “Linguistic Style and Point of View in Lazarillo de Tormes.”  Neophilologus 77.2 (1993): 223-28.

Alegre, José Ma.  «Las mujeres en el Lazarillo de Tormes».  Revue Romane 16.1-2 (1981): 3-21. 

Alegre, José María.  «Las mujeres en el Lazarillo de Tormes». Arbor 117.460 (1984): 23-35. 

Allatson, Paul.  “Policing the Picaresque: Lazarillo de Tormes and El buscón on Trial.”  Journal of Iberian and Latin American Studies 1.1-2 (1995): 119-27.

Allen, John J.  “The World View of Lazarillo de Tormes.”  Fiore, Robert (ed.); Hesse, Everett W. (ed.); Keller, John E. (ed.); Madrigal, José A. (ed.).  Studies in Honor of William C. McCrary.  Lincoln, NE: Univ. of Nebraska, Soc. of Sp. & Sp.-Amer. Studies, 1986.

Alvarez, Guzmán.  «Interpretación existencial del Lazarillo de Tormes».  Criado de Val, Manuel. La picaresca: Orígenes, textos y estructuras.  Madrid: Fundación Univ. Española, 1979.

Alvarez, Guzmán.  «En el texto del Lazarillo de Tormes».  Sánchez Romeralo, Jaime (ed.); Poulussen, Norbert (ed.).  Actas del Segundo Congreso Internacional de Hispanistas.  Nijmegen,  Holland: Inst. Espanol de la Univ. de Nimega, 1967. 

Alvarez-Altman, Grace.  “Literary Onomastics in Lazarillo de Tormes.”  Literary Onomastics Studies 5 (1978): 232-41.

Anton, Karl-Heinz.  «Sobre ambiguedad y literatura acerca del Lazarillo de Tormes». Criado de Val, Manuel.  La picaresca: Orígenes, textos y estructuras.  Madrid:  Fundación Univ. Española, 1979.

Archer, Robert.  “The Fictional Context of Lazarillo de Tormes.” The Modern Language Review 80.2 (1985): 340-50.

Archer, Robert.  «Lazarillo de Tormes como carta de amenazas: Revaloración de una hipótesis de lectura».  Núñez García-Saúco, Antonio.  La enseñanza de la lengua y cultura españolas en Australia y Nueva Zelanda.  Camberra, Australia: Consejería de Educación de la Embajada de España--Iberediciones, 1993.

Asensio, Eugenio.  «Dos obras dialogadas con influencias del Lazarillo de Tormes: Colloquios, de Collazos, y anónimo Diálogo del capón».  Cuadernos Hispanoamericanos 280-82 (1973): 385-98. 

Asensio, Manuel J.  «Más sobre el Lazarillo de Tormes».  Hispanic Review 28.3 (1960): 245-50. 

Asensio, Manuel J.  «La intención religiosa del Lazarillo de Tormes y Juan de Valdés».  Hispanic Review 27.1 (1959): 78-102. 

Baader, Horst.  „Lazarillos Weg zur Eindeutigkeit oder Juan de Luna als Leser und Interpret des anonymen 'Lazarillo de Tormes'.“  Leube, Eberhard; Schrader, Ludwig; Heydenriech, Titus. Interpretation und Vergleich: Festschrift für Walter Pabst.  Berlin: E. Schmidt, 1972. 

Baena, Julio.  «Lazarillo de Tormes y el Levítico: La piedra de escándalo de la utopía infame». Dissidences: Hispanic Journal of Theory and Criticism 1.1 (2005): [no pag.].

Beckman, Pierina E.  “Fantastic Elements within the Picaresque Genre: Lazarillo de Tormes (1555).”  RLA: Romance Languages Annual 3 (1991): 354-56. 

Blanquat, Josette.  «Fraude et frustration dans Lazarillo de Tormes».  Culture et marginalites au XVIe siecle.  Paris: Klincksieck, 1973. 

Bleiberg, Germán (ed.).   La vida del Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades.  Madrid: Alianza, 1980.

Borel, Jean-Paul.  «La literatura y nosotros: Otra manera de leer el Lazarillo de Tormes».  Revista de Occidente 16 (1967): 83-95. 

Bourret, Michel.  «Trajets et trajectoires dans le Lazarillo de Tormes».  Sociocriticism 6.1-2 (1990): 11-12. 

Bozzetto-Ditto, Lucienne.  «L'Enfant et le vieillard dans La Vie de Lazarillo de Tormès, Kim, et Sans famille».  Chauvin, Danièle (ed. & introd.) ; Durand, Gilbert.  L'Imaginaire des âges de la vie. Grenoble: ELLUG, 1996.

Brancaforte, Benito.  «La abyección en el Lazarillo de Tormes».  Cuadernos Hispanoamericanos 387 (1982): 551-56. 

Brancaforte, Benito; Brancaforte, Charlotte Lang.   La primera traducción italiana del Lazarillo de Tormes por Giulio Strozzi.  Ravenna: Longo, 1977.

Brandou, Alicia; Sosa, Rosana.  «Siglo XXI: Entre lazarillos y quijotes. Propuesta didáctica en torno a Lazarillo de Tormes y Don Quijote de la Mancha».  Espéculo: Revista de Estudios Literarios 28 (2004): no pag.

Brenes Carrillo, Dalai.  «¿Quién es V. M. en Lazarillo de Tormes?».  Boletin de la Biblioteca de Menéndez Pelayo 68 (1992): 73-88.

Brenes, Dalai.  «Lazarillo de Tormes: Roman à clef».  Hispania 69.2 (1986): 234-43.

Brownlee, Marina Scordilis.  “Generic Expansion and Generic Subversion: The Two Continuations of Lazarillo de Tormes.”  Philological Quarterly 61.3 (1982): 317-27.

Cabo Aseguinolaza, Fernando.  «El caso admirable de Lázaro de Tormes: Otra vez sobre el prólogo del Lazarillo». Salina: Revista de Lletres 8 (1994): 29-32. 

Calero, Francisco.  «Interpretación del Lazarillo de Tormes».  Espéculo: Revista de Estudios Literarios 29 (2005): no pag. 

Carey, Douglas M.  “Lazarillo de Tormes and the Quest for Authority.”  PMLA: Publications of the Modern Language Association of America 94.1 (1979): 36-46.

Carey, Douglas M.  “Asides and Interiority in Lazarillo de Tormes: A Study in Psychological Realism.”  Studies in Philology 66 (1969): 119-34.

Carrasco, Félix (ed. and introd.).  La vida de Lazarillo de Tormes, y de sus fortunas y adversidades.  New York, NY: Peter Lang 1997.

Carrasco, Félix.  «Hacia un nuevo estema de Lazarillo de Tormes: I. La relación de los Lazarillos de Alcalá y Medina. II. La relación de los Lazarillos de Burgos, Amberes y Medina».  Voz y Letra: Revista de Literatura 9.1 (1998): 97-122. 

Casanova, Wilfredo.  «Burlas representables en el Lazarillo de Tormes: Nota a los Tratados Quinto y Séptimo». Revista de Occidente 31 (1970): 82-94. 

Caso González, José.  «La génesis del Lazarillo de Tormes».  Archivum 16 (1966): 129-155. 

Caso González, José, ed.  Vida del Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades.  Madrid: Real Academia Española, 1967.

Caso González, José M.  «La primera edición del Lazarillo de Tormes y su relación con los textos de 1554».  Bustos, Eugenio de; Guillén, Jorge; Castro, Américo. Studia Hispanica in Honorem R. Lapesa.  Madrid: Gredos, 1972.

Castillo, David; Spadaccini, Nicholas.  “Lazarillo de Tormes and The Picaresque in Light of Current Political Culture.”  Crítica Hispánica 19.1-2 (1997): 128-40.

Cervigni, Dino S.  “Lazarillo de Tormes and the Vita of Benvenuto Cellini: An Inquiry into Prose Narrative and Genre.” Kentucky Romance Quarterly 27 (1980): 373-89. 

Chang, Luisa Shu-Ying.  «Lazarillo de Tormes: Variantes de la técnica narrativa de la novela al cine».  Lobato, María Luisa (ed.); Domínguez Matito, Francisco (ed.). Memoria de la palabra: Actas del VI Congreso de la Asociación Internacional Siglo de Oro, I.  Madrid: Iberoamericana; Frankfurt: Vervuert, 2004.

Chevalier, Maxime.  «La Fuite de l''escudero' (Lazarillo de Tormes, Tratado III)».  Bulletin Hispanique 77 (1975): 319-20. 

Colahan, Clark; Rodríguez, Alfred.  “Juan Maldonado and Lazarillo de Tormes.”  Bulletin of Hispanic Studies 72.3 (1995): 289-311.

Coll-Tellechea, Reyes; Zahareas, Anthony N.  “On the Historical Function of Narrative Forms: Lazarillo de Tormes.”  Crítica Hispánica 19.1-2 (1997): 110-27.

Collard, Andree.  “The Unity of Lazarillo de Tormes.” MLN 83.2 (1968): 262-67. 

Cornejo, Rafael E.  «Notas sobre el autor del Lazarillo de Tormes».  Explicación de Textos Literarios 8 (1979-1980): 167-74.

Cros, Edmond.  «Le Folklore dans le Lazarillo de Tormes: Nouvel examen, problemes methodologiques».  Cros, Edmond. Picaresque europeenne: Actes; Centre d'Etudes Sociocritiques.  Montpellier: Univ. Paul Valery, 1978.

Cros, Edmond.  «Semántica y estructuras sociales en el Lazarillo de Tormes».  Revista Hispánica Moderna 39 (1976-1977): 79-84.

Cros, Edmond.  «Le Folklore dans le Lazarillo de Tormes: Nouvel examen, problèmes méthodologiques».  Co-textes 8 (1984): 5-20. 

Cros, Edmond.  «Lecture idéologique du lien épistolaire dans Le Lazarillo de Tormes».  Co-textes 8 (1984): 105-15.

Cruz, Anne J.  “The Abjected Feminine in the Lazarillo de Tormes.” Crítica Hispánica 19.1-2 (1997): 99-109. 

Cruz-Cámara, Nuria; Kaplan, Gregory.  «Una revisitación franquista del Lazarillo de Tormes».  Mínguez Arranz, Norberto (ed.). Literatura española y cine.  Madrid: Complutense, 2002.

Damiani, Bruno M.  “Lazarillo de Tormes: Present State of Scholarship.”  Annali Istituto Universitario Orientale, Napoli, Sezione Romanza 12 (1970): 5-19. 

Darbord, Michel.  «Presentation du Lazarillo de Tormes: Le Gueux hors de la cite».  Jones-Davies, Marie-Therese. Misere et gueuserie au temps de la Renaissance.  Paris: Univ. de Paris-Sorbonne, Inst. de Recherches sur les Civilisations de l'Occident Mod., 1976.

Davey, E. R.  “The Concept of Man in Lazarillo de Tormes.” Modern Language Review 72 (1977): 597-604. 

Davies, Gareth Alban.  “Lazarillo de Tormes and Don Quixote: The Role of Audience.”  Macklin,  John (ed.).  After Cervantes: A Celebration of 75 Years of Iberian Studies at Leeds.  Leeds: Trinity and All Saints, 1993.

De Long-Tonelli, Beverly J.  «La ambiguedad narrativa en el Lazarillo de Tormes».  Revista de Estudios Hispánicos 10 (1976): 378-89.

Dehennin, Elsa.  «La Structure en abyme dans Lazarillo de Tormes».  Maier-Troxler, Katharina (ed.); Maeder, Costantino (ed.); Geninasca, Jacques (introd.).  Fictio poetica.  Florencia, Italia: Cesati, 1998.

Dehennin, Elsa.  «Lazarillo de Tormes en la encrucijada de enunciación y enunciado».  Gordon, Alan M. (ed.); Rugg, Evelyn (ed.); Lapesa, Rafael.  Actas del Sexto Congreso Internacional de Hispanistas celebrado en Toronto del 22 al 26 agosto de 1977.  Toronto: Canadá: Dept. of Sp. & Port., Univ. of Toronto, 1980.

Deyermond, A. D.  “The Corrupted Vision: Further Thoughts on Lazarillo de Tormes.”  Forum for Modern Language Studies 1 (1965): 246-249. 

Deyermond, Alan D.  Lazarillo de Tormes: A Critical Guide.  London: Tamesis, 1975. 

Dunn, Peter N.  “Lazarillo de Tormes: The Case of the Purloined Letter.”  Revista de Estudios Hispánicos 22.1 (1988): 1-14. 

Dunn, Peter N.  “Reading the Text of Lazarillo de Tormes.”  Fox, Dian (ed.); Sieber, Harry (ed.); Ter Horst, Robert (ed.).  Studies in Honor of Bruce W. Wardropper.  Newark, DE: Juan de la Cuesta, 1989.

Febres, Eleodoro J.  “Life of Lazarillo de Tormes: Evil Tongues, Unity and Success.”  Torre de Papel 8.1 (1998): 63-104. 

Ferro, Margarita.  «Perversión del aprendizaje violento en el Tratado 1o de Lazarillo de Tormes: La violencia como construcción-destrucción de un sujeto (Un ejemplo renacentista: El Lazarillo de Tormes - Tratado I)».  Espéculo: Revista de Estudios Literarios 23 (2003): no pag. 

Fiore, Robert.  “Lazarillo de Tormes and Midnight Cowboy: The Picaresque Model and Mode.” McCrary, William C. (ed.); Madrigal, José A. (ed.); Keller, John E.  Studies in Honor of Everett W. Hesse.  Lindoln, NE: Soc. of Sp. & Sp.-Amer. Studies, 1981.

Fiore, Robert L.  Lazarillo de Tormes.  Boston: Twayne, 1984.

Fiore, Robert L.  “Lazarillo de Tormes.”  Crítica Hispánica 19.1-2 (1997): 

Fiore, Robert L.  “Desire and Disillusionment in Lazarillo de Tormes.”  Nelson, Charles.  Studies in Language and Literature.  Richmond: Dept. of Foreign Langs., Eastern Kentucky Univ., 1976. 

Fiore, Robert L.  “Lazarillo de Tormes: The Sceptic Histor and the Poetics of Silence.”  Crítica Hispánica 19.1-2 (1997): 11-23.

Fiore, Robert L.  «Lazarillo de Tormes: Estructura narrativa de una novela picaresca».  Criado de Val, Manuel. La picaresca: Origenes, textos y estructuras.  Madrid: Fundacion Univ. Española, 1979.

Fiore, Robert L. (ed., preface, and introd.).  Lazarillo de Tormes.  Asheville, NC: Pegasus, 2000. 

Fontes, Manuel da Costa.  «A Reliquia e o Lazarillo de Tormes: Uma Analise Estrutural».  Coloquio/Letras 31 (1976): 30-40.

Forastieri-Braschi, Eduardo.  «La integridad del Lazarillo de Tormes».  La Torre: Revista de la Universidad de Puerto Rico 1.3-4 (1987): 411-18. 

Forcadas, Alberto M.  «El entretejido de la Propalladia de Torres Naharro en el prólogo y tratado I del Lazarillo de Tormes».  Revista de Literatura 56.112 (1994): 307-48.

Fox, Linda C.  «Las lágrimas y la tristeza en el Lazarillo de Tormes».  Revista de Estudios Hispánicos 13 (1979): 289-97.

Fra-Molinero, Baltasar.  «La identidad de Zaide y la parodia del amor cortés en el Lazarillo de Tormes».  Romance Quarterly 40.1 (1993): 23-34.

Frenk, Margit.  «Lazarillo de Tormes: Autor - Narrador – Personaje».  Bork, Hans Dieter; Greive, Artur; Woll, Dieter. Romanica Europae et Americana.  Bonn: Bouvier, 1980. 

Friedman, Edward H.  “'Cómo se hace un autor': Lazarillo de Tormes and the Rigors of Anonymity.”  Galván, Delia V. (ed.); Stoll, Anita K. (ed.); Brown Yin, Philippa (ed.).  Studies in Honor of Donald W. Bleznick.  Newark, DE: Juan de la Cuesta, 1995.

Friedman, Edward H.  “Coming to Terms with Lázaro's Prosperity: Framing Success in Lazarillo de Tormes.”  Crítica Hispánica 19.1-2 (1997): 41-56.

Friedman, Edward H.  “The Fortunes of Irony: A Metacritical Reading of Lazarillo de Tormes.”  Essays in Literature 15.2 (1988): 285-93. 

Friedman, Edward H.  “Chaos Restored: Authorial Control and Ambiguity in Lazarillo de Tormes.”  Crítica Hispánica 3.1 (1981): 59-73.

García-Gómez, Jorge.  “Type and Concept in Lazarillo de Tormes: Self-Knowledge and the Spanish Picaresque Narrative.”  Tymieniecka, Anna-Teresa (ed.).  Allegory Revisited: Ideals of Mankind.  Dordrecht: Kluwer Acad. under Auspices of World Inst. for Advanced Phenomenological Research and Learning, 1994.

Gella Iturriaga, José.  «El refranero en la novela picaresca y los refranes del Lazarillo de Tormes y de La pícara Justina».  Criado de Val, Manuel.  La picaresca: Orígenes, textos y estructuras.  Madrid: Fundación Univ. Española, 1979. 

Gillet, Joseph E.  “A Note on the Lazarillo de Tormes.” Modern Language Notes 55.2 (1940):  130-34.

Gilman, Stephen.  “The Death of Lazarillo de Tormes.” PMLA: Publications of the Modern Language Association of America 81.3 (1966): 149-66.

Gitlitz, David.  “Inquisition Confessions and Lazarillo de Tormes.” Hispanic Review 68.1 (2000): 53-74.

Godoy Gallardo, Eduardo.  «Funciones de las formas lingüísticas de primera persona plural en el plano temático de Lazarillo de Tormes».  Boletín de Filología 27 (1976): 135-49. 

Gómez Moriana, Antonio.  “The Subversion of the Ritual Discourse: An Intertextual Reading of the Lazarillo de Tormes.”  Sociocriticism 1 (1985): 111-135.

Gómez-Moriana, Antonio.  «La subversión del discurso ritual: Una lectura intertextual del Lazarillo de Tormes». Imprevue 1;2 (1980): 63-89; 37-67.

Gómez-Moriana, Antonio.  “The Subversion of the Ritual Discourse: An Intertextual Reading of the Lazarillo de Tormes.”  Sociocriticism 5.1 [9] (1989): 55-81. 

Gómez-Moriana, Antonio.  «La subversión del discurso ritual: Una lectura intertextual del Lazarillo de Tormes». Co-textes 8 (1984): 21-79.

Gribanov, Alexander.  «El substrato mitológico en tres tratados iniciales del Lazarillo de Tormes». Explicación de Textos Literarios 18.1 (1989-1990): 42-62.

Grotta, Nydia M. (ed.).  La vida de Lazarillo de Tormes.  Buenos Aires: Losada, 1980.

Grubbe, Vibeke.  “Lazarillo de Tormes: En ideologianalyse.”  Madsen, John Kuhlmann (ed. & foreword); Schottloender, Kirsten (foreword); Zamora Vicente, Alonso (afterword).  Hispanismen omkring Sven Skydsgaard: Studier i spansk og portugisisk sprog, litteratur og kultur til minde om Sven Skydsgaard.  Copenhagen: Romansk Inst., Københavns Univ. & Museum Tusculanums, 1981. 

Guevara-Geer, Geoffrey W.  “Lazarillo de Tormes and the Little Tramp of Modern Times: Two Modern Pícaros Find Their Ways.”  Canadian Review of Comparative Literature/Revue Canadienne de Littérature Comparée 24.2 (1997): 235-45.

Guillén, Claudio.  «La disposición temporal del Lazarillo de Tormes».  Hispanic Review 25.4 (1957): 264-79. 

Guise, R.  «La Fortune de Lazarillo de Tormes en France au XIXe siecle».  Revue de Litterature Comparee 39 (1965): 337-57.

Guízar, Eduardo.  «El discurso auto-reflexivo en el Lazarillo de Tormes».  Bulletin of Hispanic Studies 82.1 (2005): 17-33. 

Hanrahan, Thomas.  “Lazarillo de Tormes: Erasmian Satire or Protestant Reform?”  Hispania 66.3 (1983): 333-39. 

Hernández, Alicia.  «El Lazarillo de Tormes: Algunas observaciones sobre forma y estructuración de un ciclo gráfico».  Laurenti, Joseph L. (ed. & bibliog.); Williamsen, Vern G. (ed. & introd.).  Varia hispánica: Homenaje a Alberto Porqueras Mayo.  Kassel: Reichenberger, 1989.

Hespelt, E. Herman.  “The First German Translation of Lazarillo de Tormes.”  Hispanic Review 4.2 (1936): 170-75. 

Hesse, Everett.  “The Lazarillo de Tormes and the Way of the World.”  Revista de Estudios Hispánicos 11 (1977): 163-80.

Hesse, Everett W.  “The Lazarillo de Tormes and the Playing of a Role.”  Kentucky Romance Quarterly 22 (1975): 61-76.

Hildebrandt, Hans-Hagen.  „Subjektkonstruktionen im Lazarillo de Tormes und bei Montaigne.“ Wenzel, Horst (ed & foreword). Typus und Individualität im Mittelalter.  Munich: Fink, 1983. 

Holzinger, Walter.  “The Breadly Paradise Revisited: Lazarillo de Tormes, Segundo Tratado.”  Revista Hispánica Moderna 37 (1972-1973): 229-36.

Howe, Elizabeth Teresa.  “Chiaroscuro in the Lazarillo de Tormes.” Bulletin of Hispanic Studies 65.3 (1988): 229-35. 

Hughes, Gethin.  “Lazarillo de Tormes: The Fifth 'Tratado.'” Hispanófila 61 (1977): 1-9.

Hughes, John B.  «Lazarillo de Tormes y Huckleberry Finn».  Criado de Val, Manuel.  La picaresca: Orígenes, textos y estructuras.  Madrid: Fundación Univ. Española, 1979. 

Hutman, Norma Louise.  “Universality and Unity in the Lazarillo de Tormes.”  PMLA 76.5 (1961): 469-73.

Iarocci, Michael P.  «Alegoría, parodia, y teatro en el Lazarillo de Tormes».  Revista Canadiense de Estudios Hispánicos 19.2 (1995): 327-40.

Incledon, John.  “Textual Subversion in Lazarillo de Tormes and Don Quixote.”  Indiana Journal of Hispanic Literatures 5 (1994): 161-80.

Incledon, John.  “Lázaro and Oedipus: Notes on the Structural Unity of Lazarillo de Tormes.”  RLA: Romance Languages Annual 2 (1990): 459-61.

Jaen, Didier T.  «La ambiguedad moral del Lazarillo de Tormes».  PMLA: Publications of the Modern Language Association of America 83.1 (1968): 130-34.

Jones, Harold G.  «La vida de Lazarillo de Tormes».  Criado de Val, Manuel.  La picaresca: Orígenes, textos y estructuras.  Madrid: Fundación Univ. Española, 1979. 

Jones, R. O. (ed., introd., and notes).  La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades.  Manchester, England: Manchester UP, 1993.

Joset, Jacques.  «Le Lazarillo de Tormes temoin de son temps?».  Revue des Langues Vivantes 33 (1967): 267-88.

Jungman, Robert E.; Lewis, Tom J.  “Some Unnoticed Classical Allusions and Topoi in the Last Paragraph of the Preface to Lazarillo de Tormes.” Classical and Modern Literature: A Quarterly 12.4 (1992): 327-32.

Keniston, Hayward.  “The Subjunctive in Lazarillo de Tormes.” Language: Journal of the Linguistic Society of America 6.1 (1930): 41-63.

Klüppelholz, Heinz.  „Fortsetzungen und ein Ende: Intertextuelles zu einer spanischen und einer englischen Kontinuation des Lazarillo de Tormes (1554).“  Archiv für das Studium der Neueren Sprachen und Literaturen 225.1 (1988): 81-98. 

König, Bernhard.   „La vida de Lazarillo de Tormes, y de sus fortunas y adversidades.“  Roloff, Volker (ed.); Wentzlaff-Eggebert, Harald (ed.).  Der spanische Roman vom Mittelalter bis zur Gegenwart.  Düsseldorf: Schwann Bagel,1986.

Körner, Karl-Hermann.  „Historische Grammatik, nicht 'Fehlerlinguistik': Zur Syntax des Lazarillo de Tormes.“  Iberoromania: Zeitschrift fur die Iberoromanischen Sprachen und Literaturen in Europa und Amerika/Revista Dedica 23 (1986): 62-76.

Lara, Antonio.  «A propos de l'oralité dans le Lazarillo de Tormès».  Etudes de Lettres 2 (1986):  19-38. 

Laurenti, Joseph L.  «La femininidad en la Segunda parte de Lazarillo de Tormes de Juan de Luna». Revista de Literatura 22 (1962): 71-74.

Laurenti, Joseph L.  «El nuevo mundo social de la Segunda parte de la vida de Lazarillo de Tormes de Juan de Luna (1620)». Boletín de la Biblioteca de Menéndez Pelayo 47 (1971): 151-90. 

Laurenti, Joseph L.  «La imagen de las mujeres en la Segunda parte de la vida de Lazarillo de Tormes ... (1620), de Juan de Luna». La Torre: Revista de la Universidad de Puerto Rico 4.14 (1990): 181-95.

Laurenti, Joseph L.  «Ensayo de una bibliografía del Lazarillo de Tormes (1554) y de La segunda parte de la vida de Lazarillo de Tormes, de Juan de Luna (1620)».  Annali Istituto Universitario Orientale, Napoli, Sezione Romanza 7 (1965): 265-317. 

Laurenti, Joseph L.  «Ensayo de una bibliografia del Lazarillo de Tormes (1554) y de la Segunda parte de la vida de Lazarillo de Tormes . . . (1620).  Suplemento».  Annali Istituto Universitario Orientale, Napoli, Sezione Romanza 13 (1971): 293-330. 

Lázaro Carreter, Fernando.  Lazarillo de Tormes en la picaresca.  Barcelona: 1972.

Lefkowitz, Linda S.  “The Squire Goes to Mass: Retrieving Festive Meaning in Lazarillo de Tormes.”  Hispanic Journal 12.2 (1991): 211-21.

Lida de Malkiel, María R.  «Función del cuento popular en el Lazarillo de Tormes».  Pierce, Frank; Jones, Cyril A. and Cyril A. Jones, eds.  Actas del Primer Congreso Internacional de Hispanistas.  Oxford: Dolphin Book Co. Ltd.,1964.  349-59. 

Lomax, Derek W.  “On Re-Reading the Lazarillo de Tormes.”  Korner, Karl-Hermann; Ruhl, Klaus.  Studia Iberica: Festschrift für Hans Flasche.  Bern: Francke, 1973.

Lovett, Gabriel H.  “'Lazarillo de Tormes' in Russia.”  Modern Language Journal 36.4 (1952):  166-74.

Lozano Yagüe, Salvador.  «La función semio-literaria de los recursos proxémicos en el Lazarillo de Tormes». Signa: Revista de la Asociación Española de Semiótica 7 (1998): 217-31.

Luna, H. de; Chamorro Fernández, María I., introd. & notes.  Segunda parte de la vida de Lazarillo de Tormes, sacada de las crónicas antiguas de Toledo.  Mardir: Ciencia Nueva 1967. 

Madrigal, José A.  «El simbolismo como vehículo temático en el Lazarillo de Tormes».  Criado de Val, Manuel.  La picaresca: Orígenes, textos y estructuras.  Madrid: Fundación Univ. Española, 1979. 

Maiorino, Giancarlo.  At the Margins of the Renaissance: Lazarillo de Tormes and the Picaresque Art of Survival.  University Park, PA: Pennsylvania State UP 2003. 

Mancing, Howard.  «El pesimismo radical del Lazarillo de Tormes».  Criado de Val,  Manuel.  La picaresca: Orígenes, textos y estructuras.  Madrid: Fundación Univ. Española,1979. 

Mancing, Howard.  “The Deceptiveness of Lazarillo de Tormes.” PMLA: Publications of the Modern Language Association of America 90.3 (1975): 426-32.

Mancing, Howard.  “Fernando de Rojas, La Celestina, and Lazarillo de Tormes.”  Kentucky Romance Quarterly 23 (1976): 47-61.

Marín Morales, J. A.  «El Lazarillo de Tormes en la picaresca».  Arbor 342 (1974): 139-44.

Martino, Alberto.  „Die Rezeption des Lazarillo de Tormes im deutschen Sprachraum (1555/62-1750).“ Daphnis: Zeitschrift für Mittlere Deutsche Literatur 26.2-3 (1997): 301-99. 

Mazzocco, Angelo.  “Strains of Castiglione's Il cortegiano in the Squire of Lazarillo de Tormes.”  Bugliani, Americo. The Two Hesperias: Literary Studies in Honor of Joseph G. Fucilla on the Occasion of His 80th Birthday.  Madrid: Porrúa, 1977. 

McGrady, Donald.  “Social Irony in Lazarillo de Tormes and Its Implications for Authorship.”  Romance Philology 23 (1970): 557-67.

Mesa, Carlos E., C.M.F.  «De cómo Lazarillo de Tormes se asentó con un míster (1554)».  Boletin Cultural y Bibliográfico 16.5 (1979): 74-77.

Meyer-Minnemann, Klaus.  „Die Fortsetzbarkeit der novela picaresca: Der Lazarillo de Tormes und seine Fortsetzungen.“  König, Bernhard (ed.); Lietz, Jutta (ed.); Harneit, Rudolf (asst. ed.); Schulz-Buschhaus, Ulrich (asst. ed.).   Gestaltung-Umgestaltung: Beiträge zur Geschichte der romanischen Literaturen.  Tübingen: Narr, 1990. 

Michalski, Andre.  «El pan, el vino y la carne en el Lazarillo de Tormes».  Criado de Val, Manuel.  La picaresca: Orígenes, textos y estructuras.  Madrid: Fundación Univ. Española, 1979.

Minter, Gordon.  “Some Thoughts on the Fearful Lack of Symmetry in Lazarillo de Tormes.”  Longhurst, C. A. (ed.).  A Face Not Turned to the Wall.  Leeds:  Dept. of Sp. & Port., Univ. of Leeds, 1987. 

Molho, Mauricio.  «El Lazarillo de Tormes o la revolución del trabajo».  Insula 42.490 (1987): 21-22.

Molino, Jean.  «Lazarillo de Tormes et les Metamorphoses d'Apulee».  Bulletin Hispanique 67 (1965): 332-33. 

Montoro del Arco, Esteban Tomás.  «La fraseología popular en el Siglo de Oro: Análisis de la Segunda parte del Lazarillo de Tormes de Juan de Luna».  Lobato, María Luisa (ed.); Domínguez Matito, Francisco (ed.).  Memoria de la palabra: Actas del VI Congreso de la Asociación Internacional Siglo de Oro, II.  Madrid & Frankfurt: Iberoamericana--Vervuert, 2004. 

Moon, H. Kay.  “Humor in Lazarillo de Tormes.”  Brigham Young University Studies 5 (1964): 183-91.

Moore, Roger.  “Lazarillo de Tormes and the Motif-Index: Some Comments on J. Wesley Childers's Tales from the Spanish Picaresque Novel: A Motif-Index.”  International Fiction Review 5 (1978): 153-56.

Navarro Durán, Rosa.  «Sobre la fecha y el autor de La vida de Lazarillo de Tormes».  Insula 666  (2002): 7-13. 

Nojgaard, Morten.  “Roman og tid: Upraecise talangivelser i Lazarillo de Tormes.”  Gerlach-Nielsen, Merete (ed.); Hertel, Hans (ed.); Nojgaard, Morten (ed.).  Romanproblemer. Theorier og analyser: Festskrift til Hans Sorensen den 28. september 1968.  Odense: Universitetsforlaget, 1968.

Nolting-Hauff, Ilse.  „La vida de Lazarillo de Tormes und die Erasmische Satire.“  Hempfer, Klaus W. (ed.); Regn, Gerhard (ed.). Interpretation: Das Paradigma der Europäischen Renaissance Literatur: Festschrift für Alfred Noyer-Weidner zum 60. Geburtstag.  Wiesbaden: Steiner, 1983.

Nowak, Stanley J., Jr.  “A New Perspective on Tractado primero of Lazarillo de Tormes: The Structural Prophecy.”  Hispania 73.2 (1990): 324-31.

Nowak, Stanley J., Jr.  “The Blindman's New Function: An Exemplum of the Capital Sin of Anger in Lazarillo de Tormes.”  Hispania 73.4 (1990): 900-05.

Oberstar, David.  «El arca: Dos episodios similares en Guzmán de Alfarache y Lazarillo de Tormes».  Romance Notes 20 (1980): 424-29.

O'Reilly, Terence.  “The Erasmianism of Lazarillo de Tormes.”  Cardwell, Richard A. (ed.).  Essays in Honour of Robert Brian Tate from His Colleagues and Pupils.  Nottingham: Univ. of Nottingham, Dept. of Hispanic Studies, 1984. 

O'Reilly, Terence.  “Discontinuity in Lazarillo de Tormes: The Problem of Tratado Five.” Journal of Hispanic Philology 10.2 (1986): 141-149.

Ortolá, Marie-Sol.  “The Significance of the Spiritual Awakening Motif in Two Sixteenth-Century Works: La vida de Lazarillo de Tormes and Viaje de Turquía.”  Revista Canadiense de Estudios Hispánicos 11.1 (1986): 87-98.

Osorio J., Angela.  «La pluridiscursividad en La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades». Lingüística y Literatura 16 (1989): 61-71.

Paley, Nicholas M.  La vida de Lazarillo de Tormes.  Buenos Aires: Editorial Julián Serediak, 1970.

Paterson, Alan K. G.  “The Englishing of Lazarillo de Tormes.”  Friedman, Edward H. (ed. and introd.); Sturm, Harlan (ed.);  "Never-Ending Adventure": Studies in Medieval and Early Modern Spanish Literature in Honor of Peter N. Dunn.  Newark, DE: Juan de la Cuesta, 2002. 

Pereira Zazo, Oscar.  «La perspectiva del Lazarillo de Tormes».  Torre de Papel 5.2 (1995): 55-79.

Pérez, Louis C.  “On Laughter in the 'Lazarillo de Tormes.'” Hispania 43.4 (1960): 529-33.

Perry, T. Anthony.  “Biblical Symbolism in the Lazarillo de Tormes.”  Studies in Philology 67 (1970): 139-46.

Piper, Anson C.  “The 'Breadly Paradise' of Lazarillo de Tormes.” Hispania 44.2 (1961): 269-71. 

Rabell, Carmen R.  «La confesión en jerigonza del Lazarillo de Tormes».  Bulletin of Hispanic Studies 73.1 (1996): 19-32. 

Raina, B. N.  “Lazarillo de Tormes and the Picaresque Sensibility.” Panjab University Research Bulletin (Arts) 13.2 (1982): 25-34.

Ramos, Rafael.  «Actualidad bibliográfica de Lazarillo de Tormes».  Quimera: Revista de Literatura 87 (1989): 54-55. 

Rand, Marguerite C.   “Lazarillo de Tormes, Classic and Contemporary.”  Hispania 44.2 (1961): 222-29. 

Redondo, Augustin.  «Folklore, referencias histórico-sociales y trayectoria narrativa en la prosa castellana del Renacimiento: De Pedro de Urdemalas al 'Viaje de Turquía' y al 'Lazarillo de Tormes'».  Neumeister, Sebastián (ed.); Heckelmann, Dieter (introd.); Meregalli, Franco (introd.).  Actas del IX Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, I & II.  Frankfurt: Vervuert, 1989. 

Reed, Helen H.  “Dining with Lazarillo: The Discourse of Pleasure in Lazarillo de Tormes.” Crítica Hispánica 19.1-2 (1997): 57-74. 

Resina, Joan Ramón.  «Lazarillo de Tormes y el lector».  Archiv für das Studium der Neueren Sprachen und Literaturen 226.1 (1989): 52-67. 

Rey Poveda, Juan José del.  «El Tratado primero del Lazarillo de Tormes».  Espéculo: Revista de Estudios Literarios 17 (2001): no pag. 

Ricapito, J. V.  “Lazarillo de Tormes: The Emergence of a New Art Form in the Renaissance.”  Köpeczi, Béla (ed.); Vajda, György M. (ed.).  Actes du VIIIe Congrès de l'Association Internationale de Littérature Comparée/Proceedings of the 8th Congress of the International Comparative Literature Association, I: Trois grandes mutations littéraires: Renaissance, Lumières, début du vingtième siècle/Three Epoch-Making Literary Changes: Renaissance, Enlightenment, Early Twentieth Century.  Stuttgart: Bieber, 1980. 

Ricapito, Joseph V.  Lazarillo de Tormes.  Madrid: Cátedra, 1976.

Ricapito, Joseph V.  «Algunas observaciones mas sobre 'Contome su hacienda' en el Lazarillo de Tormes». Annali Istituto Universitario Orientale, Napoli, Sezione Romanza 15 (1973): 227-34. 

Ricapito, Joseph V.  “Commonality of Thought: Juan Luis Vives and Lazarillo de Tormes.”  Crítica Hispánica 19.1-2 (1997): 24-40. 

Ricapito, Joseph V.  “Lazarillo de Tormes (Chap. V) and Masuccio's Fourth Novella.”  Romance Philology 29 (1970): 305-11. 

Ricapito, J.V.   “Lazarillo de Tormes (Chap. V) and Masuccio's Fourth Novella.”  Romance Philology 23 (1970): 305-11. 

Ricapito, J.V.  “Lazarillo de Tormes and Machiavelli: Two Facets of Renaissance Perspective.” Romanische Forschungen 83 (1971): 151-72. 

Rico, Francisco.  «Lazarillo de Tormes».  Reichenberger, Kurt (ed.); Reichenberger, Theo (ed.).  Siete siglos de autores españoles.  Kassel: Reichenberger, 1991.

Rico, Francisco.  «En torno al texto crítico del Lazarillo de Tormes».  Hispanic Review (1970): 405-19.

Riggan, William.  “The Reformed Pícaro and His Narrative: A Study of the Autobiographical Accounts of Lucius Apuleius, Simplicius Simplicissimus, Lazarillo de Tormes, Guzmán de Alfarache, and Moll Flanders.”  Orbis Litterarum: International Review of Literary Studies 30 (1975): 165-86.

Rodríguez Adrados, Francisco.  «La Vida de Esopo y la Vida de Lazarillo de Tormes».  Criado de Val, Manuel. La picaresca: Orígenes, textos y estructuras.  Madrid:  Fundación Univ. Española, 1979.

Rodríguez P., Osvaldo.  «El Lazarillo de Tormes: Transgresión del sistema textual de su época». Estudios Filológicos 17 (1982): 77-85. 

Roloff, Volker.  „Mittelalterliche Farcenkomik bei Rabelais und im Lazarillo de Tormes.“  Zeitschrift für Romanische Philologie 103.1-2 (1987): 49-67. 

Rudder, Robert S.  «La segunda parte de Lazarillo de Tormes: La originalidad de Juan de Luna».  Estudios Filológicos 6 (1970): 97-112. 

Rudder, Robert S.  «Lazarillo de Tormes y los peces: La continuación anónima de 1555». Explicación de Textos Literarios 2 (1974): 257-66. 

Rumeau, A.  Le Lazarillo de Tormes: Essai d'interpretation: Essai d'attribution.  Paris: Eds. Hispano-americanas, 1964 .

Sáinz, José Angel.  «Lazarillo de Tormes o la conciencia de una nueva normativa».  República de las Letras 61 (1999): 41-54. 

Sánchez, Francisco J.  An Early Bourgeois Literature in Golden Age Spain: Lazarillo de Tormes, Guzmán de Alfarache and Baltasar Gracián.  Chapel Hill, NC: U of North Carolina P, 2003. 

Santoyo, Julio-César.  «Ediciones y traducciones inglesas del Lazarillo de Tormes (1568-1977)». Vitoria: Colegio Univ. de Alava, 1978. 

Santoyo y Mediavilla, Julio-César.  «La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y aduersidades, Burgos, Amberes y Alcalá de Henares, 1554/The Plesaunt Historie of Lazarillo de Tormes a Spaniarde, wherein is conteined his marueilous deedes and life, London, 1568».  Sánchez Escribano, F. Javier (ed. and introd.).  Picaresca española en traducción inglesa (ss. XVI y XVII): Antología y estudios.  Zaragoza: Universidad de Zaragoza, 1998.

Schwartz, Kessel.  “A Statistical Note on the Authorship of Lazarillo de Tormes.”  Romance Notes 9 (1967): 118-119. 

Selig, Karl-Ludwig.  “Modes of Speech in 'Tratado' 3 of Lazarillo de Tormes.”  Teaching Language through Literature 27.1 (1987): 24-29. 

Selig, Karl-Ludwig.  “Observations on Some 'Supporting' Characters in Lazarillo de Tormes: A Matter of Perspective.”  Hölz, Karl (ed.); Jüttner, Siegfried (ed.); Stillers, Rainer (ed.); Strosetzki, Christoph (ed.).  Sinn und Sinnverständnis: Festschrift für Ludwig Schrader zum 65. Geburtstag.  Berlin: Schmidt, 1997.

Selig, Karl-Ludwig.  «Lazarillo de Tormes, tratado 3, and the Mediating Inter-Text».  Baasner, Frank (ed.). Spanische Literatur-Literatur Europas: Wido Hempel zum 65. Geburtstag.  Tübingen: Niemeyer, 1996.

Selig, Karl-Ludwig.  “Lazarillo de Tormes: Observations on the Weight of the Substantive and the Thrust of the Modifier.” Teaching Language through Literature 25.1 (1985): 37-43. 

Shipley, George A.  “Lazarillo and the Cathedral Chaplain: A Conspiratorial Reading of Lazarillo de Tormes, Tratado VI.”  Symposium 37.3 (1983): 216-241. 

Shipley, George A.  “Lazarillo de Tormes Was Not a Hardworking, Clean-Living Water Carrier.”  Miletich, John S. (ed.).  Hispanic Studies in Honor of Alan D. Deyermond: A North American  Tribute.  Madison, WI: Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1986. 

Sieber, Harry.  Language and Society in La vida de Lazarillo de Tormes.  Baltimore: Johns Hopkins UP, 1979. 

Sifuentes, Jáuregui B.  “The Swishing of Gender: Homographetic Marks in Lazarillo de Tormes.”  Molloy, Sylvia (ed. and introd.); Irwin, Robert McKee (ed. and introd.).  Hispanisms and Homosexualities.  Durham, NC: Duke UP, 1998. 

Silverman, Joseph H.  “The Meaning of Hunger in Lazarillo de Tormes.”  Gerli, E. Michael (ed.); Sharrer, Harvey L. (ed.). Hispanic Medieval Studies in Honor of Samuel G. Armistead.  Madison, WI: Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1992. 

Silverman, Joseph H.  «Una anécdota en Lope de Vega y Juan de Luna: Mirad a quién alabáis, En los indicios la culpa y la Segunda parte de la vida de Lazarillo de Tormes».  González, Ángel (ed.); Holzapfel, Tamara (ed.); Rodríguez, Alfred (ed.); Nason, Marshall R. (biog.); Brooks, Mary Elizabeth (biog.). Estudios sobre el Siglo de Oro en homenaje a Raymond R. MacCurdy.  Albuquerque—Madrid: Univ. of New Mexico, Dept. of Mod. & Classical Langs.--Cátedra, 1983.

Simard, Jean Claude.  «Los títulos de los tratados en el Lazarillo de Tormes».  Revista Canadiense de Estudios Hispánicos 3 (1978): 40-46.

Simard, Jean Claude.  «Los protagonistas de la situación narrativa en el Lazarillo de Tormes». Garrido Gallardo, Miguel Angel (ed.).  Crítica semiológica de textos literarios hispánicos.  Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1986. 

Sims, E. R.  “Four Seventeenth-Century Translations of Lazarillo de Tormes.”  Hispanic Review 5.4 (1937): 316-32. 

Sims, E. R.  “An Italian Translation of Lazarillo de Tormes.” Hispanic Review 3.4 (1935): 331-37. 

Sitler, Robert.  “The Presence of Jesus Christ in Lazarillo de Tormes.”  Dactylus 12 (1993): 85-97. 

Smith, Paul Julian.  “The Rhetoric of Representation in Writers and Critics of Picaresque Narrative: Lazarillo de Tormes, Guzmán de Alfarache, El Buscón.”  The Modern Language Review 82.1 (1987): 88-108. 

Soufas, Teresa.  “Digressions on/of the Melancholy Mind in Lazarillo de Tormes and the Libro de la melancholia.”  Ometeca 1(2)-2(1) (1989-1990): 119-133. 

Spivakovsky, Erika.  “New Arguments in Favor of Mendoza's Authorship of the Lazarillo de Tormes.”  Symposium 24 (1970): 67-80. 

Stathatos, Constantine C.  “Lazarillo de Tormes in Current English: Two Notes.”  Hispanófila 26.76 (1982): 21-32. 

Suárez-Galbán, Eugenio.   «Caracterización literaria e ideología social en el Lazarillo de Tormes».  Criado de Val, Manuel.  La picaresca: Orígenes, textos y estructuras.  Madrid: Fundación Univ. Española, 1979.

Tarr, F. Courtney.  “Literary and Artistic Unity in the Lazarillo de Tormes.”  PMLA 42.2 (1927): 404-21. 

ter Horst, Robert.  “From Lazarillo de Tormes to Dickens's Our Mutual Friend: The European Topography of La vorágine.” Revista de Estudios Hispánicos 28.1 (1994): 25-41. 

Thompson, B. Bussell; Walsh, J. K.  “The Mercedarian's Shoes: Perambulations on the Fourth tratado of Lazarillo de Tormes.”  MLN 103.2 (1988): 440-48.

Thomsen, Christian W.  „Aspekte des Grotesken im Lazarillo de Tormes.“  Die Neueren Sprachen 21 (1972): 584-95.

Tirado, Pilar del Carmen.  “Parody, Poverty and the Lazarillo de Tormes.”  Hispanófila 115 (1995): 1-10. 

Todesco, Venanzio.  «Rileggendo il Lazarillo de Tormes». Quaderni Ibero-Americani 38 (1970): 73-79.

Toro, Alfonso de.  «Arte como procedimiento: El Lazarillo de Tormes».  Criado de Val, Manuel.  La picaresca: Orígenes, textos y estructuras.  Madrid: Fundación Univ. Española, 1979.

Torrijos de Fides, Alicia.  «'Beso las manos de Vuestra Merced': Alegoría, decodificación y la figura del 'beau semblant' en Lazarillo de Tormes».  Bulletin of Hispanic Studies 75.1 (1998): 45-63. 

Truman, R. W.  “Lazarillo de Tormes, Petrarch's De Remediis Adversae Fortunae, and Erasmus's Praise of Folly.”  Bulletin of Hispanic Studies 52 (1975): 33-53. 

Vallarino, Jesús María.  «Leer el Lazarillo de Tormes hoy».  Razón y Fe 238.1199-1200 (1998): 224-32. 

Vaquero Serrano, María del Carmen.  «Una posible clave para el Lazarillo de Tormes: Bernardino de Alcaraz, El arcipreste de San Salvador?»  Lemir: Revista Electrónica sobre Literatura Española Medieval y del Renacimiento 5 (2001): no pag. 

Varela Muñoz, José.  «El Lazarillo de Tormes como una paradoja racional».  Revista Canadiense de Estudios Hispánicos 1 (1977): 153-84.

Vilanova, Antonio.  «L'Ane d'or d'Apulee, source et modele du Lazarillo de Tormes».  Redondo, Augustin. L'Humanisme dans les lettres espagnoles.  Paris: Vrin, 1979.

Wardropper, Bruce W.   “The Implications of Hypocrisy in the Lazarillo de Tormes.”  McCrary, William C. (ed.); Madrigal, José A. (ed.); Keller, John E. (foreword).   Studies in Honor of Everett W. Hesse.  Lincoln, NE: Soc. of Sp. & Sp.-Amer. Studies, 1981.

Weiner, Jack.  «Las interpolaciones en El Lazarillo de Tormes (Alcalá de Henares, 1554) con énfasis especial sobre las del ciego».  Hispanófila 29.1 [85] (1985): 15-21. 

Weiner, Jack.  «La lucha de Lazarillo de Tormes por el arca».  Magis, Carlos H.; Urquidi, Víctor L.; Bataillon, Marcel; Bodet, Jaime Torres.  Actas del Tercer Congreso Internacional de Hispanistas.  México, D. F.: El Colegio de México por la Asociación Internacional de Hispanistas, 1970.

Weiner, Jack.  «Una incongruencia en el Tercer Tratado de El Lazarillo de Tormes: Lázaro y el escudero en el río». Romance Notes 12 (1971): 419-21. 

Weisgerber, Jean.  «A la recherche de l'espace romanesque: Lazarillo de Tormes, Les Aventures de Simplicius Simplicissimus, et Moll Flanders».  Neohelicon: Acta Comparationis Litterarum Universarum 3.1-2 (1975): 209-27. 

Wiltrout, Ann.  “The Lazarillo de Tormes and Erasmus' 'Opulentia sordida'.”  Romanische Forschungen 81 (1969): 550-64. 

Windler, Victoria C.  «Alienación en el Lazarillo de Tormes».  Estudios Filológicos 8 (1972): 225-53. 

Woods, M. J.  “Pitfalls for the Moralizer in Lazarillo de Tormes.” Modern Language Review 74 (1979): 580-98. 

Yndurain, Domingo.  «Algunas notas sobre el 'Tractado tercero' del Lazarillo de Tormes».  Alonso, Dámaso.  Studia Hispanica in Honorem R. Lapesa.  Madrid: Gredos, 1975.

Yovanovich, Gordana.  “Play and Laughter in Lazarillo de Tormes.” Hispanófila 127 (1999): 1-17. 

Yovanovich, Gordana.  Play and the Picaresque: Lazarillo de Tormes, Libro de Manuel, and Match Ball.  Toronto, ON: U of Toronto P, 1999.

Ziomek, Henryk.  «El Lazarillo de Tormes y La vida inútil de Pito Pérez: Dos novelas picarescas». Magis, Carlos H.; Urquidi, Víctor L.; Bataillon, Marcel; Bodet, Jaime Torres.  Actas del Tercer Congreso Internacional de Hispanistas.  México, D.F.: El Colegio de México por la Asociación Internacional de Hispanistas, 1970.
 



FRANCISCO DELICADO (1480-1534):

          Francisco Delicado nace en la provincia de Córdoba hacia 1480, es discípulo de Antonio de Nebrija, quien compuso la primera gramática de la lengua castellana; supuestamente era de familia de judíos conversos; era de carácter sensual y libertino; contrajo «el mal francés» (sífilis [conocido como «el mal español» en Francia) y muere en Venecia hacia 1534.  En Venecia escribe La loçana andaluza, publicada anónimamente ese mismo año.  Fue editor de libros (Amadís de Gaula, Celestina).  Su obra fue considerada obscena y lasciva por Menéndez y Pelayo, aunque hay una intención moral en la obra.  Marca el principio de la picaresca y tiene relación con La Celestina de Fernando de Rojas, obra que contiene una sección picaresca.  El amor es el tema central de ambas obras.  Es obra dialogada.  Contiene elementos históricos como la plaga del mal francés (1488), la coronación del papa León X y el saco de Roma (1527) por las fuerzas imperiales del emperador Carlos V.




Estructura de La loçana andaluza:

Francisco Delicado (Córdoba, 1480-1534, Venecia). La Loçana andaluza (Venecia, 1528).

Dedicatoria: «Ilustre señor» (destinatario).  Propósitos de la obra: deleitar a los hombres hablando de cosas de amor; mostrar las costumbres del día; «mezclar natura con bemol».

Argumento en el cual se contienen todas las particularidades que ha de haber en la presente obra.  Retrato de muchas cosas.

Primera parte: mamotretos (notas) 1-23:

  • 1.  Mamotreto primero: LOZANA (ALDONZA), de Córdoba «compatriota de Séneca». Va a Granada después de la muerte de su padre.  Moran en Jeréz de la Frontera.  Pierde la flor.  Muere su madre.  Lozana, huérfana, se va a Sevilla.  Al cuidado de una tía.
  • 2.  Mamotreto 2: Lozana se llama Aldonza (por su abuela).  Es bella como su madre (y abuela). Su belleza y el saber tejer serán su dote.  La tía le dice a Lozana que un mercader que va a Cádiz ha mostrado interés en casarla.
  • 3: Lozana se enamora del mercader.  DIÓMEDES se enamora de ella. El mercader la invita a Cádiz y Lozana abandona a su tía por Diómedes.
  • 4.  Diómedes y la lozana Aldonza se van al Levante y piensan ir a Berbería.  Ha tenido hijos pero no se han casado.  Van a Marsella.  El padre de Diómedes pone al hijo en prisión y manda echar a Aldonza al mar, pero el barquero la deja en tierra y le da un vestido, por piedad.  Aldonza se mete un anillo en la boca y después lo vende para irse a Roma.
  • 5. Virtudes de Lozana: ser hermosa y ser graciosa en el hablar.  Conoce bien a los hombres y sabe lo que puede sacar de ellos.  Desea libertad absoluta.  Tiene buena memoria.  Aprende rápido.  Vive con varias mujeres en Pozo Blanco (barrio español).
  • 6.  Lozana habla con una sevillana sobre la coronación de León X (el papa que no vio el peligro del monje agustino Martín Lutero hasta que fue demasiado tarde para evitar la Reforma protestante en Alemania).
  • 7.  Sigue la conversación entre la sevillana y la cordobesa (Lozana).  Cuenta ésta última que salió de Córdoba a Granada de 11 años.  Su padre fue muy putañero y jugador y les dejó una casa en pleitos legales.  Tenía dos hermanas pero Lozana era la mayor.  Los hijos de los caballeros tenían interés en ella y ella en ellos, pero no se fue con ninguno por la edad.  En este momento Lozana desea verter aguas.  Beatriz cuenta que Lozana es bella pero le falta parte de la nariz (efecto de la sífilis).  Beatriz y Teresa desean saber si es confesa para hablarle sin miedo [notice the association between sensuality and the exotic other].  Es rubia.
  • 8.  Lozana cuenta su historia de como fue desdeñada por el padre de Diómedes.  Aparentemente el padre quería casar al hijo con otra mujer.  Pero aceptó a sus hijos. 
  • 9.  Aparentemente tanto Beatriz como Teresa son mujeres casadas.  Están en Italia desde 1481 (cuando fue instituida la Santa Inquisición en  España).  Tratan con judíos.  Teresa declara que ella es cristiana entre cristioanos, judía entre judíos, turca entre turcos, etc. [Islamic practice of taquiya].
  • 10.  Aguilarico guía a Lozana a casa de una napolitana, esposa de Jumilla, la cual vende afeites.  Se habla en catalán. [multicultural environment].
  • 11.  La napolitana acepta a Lozana.  Las hijas de la napolitana son y no son dencellas (jóvenes pero no vírgenes).  Tiene dos hijos.  Uno de ellos, RAMPÍN, de 10 años, le mostrará la ciudad a Lozana. [CONTINUOUS MOVEMENT].
  • 12.  Lozana quiere que Rampín sea su hijo y duerma con ella. Ven a varias cortesanas y a varios eclesiásticos arrogantes.  Se hace una alusión al hecho de que por ello padecerá Roma en 1527 (El Saco imperial).  Medio Roma es un burdel.  Tambien hay muchos españoles, pero se alude al hecho de que después no habrá tantos (después de 1527).  Lozana habla con una lavandera española (de Nájera, al suroeste de España) quien vino a Roma, burlada por su amante, en 1488 (año del «mal francés»).  Se le ha caído el cabello por la «humedad» (sífilis).  Tiene ahora dos amigos.
  • 14.  Intervención del Autor.  La tía de Rampín opina que Lozana tiene muy buen cuerpo y que desearía ser hombre para gozar de ella.  No puede entender por qué la dejó su «esposo» (el padre de sus hijos).  Detallada descripción de cómo Lozana se deja seducir por Rampín.  Lozana después le enseña lo que debe hacer.  Lozana es altamente libidinal.  Cuando la tía los despierta al mediodía, Lozana le dice que Rampín durmió como lechón y ella no dejó de llorar toda la noche pensando en su esposo.
  • 15.  Sigue la visita de Lozana y Rampín por Roma.  Ven la sepultura de la casta Lucrecia (esposa de Tarquino Colatino, violada por Sexto Tarquino, la cual se suicidó al ser deshonrada, causando el fin de la monarquía de los Tarquino en Roma).  Pasarán más adelante por la judería.  Rampín le advierte a Lozana que si su esposo no viene por ella, ella se puede ganar la vida en Roma, pues sabe más que su madre. Lozana quiere la compañía de Rampín, pues no tiene marido.  Alguilarán juntos una casa de una «putilla» y alquilarán todo lo menester de un judío llamado Trigo, quien la publicará entre hombres de bien (ricos [nobles]).  Crítica de Roma: « . . . paraíso de putanas, purgatorio de jóvenes, infierno de todos», etc.  En Campo de Flor, un predicador pronostica que Roma se perderá en el año 27.  Se ven charlatanes y sacamuelas en esta plaza, así como mozos en busca de amos (como Lazarillo).  Cuenta Rampín que él sirvió a dos amos en tres meses, el postrero un escudero que le dio zapatas y quien vivía con una puta.  Por comer demasiado fue despedido por él.
  • 16.   En la judería ven varias sinagogas de catalanes y de mujeres.  Hay judíos de varias partes (tudescos [alemanes {askenazim}], franceses, rumanos, italianos y españoles; los más letrados y ricos son los españoles [los sefardim]).  Rampín se robó un diamante que se le cayó a la amiga de su amo y ahora lo piensan vender al judío Trigo.  Consiguen casa y ropa del «buen judío» Trigo.
  • 17.  Intervención del Autor.  Dejó el pasado capítulo del dolor de un pie y Rampín entra y pregunta que «¿Qué testamento es éste?» [metaficción].  Después invita al Autor a ver a diez putas (rameras), entre ellas a una hornera que trajo a su hija a Roma para que perdiera la flor («para ganar, que era pobre»).  Fue desvirgada por el cirio pascual de un sacristán (crítica eclesiástica).  Rampín le recomienda al Autor que si lo acompaña «todo el mal se os quitará si las veis».
  • 18.  Viene Rampín de la judería.  Lozana comenta que dos damas romanas son muy lindas (muestra interés en ellas).  Una vieja se le acerca y dice que la vida de puta ha de ser harto trabajo, pero Lozana responde que es harto trabajo sólo para los que no pueden más, como ella (la vieja).  La vieja no se atreve a servir a ninguna dama principal, pues las damas ricas son «incomportables».  Trigo le dice a Lozana que la casa se ha pagado por seis meses.
  • 19.  Lozana recibirá a varios clientes en su casa.  Al principio del mamotreto indica que se «mea toda».  El Maestresala (butler) ya le ha pagado a Trigo por la cama (Trigo es el «Leno» de la antigua comedia romana).  Llegan después un macero (staff-bearer) y un valijero (mail carrier).  Después Lozana le pide a Rampín que le traiga agua y mude las sábanas.
  • 20.  El valijero (mail carrier) y Lozana hablan.  No hay amancebadas en Roma, sólo cortesanas (rameras) y todas son putas en Roma (larga lista de diferentes clases: «con virgo, sin virgo», etc.).  En Roma hay mucha libertad y las mujeres gustan del sexo y son ellas las que buscan a los hombres.  No hay alcahuetas (la «Meretrix» en la comedia clásica romana [de Plauto {Plautus} y Terencio {Terence}]) en Roma, o ellas mismas lo son de sí mismas (alcahuetas y rameras).
  • 21.  Continúa el diálogo entre el valijero y Lozana.  No todas las putas son romanas; hay españolas [varios lugares: andaluzas, catalanas, etc.], mayorquinas, portuguesas, italianas [varias regiones: napolitanas, calabresas, etc.], sicilianas, francesas, inglesas, flamencas, tudescas [alemanas], eslavas, húngaras, polacas, griegas, etc.  Al llegar a Roma se cambian de nombre (como Lozana [Aldonza en España]): La Borbona, la Dorotea, etc.  Las mejores prostitutas, en la opinión del valijero, son las de España (hay 14.000, todas «buenas»).
  • 22.  Al irse el valijero, Lozana le dice a Rampín que no quiere dormir con nadie de noche salvo con él, y de día comer para engordar.  Trigo advierte que viene un fraile a visitar a Lozana (más crítica eclesiástica [o acaso simplemente realidad renacentista; cf. La Celestina, Lazarillo de Tormes, etc.]).
  • 23.  Lozana visita a una cortesana que ha sido preñada por un canónigo, su mayordomo.  Lozana admira la tez linda de la esclava de la cortesana (homoerotismo femenil).  Lozana (que sabe algo de medicina, como Celestina), recomienda que el canónigo se limpie el padre y se lo ungüente.  La cortesana tiene el mal de madre (histeria) y la matriz «anda por todo su cuerpo como una sierpe» (cf. Plato's Timaeus). Lozana recomienda sahumados por abajo y meter el padre (sin comentario) en la madre (matriz > útero). La cortesana la invita a vivir con ella. 
Segunda parte: mamotretos 24-40:
  • 24.  El Autor aparece de nuevo y, como personaje ficticio de su propia obra, desea conocer a Lozana por medio de un compañero que sirvió a un embajador milanés.  La Lozana menciona que el Autor tiene lindos ojos y que es muy casta, a pesar de estar preñada.  Está en compañía de Sietecoñicos.  Se hace alusión a que en 1527 la Babilonia que es Roma vendrá abajo.
  • 25.  El Autor habla con Lozana en casa de una cortesana.  La criada Madalena se queja de las atenciones de un paje, al cual seduce Lozana. 
  • 26.  Lozana se considera una «Avicena» (doctor médico) en curar amores.  Pasa tiempo con Germán, un escudero, quien se queja de no poder pasar un día completo con Lozana.
  • 27.  Un portugués le presta atención a Lozana, quien responde que pague, pues «no hay coño en balde».  Se habla portugués.  Se queja un sobrestante (overseer) de Lozana, que siempre está de prisa, a pesar del dinero que el sobrestante puede ofrecerle.
  • 28.  Lozana ofrece sus servicios culinarios a un Monseñor.  También trata de colocar a un mancebo que viene con dos mujeres españolas que ya han empezado a trabajar.
  • 31.  Lozana sueña que Rampín cae en un río; explica su filosofía de la vida: no ha vendido mozas que no hubieran sido putas ni se ha metido con hombres casados.  Quiere vivir de su oficio.  Encarcelan a Rampín por hurtar berenjenas.
  • 32.  Sale de prisión Rampín.
  • 33.  El pobre Rampín, por evitar una rata grande, cae en una privada llena de mierda y huele mal, como es de esperar.  Se comenta que el pobre sale de prisión para caer en la «melcocha» (humor bastante escatológico).
  • 34.  Va en busca de casa la Lozana y un escudero le recuerda que la juventud no dura para siempre y suele venir acompañada de la pobreza.  También opina Lozana que no es una de las rameras favoritas, aunque el escudero le dice que sólo ella puede favorecer al género masculino y femenino (lesbianismo aparente).
  • 36.  Más aventuras de Lozana, esta vez con un caballero y un embajador napolitano.
  • 37.  Va Lozana a casa de un hidalgo.  Le dice a un patrón (landlord) que si no tiene nada que hacer sino besar que la bese a ella.  Admira su pene, que Lozana desea.  El patrón le da un anillo que era de un monseñor suyo. 
  • 39.  Habla Lozana con un capitán, quien pregunta cuanto dura la profesión de puta.  Lozana responde que desde los doce años hasta los 40 (28 años en total).
Tercera parte: mamotretos 41-66:
  • 42.  Aparece el Autor de nuevo y dialoga con Lozana.  Luego le pide tinta y papel a Rampín para anotar algo que acaba de recordar (metaficción).  Lozana menciona otras ciencias que sabe (fisionomía y quiromancia). Se alude de nuevo a la carnicería que vendrá en 1527.  El Autor, respetuosamente, le indica a Aldonza que siempre estará a su servicio.
  • 43.  El Autor se encuentra con ciertos individuos que hablan de curas para las hemorroides para un monseñor (lo escatológico de nuevo).
  • 44.  Silvano, conocido de Aldonza, la visita.  Hablan de los buenos tiempos (the bad old days) cuando las putas eran más francas y los galanes se pasaban el tiempo en placeres en lugar de oficios.  Se da cuenta Lozana que ya no es la que solía (el tiempo pasa).
  • 45.  Silvano elogia la patria del Autor, Córdoba, y Martos, diócesis y cabeza del maestrazgo de Calatrava y lugar dedicado a Marte, dios de la guerra. Se menciona que es el Autor el que retrata asuntos de la vida de Lozana.
  • 48.  Vienen a visitar a Lozana diez cortesanas que necesitan afeitarse el pubis, pues a sus maridos les gusta que se rapen el pelo púbico (lo escatológico).
  • 52.  Se encuentra Lozana a un vagamundo llamado Sagüeso, quien no trabaja para ningún amo teniendo a putas por amas que le dan leche y él a ellas suero.  Se le duerme la ramera Divicia encima de la pierna.  Sagüeso se la llevara al lecho «espetada» (con el pene introducido en ella).
  • 54.  Es el año 1524.  Mientras Divicia y Lozana hablan, una doméstica le pide que encuentre a un español que acepte a una pobre pero hermosa muchacha que es más o menos virgen (o al menos estrecha).  Lozana pregunta cuántas rameras (Celidonias) hay en esta tierra y Divicia dice que hay 30.000 putanas y 9.000 rufianas sin contarla a ella (a Lozana).  Se habla del mal francés, que aparentemente llegó en 1498 a Génova, aunque también era conocido como el mal de Nápoles.
  • 61.  En casa de la Imperia, habla Lozana con un médico sobre las 4 cosas que no valen nada si no son comunicadas a menudo: el placer, el saber, el dinero, y «el coño de la mujer, el cual no debe estar vacuo, según la filosofía natural» [Galen's rendition of "nature hates a vacuum" and "nature makes nothing in vain"].
  • 62.  Se despide el médico de la casa de la Imperia y Lozana le dice que puede «regar su manantío» cuando quiera, pues ella sería la dichosa.  Lozana le dice a Imperia que a ella le gustaría que en su «tiempo se perdiese el temor y la vergüenza, para que cada uno pida y haga lo que quisiere».  La Imperia no entiende eso de temor y vergüenza.
  • 63.  Lozana va a su casa y habla con Pelegrina sobre como quedar preñada; sobre los testículos de los hombres, y sobre cómo los mozos son mejores que los señores para el amor.  Comenta también que «la mujer sin hombre es como fuego sin leña».
  • 64.  Lozana habla con un palafrenero que le gustaría que hubiera guerra en lugar de peste (como hubo después de 1527), pues si hay guerra ganará cn putas y comerá con soldados.
  • 66.  Lozana se retira con su criado Rampín a la Isla de Lipari después de contarle a su criado que soñó con el Dios Plutón (Muerte) y Marte (dios de la guerra).  Lozana quiere ir al Paraíso como pueda y llevarse a Rampín con ella.  Rampín dice que no le gustaría estar en el Paraíso sin Lozana, y que sería mejor irse a vivir a Nápoles.  Lozana se da cuenta que los soldados, las putas y los usurarios terminan mal en la vida.  Por lo tanto, decide irse a Lipari y cambiarse el nombre a la Vellida, pues está harta.
Termina así el natural retrato de la Lozana el primero de diciembre de 1524, «a laude y honra de Dios trino y uno».

Apología.

  • Lauda el Autor a las mujeres por el placer y la alegría que traen a los hombres.  Escribió este retrato mientras sufría de sífilis.  Pide que no lo culpen de falta de elegancia (pues es bachiller) ni de vocabulario malicioso, pues él sólo retrata las costumbres de su tiempo como eran en Roma sin tener que estar ahí. Lozana no ofendió a Dios; sólo procuraba comer y beber.  El alma del hombre desea que el cuerpo fuera eterno.  Por medio de este retrato los individuos más espirituales evitarán este tipo de vida física para gloria de Dios.
Explicación.
  • Hay 125 personajes en los 66 mamotretos.  Un mamotreto es un libro de diversas razonaes o copilaciones juntas (notas).  Evita toda mención de religión en su libro, pues es obra secular, no religiosa (por decoro).  Lozana significa garrida o hermosa.
Epílogo.
  • Escrito en 1527 después de haber visto la destrucción de Roma y presenciado la pestilencia que vino después.  Fue esto castigo celestial por haber sido Roma una ciudad meretriz en lugar del foco de la santidad que debiera haber sido.  Marte contribuirá favor al retrato en nombre del autor.
Carta de excomunión contra una cruel doncella de sanidad.
  • Se excomulga del Palacio Real de Amor a una dama que despreció a un amador.  Se volverá vieja, fea y seca.
Epístola de la Lozana a todas las que determinaban venir a ver campo de flor en Roma.
  • Narra Lozana a sus amiga y hermanas romanas que el 6 de mayo de 1527 entraron en Roma 14.000 bárbaros (alemanes), 7.000 españoles, 1.500 italianos, 600 hombres de armas, etc.  Roma no fue totalmente destruida gracias al sexo femenino.  No respetaron a religiosos.  Si no fuera por esto, Lozana no se ausentaría de Roma, máxime patria común, pues Roma al revés deletrea Amor.
Digresión que cuenta el autor en Venecia.
  • Cuenta el Autor que los invasores se quedaron en Roma 10 meses, «corrigiendo nuestro malo y vicioso vivir».  Salieron de Roma (él y los españoles) el 10 de febrero para evitar represalias de los naturales romanos (contra los españoles).  La necesidad le hizo publicar el libro de La Lozana andaluza, retrato de cosas ridículas, que de otra manera habría sido publicado después de su muerte y después de haber sido emendado más. 



Bibliografía sobre La lozana andaluza (hasta 2006):
Acebrón Ruiz, Julián.  «A propósito de los sueños en La Lozana andaluza».  Villegas, Juan (ed.).  Actas Irvine-92, Asociación Internacional de Hispanistas, I: De historia, lingüísticas, retóricas y poéticas; II: La mujer y su representación en las literaturas hispánicas; III: Encuentros y desencuentros de culturas desde la edad media al siglo XVIII; IV: Encuentros y desencuentros de culturas siglos XIX y XX; V: Lecturas y relecturas de textos españoles, latinamericanos y US latinos.  Irvine, CA: Univ. of California, 1994.

Allaigre, Claude (ed.).  Retrato de la lozana andaluza.  Madrid: Cátedra, 1985.

Allaigre, Claude.  «En torno al Retrato de la lozana andaluza: Tres estudios y dos Ediciones».  Criticón 46 (1989): 153-159.

Allaigre, Claude.  «A propos des dialogues de la Lozana andaluza: La Pelegrina du mamotreto LXIII».  Lavédrine, Jean (introd.).  Essais sur le dialogue.  Grenoble: Pubs. de l'Univ. des Langues & Lettres, 1980.

Allegra, Giovanni.  «Breve nota acerca del 'Ilustre Señor' de La lozana andaluza».  Boletín de la Real Academia Española 53 (1973): 391-97. 

Arellano, Ignacio.  «Una alusión tradicional en La lozana andaluza: El caudal de un judío (Mamotreto XVI)». Epos: Revista de Filología 2 (1986): 313-316.

Beberfall, Lester.  “Some Italian Influence in Delicado's 'La lozana andaluza.'”  Hispania 49.4 (1966): 828-30.

Beltrán, Luis.  “The Author's Author, Typography, and Sex: The Fourteenth Century Mamotreto of La Lozana andaluza.”  Maiorino, Giancarlo (ed. and introd.).  The Picaresque: Tradition and Displacement.  Minneapolis, MN: U of Minnesota P, 1996.
.
Bollo-Panadero, Lola.  «La crítica antieclesiástica en La Lozana Andaluza».  Lenguaje y Textos 18 (2002): 47-53.

Bubnova, Tatiana.  «La lozana andaluza como lectura erótica».  López-Baralt, Luce (ed.); Márquez Villanueva, Francisco (ed.).  Erotismo en las letras hispánicas: Aspectos, modos y fronteras.  México: Centro de Estudios Ling. & Lit., Colegio de México, Mexico City, 1995.

Checa, Jorge.  «Perspectiva y profundidad textual en el Retrato de la Lozana Andaluza».  Revista de Estudios Hispánicos 36.2 (2002): 353-71.

Checa, Jorge.  «La lozana andaluza (o cómo se hace un retrato)».  Bulletin of Spanish Studies 82.1 (2005): 1-18. 

Damiani, Bruno.  «La lozana andaluza: Ensayo bibliográfico». La Torre: Revista de la Universidad de Puerto Rico 4.14 (1990): 151-69.

Damiani, Bruno.  «La lozana andaluza: Tradición literaria y sentido moral».  Magis, Carlos H.; Urquidi, Victor L.; Bataillon, Marcel; Bodet, Jaime Torres.  Actas del Tercer Congreso Internacional de Hispanistas.  México: El Colegio de Mexico por la Asociación Internacional de Hispanistas, 1970.

Damiani, Bruno M.  «La lozana andaluza: Bibliografia crítica».  Boletín de la Real Academia Española 49 (1969): 117-139. 

Damiani, Bruno M.  «Un aspecto histórico de La Lozana andaluza».  MLN 87.2 (1972): 178-92.

Damiani, Bruno M.  “La Lozana andaluza as Precursor to the Spanish Picaresque.”  Benito-Vessels, Carmen (ed.); Zappala, Michael (ed.).  The Picaresque: A Symposium on the Rogue's Tale.  Newark, DE: U of Delaware P, 1994.

Damiani, Bruno M.  «La lozana andaluza: Ensayo bibliográfico II».  Quaderni Ibero-Americani: Attualita Culturale della Penisola Iberica e America Latina 51-52 (1978-1979): 121-52. 

Delicado, Francisco.  Retrato de la Lozana Andaluza. Val, Joaquín del, ed.  Madrid: Taurus, 1967.

Deveny, Thomas.  «La lozana andaluza entre los angloparlantes: Portrait of Lozana, the Lusty Andalusian Woman».  Cuadernos de Aldeeu 4.1 (1988): 91-96.

Dunn, Peter N.  “A Postscript to La lozana andaluza: Life and Poetry.”  Romanische Forschungen 88 (1976): 355-60. 

Eberenz, Rolf.  «Futuro analítico y futuro sintético en tres obras con rasgos coloquiales: El 'Corbacho,' 'La Celestina' y 'La lozana andaluza'».  Körner, Karl-Hermann (ed.); Zimmermann, Günther (ed.); Lapesa Melgar, Rafael (introd.).  Homenaje a Hans Flasche: Festschrift zum 80. Geburtstag am 25. November 1991.  Stuttgart: Steiner, 1991.
.
Ferrara de Orduna, Lilia.  «Algunas observaciones sobre La Lozana Andaluza».  Archivum 23 (1973): 105-15. 

Foley, Augusta Espantoso.  «Técnica audio-visual del diálogo y retrato de La lozana andaluza».  Gordon, Alan M. (ed.); Rugg, Evelyn (ed.); Lapesa, Rafael (foreword).  Actas del Sexto Congreso Internacional de Hispanistas celebrado en Toronto del 22 al 26 agosto de 1977.  Toronto: Dept. of Sp. & Port., Univ. of Toronto, 1980.

Fontes, Manuel da Costa.  “The Art of  'Sailing' in La Lozana Andaluza.”  Hispanic Review 66.4 (1998): 433-45. 

Fontes, Manuel da Costa.  “Anti-Trinitarianism and the Virgin Birth in La lozana andaluza.” Hispania 76.2 (1993): 197-203.

Fontes, Manuel da Costa.  “The Holy Trinity in La Lozana Andaluza.” Hispanic Review 62.2 (1994): 249-66. 

Fontes, Manuel da Costa.  “The Idea of Exile in La lozana andaluza: An Allegorical Reading.” Armistead, Samuel G. (ed. and preface); Caspi, Mishael M. (ed. and preface); Baumgarten, Murray (ed.); Noreña, Carlos (introd.).  Jewish Culture and the Hispanic World: Essays in Memory of Joseph H. Silverman.  Newark, DE: Juan de la Cuesta, 2001. 

Friedman, Edward H.  «La lozana andaluza como retrato del artista».  Letras Femeninas 14.1-2 (1988): 52-56. 

Gonzalez Montes, Yara.  «La lozana andaluza: Voluntad femenina individual en la picaresca Albertiana».  Criado de Val, Manuel.  La picaresca: Orígenes, textos y estructuras.  Madrid:  Fundación Univ. Española, 1979. 

Hernández Ortiz, José A.  La génesis artística de la Lozana andaluza: El realismo literario de Francisco Delicado.  Madrid: Aguilera, 1975.

Hughes, John B.  «Orígenes de la novela picaresca: La Celestina y La lozana andaluza».  Criado de Val, Manuel.  La picaresca: Orígenes, textos y estructuras.  Madrid: Fundación Univ. Española, 1979.

Hughes, John B.  “La lozana andaluza and the Comedia Jacinta.”  Molloy, Sylvia (ed.); Fernández Cifuentes, Luis (ed.); Maraniss, James E. (reminiscence).  Essays on Hispanic Literature in Honor of Edmund L. King.  London: Támesis, 1983. 

Imperiale, Louis.  «Discurso autorial y anti-lenguaje en La lozana andaluza».  Crítica Hispánica 16.2 (1994): 321-32.

Imperiale, Louis.  El contexto dramático de La lozana andaluza.  Potomac, MD: Scripta Humanística, 1991.

Imperiale, Louis.  «Itinerario peripatético y evolución interior en La Lozana andaluza».  Castilla: Boletín del Departamento de Literatura Española 18 (1993): 99-108.

Imperiale, Louis.  «El auctor antes sus personajes en La Lozana andaluza».  Villegas, Juan (ed.). Actas Irvine-92, Asociación Internacional de Hispanistas, I: De historia, lingüísticas, retóricas y poéticas; II: La mujer y su representación en las literaturas hispánicas; III: Encuentros y desencuentros de culturas desde la edad media al siglo XVIII; IV: Encuentros y desencuentros de culturas siglos XIX y XX; V: Lecturas y relecturas de textos españoles, latinamericanos y US latinos.  Irvine, CA: Univ. of California, 1994. 

Joly, Monique.  «A propósito del tema culinario en La lozana andaluza».  Journal of Hispanic Philology 13.2 (1989): 125-133. 

Joset, Jacques.  «Para una edición comentada de La Lozana andaluza: El mamotreto II».  Cultura Neolatina 62.1-2 (2002): 171-80.

Maldonado de Guevara, Francisco.  «La lozana andaluza y el Quijote».  Anales Cervantinos 11 (1972): 3-16. 

Parrack, John C.  “Identity, Illusion, and the Emergence of the Feminine Subject in La Lozana andaluza.”  Cammarata, Joan F. (ed. and introd.).  Women in the Discourse of Early Modern Spain.  Gainesville, FL: UP of Florida, 2003. 

Pecellín Lancharro, Manuel.  «Cuatro referencias a Extremadura en el Retrato de la Lozana Andaluza».  Revista de Estudios Extremeños 41 (1985): 575-580. 

Pedrosa, José Manuel.  «El herrero, las cabrillas y el horno: Léxico y simbolismo eróticos en La Lozana Andaluza (XIV) y el Quijote (II: 41)».  Criticón 80 (2000): 49-68.

Perugini, Carla.  «Las fuentes iconográficas de la Editio Princeps de La Lozana andaluza».  Salina: Revista de Lletres 14 (2000): 65-72.

Pike, Ruth.  «The Conversos in La Lozana andaluza.” MLN 84.2 (1969): 304-08.

Sirri, Teresa Cirillo.  “Dedicato a delicado: Note a margine del Retrato de la Lozana Andaluza.” Annali Istituto Universitario Orientale, Napoli, Sezione Romanza 39.1 (1997): 109-24.

Surtz, Ronald E.  «Texto e imagen en el Retrato de la lozana andaluza».  Nueva Revista de Filología Hispánica 40.1 (1992): 169-85. 
 



LA NOVELA PICARESCA (SEGUNDA ÉPOCA):

Mateo Alemán

«Lupus est homo homini» 
[«Lobo es el hombre para el hombre»]
(Plauto, Asinaria)

          El período de Felipe II (1556-1598) no era propicio para la picaresca (especialmente por su sátira anti-eclesiástica).  Esta época (Segundo Renacimiento) se prestaba más para el desarrollo de tendencias nacionalistas y patrióticas en la literatura (e.g., la poesía de Herrera) y, en teología, la ascética y la mística (e.g., los carmelitas como San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús).   La novela picaresca mostraba un profundo pesimismo que no se prestaba para el optimismo de los dos Renacimientos españoles (el imperial de Carlos V [1519-1556] {cuando se publica Lazarillo de Tormes <1554>} y el nacional de su hijo Felipe II).  Por ende, no sorprende que la máxima novela picaresca del Barroco se publique un año después de la muerte del «Rey Prudente» (Felipe II), la Primera parte de Guzmán de Alfarache (Madrid, 1599) de Miguel Alemán.  Algunos elementos de esta obra son los siguientes: 

  • 1) el pesimismo sistemático, 
  • 2) la deformación caricaturesca, 
  • 3) la insistente sátira social, 
  • 4) la plena conciencia que el pícaro posee de su existencia y significación como clase, 
  • 5) la adición de largas reflexiones morales y 
  • 6) los procedimientos naturalistas de la narración. 
       Estos elementos hacen que el Guzmán se considere la verdadera picaresca en toda su plenitud (o la picaresca de la segunda época, la barroca).  El Lazarillo (obra renacentista) contiene todos los gérmenes de la picaresca «clásica», la que la picaresca barroca tenía que exagerar y retorcer.  También se supone que en el Lazarillo falta el tono amargo que distingue por excelencia a la narrativa picaresca. Además el Lazarillo es un tipo de picaresca sin sermones, algo que también suele distinguir a este género literario (según Valbuena Prat en La novela picaresca española.  O sea, para este crítico, la auténtica novela picaresca debe moralizar y hacer una fusión de la ética y la picaresca).  La picaresca también muestra un surtido cuadro de costumbres (lo que hace que esta narrativa sea «naturalista»). El Barroco no habría tolerado una literatura de malos ejemplos si no se propusieran remedios.  Se supone, pues, que la vida terrible del pícaro muestra una enseñanza moral o un escarmiento (moral negativa), lo cual justifica su vida miserable y le otorga su salvación.  La picaresca no es mero recreo, como sería, supuestamente, el teatro barroco.  Sería literatura despreciable e inmoral (algo que los moralistas atribuían al teatro barroco).

          El realismo de la picaresca barroca tiende a la deformación deshumanizada, cultivando lo deforme y grotesco con el fin de intensificar la eficacia satírica.  Con el tiempo, la sátira social desembocará en el cuadro alegórico (Gracián).  O sea, se estima el valor estético de lo feo (una gran contradicción).  También se excluye de esta narrativa sistemáticamente el ideal caballeresco o el pastoril.  En efecto, la picaresca contempla la vida de abajo arriba.  Asimismo, las novelas picarescas barrocas abultan malignamente o deforman gentes y sucesos para obtener efectos cómicos, pero debajo de sus deformaciones caricaturescas palpita una realidad sangrante, una sociedad con todas sus maldades y miserias, y un rencor y resentimiento que casi siempre están justificados.  Son por lo tanto un tipo de alerta social.




VARIAS NOVELAS PICARESCAS BARROCAS:

       La Segunda parte de Lazarillo de Tormes de H. De Luna (o I. De Luna), publicada en París en 1620, probablemente por un protestante emigrado.  La obra está llena de sátiras contra los clérigos y los frailes.  Abunda también en escenas escabrosas. 

       La Primera parte de Guzmán de Alfarache (Madrid: Várez de Castro, 1599) de Mateo Alemán, la obra más perfecta, representativa y arquetípica del género, según la crítica (otras ediciones antiguas son las siguientes: Madrid: Herederos de Juan Íñiguez de Lequerica, 1600; Madrid: Juan Martínez, 1601; Sevilla: Juan de León, 1602.  La Segunda parte de la vida de Guzmán de Alfarache, atalaya de la vida humana fue publicada en Lisboa: Pedro Crasbeeck, 1604).  Tuvo un éxito asombroso (26 ediciones y 50.000 ejemplares vendidos). Su autor, Mateo Alemán (1547-1615), nació en Sevilla a fines de septiembre de 1547.  Su padre, Hernando Alemán, era médico.  Venía de familia conversa; un antecesor suyo del siglo XV había sido quemado en la hoguera inquisitorial. Se trasladó a Sevilla en 1540 y ahí casó en segundas nupcias con doña Juana de Enero (o Henero [Del Nero]), de origen florentino y la futura madre de Mateo Alemán.  El médico Hernando Alemán fue médico-cirujano de la Cárcel Real de Sevilla, y el pequeño Mateo solía acompañar a su padre a este lugar.  Mateo, a los 17 años, se graduó de Bachiller en Artes y Filosofía en la llamada Universidad de Maese Rodrigo en Sevilla.  También estudió en la Academia de Humanidades del maestro Mal Lara.  Subsiguientemente se matriculó en la escuela de Medicina en Sevilla; también estudió el segundo curso en Salamanca y el tercero y el cuarto en Alcalá de Henares.  Sin embargo, al morir su padre, Mateo abandonó los estudios de medicina, materia que en efecto no le interesaba.  Después de la muerte de su padre, Mateo Alemán regresa a Sevilla en compañía de su madre y, por necesidad, acumula deudas.  Mateo anda en amores con una joven, doña Catalina de Espinosa, hija natural de un rico sevillano, amigo del capitán Alonso Hernández de Ayala, quien le presta dinero a Mateo Alemán, deuda que perdonará si se casa con doña Catalina.  Mateo gasta el dinero y no puede pagarlo, trata de esquivar su compromiso de casarse, pero la ley interviene y el pobre es forzado a casarse con la dama.  El matrimonio fue un fracaso.  Esto explicaría sus ataques literarios contra la institución matrimonial.

       Antes del Guzmán, Mateo Alemán sólo había escrito un prólogo a los Proverbios morales de Alfonso de Barros y traducido dos odas de Horacio.  Termina el Guzmán en 1597; la obra es aprobada el 13 de enero de 1598 y el privilegio de impresión se le otorga el 16 de febrero de 1599.  Sale impresa en Madrid unos meses más tarde, cuando Mateo Alemán tenía 52 años.  El éxito del libro fue extraordinario.  Ese mismo año se hicieron dos ediciones más en Barcelona y una en Zaragoza.  Al año siguiente (1600), aparecen varias ediciones más en Bruselas (entonces territorio español), París, Coimbra y Lisboa.  Lope de Vega y otros poetas como Hernando de Soto y Vicente Espinel alabaron el libro con sincero entusiasmo.  En 1602, Mateo Alemán, mal contador que era, contrae deudas que lo mandan a prisión en 1602.  Ese mismo año aparece la falsa Segunda parte de su libro, editada a nombre de Mateo Luján de Sayavedra.  En 1604, Mateo Alemán publica su Vida de San Antonio y marcha a Lisboa.  Ese mismo año publica en Lisboa (entonces parte de la Monarquía Dual: 1580-1640) la Segunda parte de Guzmán de Alfarache.  En 1608, se embarca a las Indias (Nueva España) en compañía de sus dos hijas, habidas fuera de su mujer, y con una dama, doña Francisca de Calderón, con quien vivía maritalmente desde hacía algún tiempo y a quien hizo pasar en el expediente para el embarque como una hija más.  En Nueva España publica su Ortografía y los Sucesos de Fray García Guerra, arzobispo de Méjico (1613). Residía en Chalco, Méjico, en 1615. Muere después (ese año o en 1616). 

       Para el crítico Valbuena Prat, Mateo Alemán es profundamente religioso.  Para el neerlandés (holandés) Van Praag, Alemán es fundamentalmente hipócrita (enfatizando su origen judaico).  Para Marcel Bataillon y Alexander A. Parker, el Guzmán es una obra moral.  Ésta también es la posición de Francisco Rico y Edmond Cros.  Joan Arias, Carroll Johnson, Benito Brancaforte, y los alumnos de éste último, entre ellos Carlos Rodríguez Matos y Judith Whitenack, opinan lo contrario

       La Segunda parte [apócrifa] de Guzmán de Alfarache (Valencia, 1602), compuesta por Mateo Luján de Sayavedra, natural y vecino de Sevilla (pero éste era un seudónimo para Juan Martí, abogado valenciano a quien el propio Alemán le había dado a conocer el plan y las aventuras de su segunda parte).  Obra insufrible por sus disquisiciones pedantes, según la crítica.

       Libro de entretenimiento de la pícara Justina (Medina del Campo, 1605), del licenciado Francisco López de Úbeda.  Esta obra representa la entrada de la mujer en el mundo de la picaresca (se desconocía entonces la obra de Delicado).

       La hija de Celestina (Zaragoza, 1612), del cortesano madrileño Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo (1581-1635).  Versa la obra sobre una mujer hermosa que usa varios ardides para cazar hombres y sacarles la plata.  La acción ocurre en tres ciudades: Toledo, Sevilla y Madrid.  La heroína termina ajusticiada después de envenenar a su rufián. 

       La Vida del escudero Marcos de Obregón de Vicente Espinel (1618). Este poeta inventó la décima (llamada también décima espinela para diferenciarla de las décimas antiguas que tienen rimas irregulares) e introdujo la quinta cuerda de la guitarra.  Nació en Ronda en 1550 y murió en Madrid en 1624.  Fue escudero, soldado y sacerdote (al final de su vida).

       El donado hablador Alonso, mozo de muchos amos (primera parte en 1624; segunda parte en 1626), del doctor Jerónimo de Alcalá.  Obra dialogada (como La lozana andaluza de Delicado).  Antifeminista.

       Las harpías de Madrid (1631); La niña de los embustes, Teresa de Manzanares (1632); La garduña de Sevilla (1642); El bachiller Trapaza (1637), todas de Castillo Solórzano (1584-1648).  Las protagonistas de tres de sus cuatro novelas picarescas son mujeres, todas de escasos escrúpulos (se casan con viejos para heredar fortuna).

       Vida y hechos de Estebanillo González, hombre de buen humor, compuesta por él mismo (Amberes [Antwerp], 1646).  Se exagera el hambre, la cobardía, la codicia.

       La desordenada codicia de los bienes ajenos (París, 1619), del doctor Carlos García.

       La vida de don Gregorio Guadaña de Antonio Enríquez Gómez (judío converso, depués criptojudío, quemado en efigie en Sevilla en 1660; perseguido por la Inquisición toda su vida; vive después en Ámsterdam [como tantos otros judíos sefarditas], en la comunidad judía neerlandesa).  Esta obra está incluida en otro libro del mismo autor llamado El siglo pitagórico.  Es obra erótica.



ESTRUCTURA DE GUZMÁN DE ALFARACHE DE MATEO ALEMÁN (MADRID, 1599):

I. Primera parte de Guzmán de Alfarache (Madrid: Várez de Castro, 1599):

   A.  Preliminares:

         1.  Aprobación (Fray Diego Dávila).
         2.  Tasa
         3.  Erratas.
         4.  Permiso real (el príncipe Felipe III).
         5.  Dedicatoria (a don Francisco de Rojas, Marqués de Poza).
         6.  Censura del vulgo.
         7.  Elogio del discreto lector.
         8.  Declaración para el entendimiento de este libro.
         9.  Elogio de Alonso de Barros (criado del rey).
       10.  Epigrama del poeta Vicente Espinel (en latín).
       11.  Soneto de Guzmán de Alfarache a su vida.
       12.  Redondillas de Hernando de Soto, contador del rey.

   B.  Libro primero:

         1.  Capítulo primero: El NARRADOR (Guzmán de Alfarache [narración en primera persona singular]) narra su VIDA ab ovo [MENSAJE] al «curioso lector» (en segunda persona singular) [DESTINATARIO]. Se deshumaniza desde el principio, comparándose a una hiena que «desentierra a los muertos», o sea, para valorizar a posteriori (desde su perspectiva de persona mayor) su ascendencia. Sus padres eran levantiscos («judíos», como apunta Brancaforte en su edición). Su familia era de Génova [NB: los genoveses tenían fama de codiciosos en la España barroca].  Rezaba en español con un gran rosario el padre (pero parece haber sido hipocresía). Un amigo sevillano (los andaluces también tienen mala fama [ladrones]) del padre había quedado en la bancarrota y el padre de Guzmán trató de seguirlo. Fue capturado por argelinos y renegó (se hizo musulmán).  Ahí (en Argel [Algiers]) se casó con una mora y le robó la hacienda, dejándola pobre y sola, y regresó a tierras cristianas, donde se delató a sí mismo (o sea, se hizo «cristiano» después de haber sido musulmán) y cobró la deuda que le debía el amigo (que había salido de la bancarrota). Tiene ahora reputación de malo.  Discurso contra los escribanos.  Fue atormentado por la Inquisición pero el padre se salva al culpar a los testigos de ser enemigos suyos [hostile witnesses].  Aparentemente el padre era afeminado [la sodomía tenía pena de muerte entonces] {es probable que el padre en el cautiverio hubiera sido sodomizado, ya que los musulmanes, desde la perspectiva cristiana, tenían fama de sodomitas <cf. La historia de la morisca Ricota y su novio cristiano en Don Quijote 2>}.  Lo raro de todo esto es que Guzmán justifica contar todos estos detalles para que no se diga de él «que amor paterno me ciega».  Cuenta el nacimiento del monstruo en Ravenna (1512).  Se alegoriza esta monstruosidad.

         2.  Capítulo 2: El padre vino a Sevilla a cobrar la deuda del amigo y compra una heredad en San Juan de Alfarache (alfarero >potter). En un bautizo en la Iglesia Mayor de Sevilla ve a una mujer joven con un caballero viejo de una orden militar y se enamora de ella.  Va la mamá a una estancia y aparenta tener un mal de estómago.  Entran en una casa y el padre de Guzmán y su futura madre tienen relaciones íntimas.  Descarado sermón sobre el amor que «ha de ser libre».  Se muere el viejo caballero cuando Guzmán tiene casi 4 años; tuvo así dos padres, pues tanto el esposo como el amante de la mamá lo llamaban hijo.  Hereda la madre 10.000 ducados.  Muere el padre cuando Guzmán tiene 12 años.  Si la madre de Guzmán engañó a dos hombres, la abuela a dos docenas. El nombre era Marcela, y de apellidos, al de Guzmán se inclinaba más (como al de Medinasidonia).  Por no querer ser conocido, Guzmán se puso el apellido de la madre como nombre y escogió el de su heredad para apellido: Guzmán de Alafarache.

         3. Capítulo 3: GA desea ir a Italia.  Come huevos fecundos en una venta rumbo a Italia (de Sevilla).  Escatológico.  Año estéril en Andalucía (como en Lazarillo). Sermón contra ricos poderosos. Vomita de asco.

         4. Capítulo 4: GA se encuentra con un arriero risueño, quien le cuenta a GA que dos mozos soldados habían llegado a la misma venta que él.  La ventera les preparó huevos fecundos (con las cabecitas de los polluelos en la tortilla).  Los mozos se enfadan y le arrojan la tortilla caliente a la cara de la vieja, cegándola.  Después le arrojan cenizas calientes al rostro. GA siente no haberse vengado de la vieja como hicieron los mozos.  Dos monjes acompañan a GA y al arriero en su camino.  Censuran los deseos de venganza de GA.  Sermón sobre perdonar a los que nos ofenden.  Dios es quien toma la venganza a su tiempo.  Pero GA no siguió el consejo del sacerdote: «fue trigo que cayó en el camino».

         5. Capítulo 5: Con el mesonero en Cantillana (Provincia de Sevilla), quien tuvo un muleto (yegüa y jumento) y lo mata.  Les da de comer el muleto a GA y el arriero, diciéndoles que es ternera.  Sermón contra los mesoneros, quienes, como las mujeres y los marineros, no son de confiar. 

         6. Capítulo 6: GA y el arriero duermen en el suelo y GA descubre que lo han picado muchas pulgas.  Después pierde la capa y al buscarla encuentra dentro del mesón descubre la cabeza del muleto. Le pide la capa al mesonero, quien se niega a dársela.  Viene la justicia.  Se descubre el muleto. Encarcelan al mesonero. GA y el arriero se encuentran de neuvo con los clérigos.  GA no puede ir a misa, hecho que lo hace cavilar: «que cuando las cosas se principian dejando a Dios, no se puede menos esperar».

         7. Capítulo 7: GA se queja de su mala estrella y de su fortuna (elementos clásicos y paganos, no cristianos).  Nada es seguro o estable en esta tierra.  Todo es fingido y vano.  «La vida del hombre milicia es en la tierra» (Job 7:1: «Militia est vita hominis super terram»). Cuento de Júpiter que crea al hombre y les da al dios Contento para que viva entre los seres humanos.  Sin embargo, los seres humanos no son agradecidos y honran solo a Contento y no a Júpiter, su creador.  Júpiter se enoja y pide el consejo de los dioses.  Algunos piden clemendia; otros su destrucción. Apolo sugiere que les quite al dios Contento y les dé otro dios, v. gr., su hermano Descontento.  Desde entonces, el Descontento vive entre los hombres y el Contento en el cielo. Siguen andando el arriero, GA y los dos frailes.  Cuadrilleros de la Santa Hermandad les pegan, creyendo que son ladrones que buscan, pero no hay mal que no tenga algo bueno, pues por la falta de la capa de GA, los cuadrilleros se dieron cuenta de que se habían equivocado (el mozo al que buscaban carecía del pulgar izquierdo) pues se equivocaron, pidieron perdón y los dejaron ir.  GA se alegra de que le pegaron más fuerte a su compañero que a él (está resentido con él porque por su culpa perdió la capa y cenó burro). (GA, el «yo» narrador, se dirige a un imaginado buen cuadrillero, un «tú» heterodiegético).  Vuelven a juntarse con los dos clérigos. Uno de ellos, el más joven, cuenta un cuento ocurrido en Sevilla.

         8. Capítulo 8: Cuento (novela) del sacerdote sobre Ozmín y Daraja (novela bizantina de género caballeresco morisco): cerco de Baza (1489).  Reyes Católicos. Los cristianos capturan a Daraja, hija del alcaide de Baza.  Tiene 17 años. Fernando la manda a Isabel.  Es bella y sabe español. La reina la quiere hacer cristiana.  Guerra de Granada (1492). La reina deja a Daraja en casa de don Luis de Padilla, privado suyo, para que le haga compañía a doña Elvira de Guzmán, su hija doncella.  Daraja estaba desposada (prometida) con Ozmín, caballero rico y valiente, y quien sabe español.  Desde su niñez se amaban.  La madre de Daraja era sobrina, hija de hermana de Boabdelín, rey de Baza; Osmín, hijo de Alboacén, era primo hermano de Mahomet, rey Chico de Granada.  Osmín sufre de melancolía amorosa.  Se va con un criado a Loja y se hace pasar por don Rodrigo de Padilla, hijo de don Luis.  Soborna a un soldado.  Llegan a Sevilla. Se hace albañil y después jardinero de don Luis de Padilla para estar cerca de Daraja.  Se hablan. Don Rodrigo de Padilla, hijo mayor de don Luis y enamorado de Daraja, se enfada (celoso).  Gente vil empieza a murmurar. Sermón contra celos y murmuraciones. Don Luis teme que Ozmín (quien toma el nombre de Ambrosio) es un moro que viene a robar a Daraja; ergo, lo pone en prisión. Daraja le cuenta a don Luis que Ozmín en efecto es «Ambrosio», niño cautivo cristiano que servía de compañía a Ozmín, su prometido; después de la batalla de Baza fue puesto en libertad y ahora Dios ha hecho que se comunique con ella, Daraja, de nuevo. Don Luis pone en libertad a «Ambrosio».  Muchos caballeros desean que Daraja se haga cristiana para poder casarse con ella.  Don Rodrigo también quiere casarse con Daraja y usa a Ambrosio para sus propósitos, convirtiéndose éste en alcahuete de su esposa. Al no lograr convencer «Ambrosio» a Daraja, don Rodrigo hace que don Luis despida a «Ambrosio». Don Alonso de Zúñiga se enamora de ella también y trata de usar a «Ambrosio» para sus propósitos (ser «alcahuete de su esposa»). Como Daraja se ve melancólica, don Rodrigo y don Luis ordenan fiestas de toros y juegos de cañas para entretenerla. Ozmín, embozado y fingiendo ser forastero, compite en la fiesta de toros y mata con lanza un toro de Tarifa, ganándose la admiración de todos. Después mata otro toro con espada. Se ordena una justa en la cual dor Rodrigo de Padilla será mantenedor (presider) y don Alonso de Zúñiga competidor. «Ambrosio» se ofrece a ayudar a don Alonso, ya que ve en don Rodrigo al principal rival (quiere que don Alonso lo venza).  Don Alonso se da cuenta de que «Ambrosio» debe ser noble y demanda saber quién es. «Ambrosio» le cuenta a don Alonso que es un caballero aragonés, «Jaime Vives», hijo del mismo, de Zaragoza.  Fue cautivo y en poder de moros. Lo vendieron a un renegado, quien lo vendió en Granada a un zegrí (descendiente de los califas de Córdoba y rivales de los Abencerrajes), cuyo hijo era Ozmín, «retrato suyo», a quien «Jaime Vives» sirve de compañero. Se enamoró de doña Elvira, hermana de don Rodrigo e hija de don Luis de Padilla. Su criado le recomendó que se visitiera de jardinero de don Luis para así poder verla. Don Alonso apadrina a «Jamie Vives», quien rompe tres lanzas con don Rodrigo y sale vencedor de la justa. Llevan a Daraja a una hacienda de don Luis en Ajarafe (Mairena del Aljarafe, municipio de la provincia de Sevilla) para que se le vaya la melancolía.  Don Alonso y «Jaime Vives» (Ozmín) se disfrazan de labradores para enamorar a sus respectivas damas (Daraja y doña Elvira) y son apedreados, como forasteros, por villanos malos que por naturaleza odian a nobles. Ozmín y don Alonso regresan la noche siguiente y, al ser atacados de neuvo por villanos, riñen con elloas, Ozmín matando a tres.  Ozmín es puesto en prisión y desean ahorcarlo (después degollarlo, por ser noble). Don Luis averigua el caso.  Daraja le dice que quería darle una carta a Ozmín para llevársela a su padre.  Se rinde Granada y los musulmanes (los padres de Ozmín [Alboacén] y Daraja [el alcalde de Baza]) piden hacerse cristianos. Don Rodrigo defiende a su criado «Ambrosio» y don Alonso a su amigo «Jaime Vives». Los Reyes Católicos (en Granada) otorgan a don Luis de Padilla permiso para salvar a Ozmín (en Sevilla). Se perdona a Ozmín.  La reina Isabel invita a Ozmín a hacerse cristiano como su padre (y el de Daraja), pero por amor, no por temor, ya que mantendrá su hacienda intacta. Se hacen cristianos él, Ozmín («Ambrosio», «Jaime Vives»), y ella, Daraja, para estar juntos y ser obedientes a los Reyes Católicos, quienes serán sus padrinos de pila.  Cambian de nombre: Ozmín a «Fernando»; Daraja a «Isabel».  Subsiguientemente se casan y son felices. Termina la novela.  GA, el arriero y los clérigos llegan a Cazalla (provincia de Sevilla), famosa por sus vinos, y el arriero le pide cuentas a GA por la cebada de su jumento y la mesa y la posada anteriores (o sea, no fue amistad la del arriero por GA, sino interés).


¿Qué es Taqiyya?


   C. Libro Segundo:

         1.  Capítulo 1: GA está a 12 leguas de Sevilla.  La necesidad es madre de todas las invenciones.  Decide ir a Madrid.  Acompaña a dos a mula que no le hablan ni comparten pan con él.  Sermón sobre la avaricia de los ricos y la caridad de los pobres. Un franciscano sí (caridad). El ventero lo deja dormir en el pajar pero le pide un cuarto de pesado, que GA no puede pagar.  El huésped le quiere quitar el sayo pero un arriero, por lástima, le paga al ventero.  El ventero le ofrece trabajo a GA. El cual acepta, pero después se queja de tener que tomar órdenes cuando él (GA) ha estado acostumbrado a mandar.  Después critica la vida desvergonzada del ventero (mal agradecido).

         2.  Capítulo 2: GA deja al ventero y va a Madrid.  Pide por los caminos pero hay poca caridad, pues fue un año estéril y malo. Le da asco a la gente por lo mal vestido.  GA pierde la vergüenza, pues no puede ser buena compañera de la necesidad (sermón). Se hace pícaro y después esportillero (carrier).  Carga el estiércol de los asnos (considera el peso de la honra, pero la honra es hija de la virtud [entonces no se hereda <¿entonces por qué le importa?> {y si no es virtuoso sino pícaro, entonces no la tiene}). [El pobre GA se deshace, se «desconstruye»].

         3.  Capítulo 3: Sermón contra la falsa honra (la no moral) basada en apariencias, pues el saco no hace al monje.  Pero a pesar de ser pícaro, GA siempre rezó el rosario, a pesar de ser ladrón (o sea, es hipócrita también, además de pícaro y ladrón [no tiene virtud]). Primero oía misa todos los días, después iba a «mariscar» (robar). Oye un sermón de un agustino sobre las buenas obras que dan luz a vista de los hombres.  (NB: GA, el «yo» narrador narra un sermón cuyo destinatario es GA, el «yo» destinatario, pero también, en parte, un «tú» heterodiegético).  Trata de convencerse de que él también es miembro del cuerpo místico de Cristo, en sustancia aunque no en calidad (por ser converso). Hará bien su oficio (¡pero es ladrón y pícaro!), pero después se da cuenta de que lo bueno en él es muy poco y pronto se le apaga y se queda o oscuras. Al final reflexiona que ha hablado más como predicador que como el pícaro que es: «estos ladridos a mejores perros tocan». 

         4.  Capítulo 4: GA, quien está orgulloso de saber leer y escribir (como buen converso que es), se da cuenta de que nunca podrá ser honrado (como miembro, e.g., de alguna orden militar eclesiástica como la de Alcántara, Calatrava o Santiago [que excluían a descendientes de conversos hasta la cuarta generación]), y rechaza la honra mundana como inútil.  Es libre. Todo es vanidad (Eclesiastés 1:2). Después considera que el hombre es el lobo del hombre (alusión plautina) y que todos viven acechando a los demás (como el gato al ratón, la araña a la culebra, etc.).

         5.  Capítulo 5: Gozando de su libertad, GA decide servir a un cocinero. Fue excelente criado no sólo con su amo sino con todos los demás (su esposa, los criados, etc.).  La gente lo trata bien y le dan ropa y dinero, etc.  Pero «el bien me hizo mal», pues al tener dinero se vuelve jugador y lo malgasta.  Roba comida. En una ocasión el despensero trae a unos alemanes (tudescos) a su casa y se emborrachan todos.  GA roba un vaso de plata.  La esposa del cocinero nota su ausencia y GA le sugiere que compre otro a los plateros que, limpio, se parezca al anterior.  GA lo manda limpiar a un platero (por dos reales) y le cobra a la esposa el precio del anterior (57 reales de plata). Sermón sobre conocerse a sí mismo y que los poderosos deben tratar y pagar bien a sus criados (para que no les roben [como GA al despensero] y les sean fieles).  Hay que ser cautos y ser como el rey, que nunca duerme por velar por la justicia del pueblo.  Sin embargo, como «andaba entre lobos: enseñéme a dar aullidos», y pues otros jugaban y robaban, hizo lo que los otros, pues (aquí entra el sermón): «De pequeños principios resultan grandes fines».

         6.  Capítulo 6: Al ocioso no hay vicio que no lo acompañe. Esa noche unos gatos hacen un banquete y despiertan a la esposa del cocinero, quien sale desnuda a ver qué pasa. Se asusta al ver a Guzmán, que piensa que es un duende, y no puede retener las aguas mayores. Se corre y después se enfada con Guzmán. Le roba unos huevos a su amo, pero el cocinero descubre el robo y se los estrella en su propia ropa. Pero al vender un hueso de vaca a un hidalgo y al ser descubierto por el amo, lo despide.

         7.  Capítulo 7: Deja de comer pero para usar el dinero que se ahorra para el juego.  Decide ver a sus parientes en Italia.  Un especiero le da 2.500 reales de plata y oro para dar a un mercader, pero se los roba Guzmán. Se encuentra con un mocito. Guzmán quiere comprarle ropa para entrar en Toledo. Esa noche entra en Toledo.

         8.  Capítulo 8: Entra vanidoso en Toledo y en la Iglesia Mayor para ser visto de todos. Dos damas le prestan atención. Una criada le dice a Guzmán que llegue a cenar con una de las damas esa noche, pero al llegar inesperadamente el hermano de ella se tiene que meter Guzmán en una tinaja. La criada viene a verlo en su posada al día siguiente para buscar un rosario de su dama.  Guzmán le compra otro pero no vuelve a verla ni a la criada ni a su ama. El hermano en efecto era su amante. Usaban estos trucos para sacar dinero de otros hombres. Se va Guzmán a Orgaz y Malagón, donde se encuentra con una criada en una posada. Se conciertan para más tarde. Pero se salta una borrica de la caballeriza y le golpea en la cara al pobre Guzmán.

         9.  Capítulo 9: Guzmán jura no volver a enamorarse. Se entera de que en Almagro hay una compaña de soldados y decide enlistarse, llamándose don Juan de Guzmán, pero no lo aceptarn por ser muy mozo. Se hace amigo de un capitán.  Pierde Guzmán su dinero y sus amigos.

         10.  Capítulo 10: Guzmán sirve al capitán. Llegan a Barcelona. El capitán se siente melancólico y Guzmán se ofrece a vender un agnusdéi de oro. Se lo vende a un platero confeso (150 escudos).  Pero aparenta Guzmán que el platero le ha robado la joya y convence a los soldados de esto. Guzmán se queda con la joya y el dinero.  El capitán se espanta («la traición aplace, y no el traidor») y lo despide en Génova.


   D. Libro Tercero:

         1.  Capítulo 1: Los pobres son desventurados. Busca noticias sobre su padre en Génova. Un viejo le da información pero esa noche es manteado por algunos hombres y se ensucia los pantalones. Se va de la ciudad a Roma. Piensa vengarse de sus parientes que lo destierran por pobre. 

         2.  Capítulo 2: Sale de Génova. Un mozo le enseña como pedir dinero con éxito. Le da por escrito Ordenanzas mendicativas. 

         3.  Capítulo 3: Alberto, o Micer Morcón, era el Generalísimo mendicante en Roma. Recibe más enseñanazas de cómo mendigar de un viejo setentón. 

         4.  Capítulo 4: Una señal de la predestinación divina es la compasión del prójimo. Lo único que no le gusta de esta vida a Guzmán es el hecho de que le cuesta pedir (por orgullo). 

         5.  Capítulo 5: Cuenta la historia del mendigo Pantalón Castelleto, quien tuvo un hijo, y como herencia lo estropeó para que diera más lástima y no tuviera que trabajar.  A los 72 años murió y dio todo su dinero al Gran Duque (3.600 escudos), el cual ordenó que se rezara por su alma en forma perpetua.  En Gaeta, Guzmán se hace pasar por lisiado pero lo descubre el gobernador, lo azota, y lo arroja de la ciudad.

         6.  Capítulo 6: Lección moral: favorecer a los mendigos (pero él se hace pasar por uno y así se favorece a sí mismo a pesar de no ser lisiado). Historia del emperador Zenón.  Inclinado al mal.  Se compadece un cardenal de él.  Hace un arreglo con los cirujanos que van a curarlo.  Codicia y avaricia de los cirujanos. Se curará en 6 meses en casa del cardenal. «Sana» y se hace paje del cardenal. 

         7.  Capítulo 7: Alegoría de la Verdad y la Mentira.  Se queda la Verdad muda para no pagar de nuevo como antes.  Guzmán roba conservas del Monseñor y es azotado por Nicolao, pero Guzmán se venga de él mintiéndole sobre un remedio vs. Mosquito que le desfiguran la cara al pobre.  Sirve ahora al camarero.

         8.  Capítulo 8: El secretario pone a un mozo vestido de mujer cortesana en la cama del camarero por burla.  Guzmán engoma las calzas (pantalones). «Érame imposible por mi condición abstenerme». El monseñor le dice a Guzmán que si le hurta algo en 8 días se puede quedar con lo robado.  Guzmán le roba un barril de conservas que reparte entre sus amigotes. El monseñor se sorprende pero le hace gracia a la vez la burla del niño Guzmán.

         9.  Capítulo 9: Monseñor, por no tener hijos, amaba mucho a sus criados. Decide amonestar a Guzmán retirándolo de su casa pero sin quitarle la ración de la comida para que no haga cosas malas. Se corre Guzmán de esto y se enoja. Se entrega al vicio.

         10.  Capítulo 10: Entra a servir al embajador de Francia. Le lleva mensajes de mujeres a él. Llega un caballero napolitano que le cuenta una historia.  Dorido, mancebo de 21 años, se enamora de Clorinia, de 17. Tiene ella un padre y un hermano celosos, así que Dorido habla con dificultad con ella.  Dorido se hace amigo de Valerio, el hermano de Clorinia. Clorinia se descubre a una criada suya llamada Scintila, la cual le da una cinta verde a Dorido (esperanza). Se verán por medio de un agujero en una ventana esa noche. Clorinia le da la mano por el agujero y él se la besa. Pero Oracio, otro mancebo, amigo de Dorido, también se enamora de Clorinia y quiere casarse con ella (Dorido aparentemente no piensa casarse con Clorinia). Sin embargo, Clorinia está totalmente enamorada de Dorido.  Oracio, enojado, se hace pasar por él una vez y al entregarle la mano ella (pensando que se la daba a Dorido), Oracio se la corta. Al enterarse Dorido de esto por su hermano Valerio, se casa con Clorinia.  Después le da algo de beber a Oracio que lo hace dormir, le corta las manos y lo ata a una silla y le da garrote. Lo lleva a casa de su esposa con un soneto.  Dorido se ausenta de Roma y Clorinia se muere.  Guzmán se alegra de no ser enamorado. 


II.  Segunda parte de la vida de Guzmán de Alfarache, atalaya de la vida humana (Lisboa: Pedro Crasbeeck, 1604):

   A.  Preliminares:

         1.  Privilegio
         2.  Dedicatoria (a don Juan de Mendoza).
         3.  Al lector
         4.  El Alférez Luis de Valdés a Mateo Alemán.
         5.  Al libro et al auctore, fatto da un suo amico.
         6.  Fratris custodii lupi, lusitani, ordinis Sanctissimae Trinitatis, de libri utilitate.
         7.  Del mismo.
         8.  Ad Matthaeum Alemanum.
         9.  Ioannis Riberii lusitani ad authorem.
       10.  El licenciado Miguel de Cárdenas Calmaestra a Mateo Alemán.

   B.  Libro primero:

         1.  Capítulo 1: Siendo malo Guzmán, piensa que todos los demás hombres son tan malos como él.  El piensa de sí lo que el lector de sí. Dice verdades que pican al lector. Se está confesando para que el lector se corrija. El vicio nace del deseo de libertad. El castigo del pecador sirve de ejemplo al bueno.

         2.  Capítulo 2: Sirve a un embajador de Francia que le ha confiado sus secretos personales.  Era hombre discreto que gustaba de hablar con Guzmán, pero tenía un defecto, era enamorado. Y a Guzmán le gusta el chisme. ¿Qué podría esperar su amo de un paje como él?  Se vuelve alcahuete de su amo. 

         3.  Capítulo 3: Todo el mundo engaña. El peor de los engaños es convencer a otros de lo opuesto de lo que vio. Cuento de Júpiter y los animales: el asno, el perro, la mona (piden cada uno 20 años menos [se quedan en 10 cada uno para sufrir menos]).  El hombre tiene sus 30 años pero hereda 20 años de asno (trabajador), 20 de perro (gruñón) y 20 de tonto (mona). El embajador tiene una cena en su casa con un capitán y un letrado.  Guzmán hace que el capitán insulte las barbas del letrado. El letrado insulta al capitán por pintarse el pelo y aparentar ser más joven de lo que es.

         4.  Capítulo 4: El letrado se da cuenta que Guzmán ha sido el que ha fabricado maliciosamente el chiste y desea castigarlo verbalmente pero Guzmán se burla de esto.  Cambian de conversación.  El señor napolitano, César, que contó la novela de Dorido y Clorinia, cuenta un incidente sobre el condestable de Castilla, don Álvaro de Luna, que dará un diamante a quien le cuente la historia de amor más ardua. Don Luis de Castro gasta toda su hacienda en una dama quien, al perderla, se casa con otro. Don Rodrigo de Montalvo cuenta la historia de don Luis, quien recibe una nota de una condesa de quien andaba enamorado. El conde se va a ausentar y mientras ella habla con don Luis, don Rodrigo debe acostarse vestido de mujer en la cama del conde para que sienta la ausencia de su esposa.  Después de 5 horas se da cuenta que el conde es en efecto una hermana doncella de la condesa. El condestable le da el diamante a don Rodrigo para que se lo dé a la dama doncella, pues ella peligró más que don Luis o don Rodrigo. 

         5.  Capítulo 5: Los jóvenes son impetuosos y la prudencia es hija de la experiencia. El embajador se enamora de una dama casada con don Beltrán, Fabia, y Guzmán sirve de alcahuete, ya que él está enamorado de Nicoleta, su sirvienta. Fabia engaña a Guzmán, aparentando que tiene interés en el embajador, y es abandonado a la intemperie hasta las dos de la mañana.  Después es arrastrado por un cerdo que lo ensucia de estiércol a Guzmán.

         6.  Capítulo 6: Apestado y perseguido por perros llega a casa de un amigo a cambiarse. El embajador se da cuenta que su honra está ahora en peligro y decide cambiar de deseos, aunque Guzmán le advierte que hará lo que sea en su servicio (alcahuete o consejero cristiano). 

         7.  Capítulo 7: Guzmán considera que él no pierde honra al mentir, pues es hombre sin honra (descarado).  Advierte que uno debe ser prudente, no soberbio, pues las fortunas cambian repentinamente. Somos polvo. Amigos del embajador le adviertan que debe despedir a Guzmán de su servicio, pues pone en peligro su honra. Encuentro con su doble, Sayavedra, personaje apócrifo de la «otra» tercera parte de Guzmán de Alfarache (de «Mateo Luján de Sayavedra» [el autor valenciano Juan Martí, enemigo de Mateo Alemán {como Avellaneda, el autor de la «falsa» tercera salida de Don Quijote de Cervantes}]).  Guzmán ya no sale de la casa del embajador, para apaciguar murmuraciones.  Decide, por consejo de Sayavedra, dejar el servicio del embajador e irse a Florencia, pasando primero por Siena para visitar a Pompeyo, un amigo suyo. También cambiará de vida, aparentemente.

         8.  Capítulo 8: Todos engañan en el mundo, hombres y bestias. Cuento del asno que se vistió de león y fue apaleado por su dueño por «asno». Sayavedra, su doble sevillano, ve donde pone dinero Guzmán e intenta pasarse por él ante Pompeyo y robarle todos sus baúles, prendas y dinero. Se van a Florencia después de Siena.  Los compañeros de Sayavedra son Alejandro Bentivoglio, padre de dos hijos: Vicencio (ignorante) y Alejandro (ladrón). Culpa Guzmán a Nicoleta por la pérdida de sus posesiones (misoginismo): «no hay que fiarse de mujeres».  Cogen a uno de los ladrones pero es avergonzado en público y después desterrado.  Sermón sobre el hecho de que los destierros fueron hechos para nobles para no injuriarlos como a inferiores sociales a ellos.  Sin embargo, se da larga cuenta de personas que fueron desterradas injustamente: Cicerón, Solón, Licurgo, etc. 


   C.  Libro segundo:

         1.  Capítulo 1: Sale Guzmán de Siena y se encuentra con Sayavedra.  Se van juntos a Florencia. Filosofía sobre tener dinero y amigos. Los amigos deben ser pocos y bien conocidos. Guzmán tenía amigos en la prosperidad, pero ahora no los tiene en la pobreza. Al encontrarse con Sayavedra y ofrecerse éste a servirle para siempre, Guzmán lo acepta, considerando que aunque sabe que es ladrón es ladrón conocido. Cuenta el cuento de una mujer que pedía aún después de haber heredado de sus padres (hasta a los cuadros). La costumbre se le quedó. 

         2.  Capítulo 2: Guzmán busca a Alejandro, quien le robó antes, y en Bolonia es prendido por quien le había robado. La juventud es impetuosa, la senectud prudente. A los 20 años es difícil dejar el vicio. Van rumbo a Bolonia a encontrarse con Alejandro Bentovoglio, quien le robó. Usó un tercero para hablar con su padre. Lo toma como caso de honra y acusa a Guzmán de tratar de difamarlo. Guzmán tenía justicia pero era pobre. Es encarcelado. 

         3.  Capítulo 3: Sale Guzmán de prisión, juega y gana y trata de irse a Milán. Guzmán piensa que él debe ser malo, pues le dieron pena y no hay que sospechar de un honrado juez (ironía). Los pobres no deben meterse en pleitos; sólo los ricos. Sale de la cárcel y se va a su posada con Sayavedra. Juega a las cartas con dos hombres y gana 500 escudos. Se va a Milán Guzmán, con Sayavedra.

         4.  Capítulo 4: Cuenta su vida Sayavedra a Guzmán rumbo a Milán. Sayavedra es valenciano, hijo de padres honrados.  Tuvo un hermano mayor que se cambió de nombre, de Juan Martí a Mateo Luján. Sayavedra escoge su nombre por ser nombre principal de Sevilla. Fue a Barcelona y después a Italia. Fue un gentil pícaro. Roba, es perseguido, y termina en Bolonia, donde se encontró con Alejandro.

         5.  Capítulo 5: En Milán. Visita Aguilera a Sayavedra. Es cajero de un mercader. Van a robarle.  Hacen una impresión de llaves. Guzmán se hace pasar por un caballero extranjero que necesita que el mercader le guarde cierto dinero, lo cual hace el mercader. 

         6.  Capítulo 6: Aguilera le trae a Guzmán el libro de cuentas del mercader donde pone que don Juan de Osorio (Guzmán de Alfarache) le dio 3.000 escudos de oro a guardar, más 2.000 reales. Al día siguiente Guzmán le pide el dinero y el mercader no sabe de qué habla. Guzmán se encoleriza, llega un alguacil, y Guzmán finalmente se queda con el dinero. El mercader piensa que todo es obra del demonio. Salen para Génova después de 8 días. 

         7.  Capítulo 7: Guzmán se compara con un árbol cortado por el pie de donde nace una nueva planta con el mismo fruto.  El tiempo que dejó de hurtar estuvo violentado y fuera de su centro. Llegan a Génova y Guzmán se hace pasar como noble, como don Juan de Guzmán. Gana en el juego 100 escudos y se hace amigo de un capitán de galera llamado Favelo. Se encuentra Guzmán con un tío que lo había desterrado. Guzmán disimula. Los trata bien. Pero desea vengarse. 

         8.  Capítulo 8: La venganza es cobardía y algo mujeril. Recuerda a una señora viuda que pensó casarse. Tiene dos pretendientes.  Favorece ella a uno y el otro aparenta que ha pasado varias noches con ella y desprestigia su honra.  El otro amante la deja (y se hace fraile) y el desdeñado amante le pide que se case con él.  La mujer se hace monja, se lleva todo su dinero con ella, y aparenta querer casarse con el desdeñado, a quien degolla en su recámara.  Después entra en el monasterio, ya vengada.  El corazón vengativo no puede ser misericordioso.  Guzmán y Sayavedra ponen baúles en la galera que los llevará a España. Piensa engañar a sus parientes poniendo piedras en baúles. Don Beltrán es su tío.  Piensan casar a Guzmán con una mujer con una hija.  Se queda con 600 escudos por una cadena de «oro» y 15.000 reales de oro (por dos baúles llenos de «pedrería»). Se casará con la mujer de la hija el lunes.  Pero se va en la galera a España y estafa a todo el mundo.  Goza pensando en qué habrán pensado cuando descubran el engaño.

         9.  Capítulo 9: Se marea Sayavedra en la galera, le da calentura, piensa que es Guzmán de Alfarache y, enloquecido, se tira a la mar. No siente mucho su pérdida Guzmán. Hojea el capitán un libro para contar un cuento. En Sevilla, un mercader extranjero llamado Micer Jacobo, tiene dos hijos y una hija de una señora noble. Los hijos mueren ahogados y el padre después de melancolía. La hija quiere hacerse monja. El arzobispo le pide que borde un lienzo con líneas de oro y el mancebo que se lo vende se enamora de ella. Por medio de una monja anciana que sirve de tercera se casa Bonifacio con Dorotea. Andan enamorados de Dorotea un capitán y un burgalés rico llamado Claudio, quien usa de una esclava blanca (nacida en España de una berberisca) llamada Sabina, quien se hace pasar como criada de una monja abadesa. Le da un rosario de oro a Dorotea una vez que viene a comprarle oro a Bonifacio. Invita Sabina a Dorotea a la casa de las monjas. Se la lleva ella y otras mujeres a casa de Claudio.  Dorotea se rinde a él. Se quema la casa y los descubre el teniente enamorado, quien los pone en prisión.  Sabina toma el lugar de Dorotea en la prisión y Dorotea sale y regresa a la casa de Claudio. En el incendio Claudio perdió a una hermana y de tristeza se hace religioso de la Orden de San Francisco.  Claudia regresó a vivir con su esposo. Sabina muere también. Llegan a España. Desembarcan en Barcelona


   D.  Libro tercero:

         1.  Capítulo 1: Es despedido Guzmán del capitán Favela y se va a Zaragoza, donde ve el arancel (tariff) de necios.  La Providencia hizo a ricos y pobres para que, necesitándose uno a otro, ambos se salvaran. Guzmán es ahora rico.  Sale de Barcelona y se va a Zaragoza. Se enamora de una viuda.  Se encuentra con dos mozuelas. Una de ellas le saca dinero.  La casada le dice que la espere a la vuelta de una calle, lo cual hace Guzmán, de 20:30 a 23:00. Le ladra un perro y Guzmán le lanza una piedra que en efecto es caca.  Queda apenado.

         2.  Capítulo 2: Sale Guzmán de Zaragoza y se va a Madrid. Se detiene en Alcalá de Henares 8 días.  La huéspeda le presenta una muchachuela hermosa y astuta que le pide una capa carmesí, la cual no se la da. Subsiguientemente llega un alguacil a acusarlo de estupro. Paga Guzmán 200 ducados. El alguacil se ríe y le cuenta que esa muchacha tiene fama de acusar a hombres de estupro para sacarles dinero.  Labra una casa por más de 3.000 ducados. Se casa. Usa de dos escrituras y dos contraescrituras con que se queda con la hacienda de los pobres que se la fiaron en su crédito. 

         3.  Capítulo 3: Guzmán admite nunca haberse confesado, y si lo hizo fue para cumplir con la parroquia para no ser descomulgado. Al perder dinero, la esposa de Guzmán empieza a odiarlo, por pobre. Padeció con su esposa 6 años. Muere después, sin confesión, la malograda (sin nombre). Le devuelve el ajuar o dote al padre.

         4.  Capítulo 4: En sólo robar y hacer mal fue dichoso. Decide hacerse fraile y estudia teología en la Universidad de Alcalá de Henares. Se considera otro Judas. Vende su casa. Antes de graduarse de bachiller se enamora de una dama llamada Gracia. La madre de ella le ofrece su casa y hacienda. 

         5.  Capítulo 5: Deja Guzmán sus estudios y se va con su mujer a Madrid. Se casa de nuevo Guzmán con una mujer hermosa llamada Gracia. Muere el suegro y quedan en la penuria.  Prostituye a su esposa. Un ropero los acomoda en Madrid. Decide al final ver a su madre de nuevo en Sevilla.

         6.  Capítulo 6: Guzmán se da cuenta que ha profanado el sacramento del matrimonio. Ve a su madre vieja y piensa que su esposa un día se verá igual de vieja.  Gracia se cansa de Guzmán y se va con un capitán a Italia. Guzmán roba a un hidalgo, dejando caer el dinero para que el pobre hidalgo lo ayude a que se quede con él el ladrón, pensando que el dinero es de él.  Se lo da Guzmán a un fraile y después declara que es suyo su madre.  Así engaña Guzmán a un fraile.

         7.  Capítulo 7: Roba a su ama, de cuya esclava se enamora Guzmán.  Es azotado y mandado a galeras por 10 años. La madre de Guzmán abandona al hijo y se queda con el dinero robado. Guzmán se viste de mujer para tratar de escaparse pero es reconocido por un portero tuerto (ironía).

         8.  Capítulo 8: Guzmán es puesto en las galeras.  Se hace amigo de Soto, otro ladrón (italiano) a quien le da dos bolsas robadas que después no recuerda haber recibido. Se hace amigo del cómitre (ministro de galeras) Guzmán, para sobrevivir.  Le roban dinero a Guzmán pero hace que el cómitre azote a varios hasta conseguir su dinero de nuevo.

         9.  Capítulo 9: Soto decide alzarse contra el capitán y pide la ayuda de Guzmán, el cual aparenta dársela. Guzmán descubre la conjuración al capitán. Soto y un compañero suyo son despedazados de cuatro galeras. Cinco son ahorcados. Muchos son azotados y condenados a remar por vida. Cortaron las orejas y las narices a muchos moros.  Le pide perdón el capitán a Guzmán por haber sido culpado (y azotado) antes de robo, así como por su lealtad al descubrirle la conjuración.  Es desherrado y anda libre en las galeras.  Aquí da fin a sus desgracias Guzmán, a menos que hubiera una tercera parte.  Tuvo mala vida. 

FIN




Bibliografía sobre Guzmán de Alfarache (hasta 2006):
Agüera, Victorio G.  «Salvación del cristiano nuevo en el 'Guzmán de Alfarache'». Hispania 57.1 (1974): 23-30. 

Arias, Joan.  Guzmán de Alfarache: The Unrepentant Narrator.  London: Tamesis, 1977. 

Arias, Joan.  “Metaphor and Meaning: Reflections on a Central Episode of the Guzmán de Alfarache.” Mester 10.1-2 (1981): 14-20. 

Bjornson, Richard.  “Guzmán de Alfarache: Apologia for a 'Converso'.”  Romanische Forschungen 85 (1973): 314-29. 

Brancaforte, Benito.  Guzmán de Alfarache: ¿Conversión o proceso de degradación?  Madison: Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1980. 

Brancaforte, Benito.  «Guzmán de Alfarache: Juez-penitente».  Bellini, Giuseppe (ed.).  Aspetti e problemi delle letterature iberiche: Studi offerti a Franco Meregalli.  Rome: Bulzoni, 1981. 

Brancaforte, Benito, ed.  Guzmán de Alfarache.  Madrid: Cátedra, 1979.

Brau, Jean-Louis.  «Estructuras narrativas profundas en el Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán». Garrido Gallardo, Miguel Angel (ed.).  Crítica semiológica de textos literarios hispánicos.  Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1986.

Cascardi, Anthony J.  “The Rhetoric of Defense in the Guzmán de Alfarache.”  Neophilologus 63 (1979): 380-88. 

Cavillac, Michel; Azpitarte Almagro, Juan M.   Pícaros y mercaderes en el Guzmán de Alfarache: Reformismo burgués y mentalidad aristocrática en la España del Siglo de Oro.  Granada: Granada UP, 1994. 

Cavillac, Michel; Cavillac, Cecile.  «A propos du Buscón et de Guzmán de Alfarache».  Bulletin Hispanique 75 (1973): 114-31. 

Cavillac, Michel.  «La Conversion de Guzmán de Alfarache: De la justification marchande à la stratégie de la raison d'état».  Bulletin Hispanique 85.1-2 (1983): 21-44. 

Cavillac, Michel.  «Les Trois Conversions de Guzmán de Alfarache: Regard sur la critique récente». Bulletin Hispanique 95.1 (1993): 149-201. 

Chevalier, Maxime.  «Sur un apologue de Guzmán de Alfarache».  Körner, Karl-Hermann (ed. & introd.) ; Briesemeister, Dietrich (ed.).  Aureum Saeculum Hispanum: Beiträge zu Texten des Siglo de Oro.  Wiesbaden: Steiner, 1983. 

Cortázar, Celina S. de.  «Notas para el estudio de la estructura del Guzmán de Alfarache». Filología 8 (1962): 79-95. 

Cros, Edmond.  «La Troisième Partie de Guzmán de Alfarache de Mateo Aléman».  Gewecke, Frauke (ed.); Sobejano, Gonzalo (biog.).  Estudios de literatura española y francesa: Siglos XVI y XVII: Homenaje a Horst Baader.  Barcelona: Hogar del Libro, 1984. 

Davis, Barbara.  “The Style of Mateo Aleman's Guzmán de Alfarache.”  Romanic Review 66 (1975): 199-213. 

Davis, Barbara N.  “Epic 'aunque de sujeto humilde': A Structural Analysis of Guzmán de Alfarache.”  Beck, Mary Ann; Davis, Lisa E.; Hernández, José; Keller, Gary D.; Taran, Isabel C.  The Analysis of Hispanic Texts: Current Trends in Methodology.  Jamaica, NY: Bilingual P, York Coll, 1976. 

Davis, Nina Cox.  “Indigestion and Edification in the Guzmán de Alfarache.”  MLN 104.2 (1989): 304-14. 

Delgado Gómez, Angel.  «La autobiografía y la segunda persona: El lector del Guzmán de Alfarache». Revista Chilena de Literatura 27-28, (1986): 77-91. 

Domínguez Castellano, Julia.  «La estética manierista en El Guzmán de Alfarache».  Cortázar, Alejandro (ed.); Fernández, Christian (ed.).  Proceedings of the 23rd Louisiana Conference on Hispanic Languages and Literatures.  Baton Rouge, LA: Department of Foreign Languages and Literatures, Louisiana State University, 2003. 

Dumitrescu-Sîrbu, Domnita.  “Guzmán de Alfarache.” Romania Literara: Saptaminal de Literatura si Arta Editat de Uniunea Scriitorilor din Republica Socialista 17.15 (1984 Apr. 12): 20.

Eoff, Sherman.  “The Picaresque Psychology of Guzmán de Alfarache.”  Hispanic Review 21.2 (1953): 107-19. 

Epple, Juan Armando.  «El narrador y los lectores en el Guzmán de Alfarache».  Acta Literaria 12 (1987): 21-43. 

Fernández, Sergio.  «El Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán».  Hispania 35.4 (1952): 422-24. 

Folkenflik, Vivian.  “Vision and Truth: Baroque Art Metaphors in Guzmán de Alfarache.” MLN 88.2 (1973): 347-55. 

Friedman, Edward H.  “Guzmán de Alfarache, Don Quijote, and the Subject of the Novel.”  La Rubia Prado, Francisco (ed. and introd.).  Cervantes for the 21st Century/Cervantes para el siglo XXI: Studies in Honor of Edward Dudley.  Newark, DE: Juan de la Cuesta, 2000. 

García Lara, Fernando.  «Moratín, fallido editor del Guzmán de Alfarache».  Carnero, Guillermo (ed.); López, Ignacio Javier (ed.); Rubio, Enrique (ed.). Ideas en sus paisajes: Homenaje al profesor Russell P. Sebold.  Alicante: Universidad de Alicante, 1999. 

Gili Gaya, Samuel.  «Versos latinos de Espinel en alabanza de Guzman de Alfarache».  Revista Hispánica Moderna 31 (1965): 169-173. 

Glaser, Edward.  “Two Anti-Semitic Word Plays in the Guzmán de Alfarache.”  Modern Language Notes 69.5 (1954): 343-48. 

González Marcos, Máximo.  «Dos notas sobre el Guzmán de Alfarache».  La Torre: Revista General de la Universidad de Puerto Rico 61 (1968): 87-110. 

Herraíz de Tresca, Teresa.  «Las Indias en la expectativa y el deseo: 'El celoso extremeño,' el 'Guzmán de Alfarache' y 'La dama boba'».  Martínez Cuitiño, Luis (ed.); Lois, Elida (ed.); Barrenechea, Ana María (introd.).  Actas del III Congreso Argentino de Hispanistas "España en América y América en España".  Buenos Aires: Inst. de Filol. & Lits. Hispánicas, Fac. de Filos. & Letras, Univ. de Buenos Aires, 1993. 

Johnson, Carroll B.  “D. Alvaro de Luna and the Problem of Impotence in Guzmán de Alfarache.” Journal of Hispanic Philology 8.1 (1983): 33-47. 

Johnson, Carroll B.  «Dios y buenas gentes en Guzmán de Alfarache».  Romanische Forschungen 84 (1972): 553-63. 

Johnson, Carroll B.  “Defining the Picaresque: Authority and the Subject in Guzmán de Alfarache.”  Maiorino, Giancarlo (ed. and introd.).  The Picaresque: Tradition and Displacement.  Minneapolis, MN: U of Minnesota P, 1996.

Johnson, Carroll B.  Inside Guzman de Alfarache.  Berkeley: U of California P, 1978. 

Jones, J. A.  “The Duality and Complexity of Guzmán de Alfarache: Some Thoughts on the Structure and Interpretation of Alemán's Novel.”  Whitbourn, Christine J.  Knaves and Swindlers: Essays on the Picaresque Novel in Europe.  London & New York: Oxford UP for Univ. of Hull, 1974. 

Kaplis-Hohwald, Laurie.  “The Sermon as Literature in Guzmán de Alfarache.”  Romance Quarterly 48.1 (2001): 47-53. 

Leonard, Irving A.  “Guzmán de Alfarache in the Lima Book Trade, 1613.”  Hispanic Review 11.3 (1943): 210-20. 

Longhurst, C. A.  “The Problem of Conversion and Repentance in Guzmán de Alfarache.” Longhurst, C. A. (ed.).  A Face Not Turned to the Wall.  Leeds: Dept. of Sp. & Port., Univ. of Leeds, 1987. 

Mancing, Howard.  “Embedded Narration in Guzmán de Alfarache.”  Anderson, Ellen M. (ed. and introd.); Williamsen, Amy R. (ed. and introd.). Ingeniosa Invención: Essays on Golden Age Spanish Literature for Geoffrey L. Stagg in Honor of His Eighty-Fifth Birthday.  Newark, DE:  Juan de la Cuesta, 1999. 

Maurer-Rothenberger, Friedel.  Die Mitteilungen des Guzmán de Alfarache.  Berlin: Colloquium, 1967. 

McGrady, Donald.  “A Pirated Edition of Guzmán de Alfarache: More Light on Mateo Alemán's Life.”  Hispanic Review 34.4 (1966): 326-28. 

Micó, José María.  «El texto de la Primera parte de Guzmán de Alfarache».  Hispanic Review 57.1 (1989): 1-24. 

Micó, José María (ed.).  Guzmán de Alfarache, I & II.  Madrid: Cátedra 1987. 

Montauban, Jannine.  «Guzmán de Alfarache o la monstruosidad literaria».  Fuente Ballesteros, R. de la (ed. and prologue); Pérez Magallón, J. (ed.).  Monstruosidad y transgresión en la cultura hispánica.  Valladolid: Universitas Castellae, 2003. 

Montori de Gutierrez, Violeta.  «Sentido de la dualidad en el Guzmán de Alfarache, de Mateo Alemán».  Criado de Val, Manuel.  La picaresca: Orígenes, textos y estructuras.  Madrid: Fundación Univ. Española, 1979. 

Morell, Hortensia.  «La deformación picaresca del mundo ideal en 'Ozmín y Daraja' del Guzmán de Alfarache». La Torre: Revista General de la Universidad de Puerto Rico 89-90 (1975): 101-25. 

Neumann, Dwight K.  «Guzmán de Alfarache, García, y la Gracia Divina».  Kanina: Revista de Artes y Letras de la Universidad de Costa Rica 4.1 (1980): 89-92. 

Norval, M. N.  “Original Sin and the 'Conversion' in the Guzmán de Alfarache.”  Bulletin of Hispanic Studies 51 (1974): 346-64. 

Oakley, R. J.  “The Problematic Unity of Guzmán de Alfarache.”  Atkinson, Dorothy M.; Clarke, Anthony H.  Hispanic Studies in Honour of Joseph Manson.  Oxford: Dolphin, 1972. 

Oberstar, David.  «El arca: Dos episodios similares en Guzmán de Alfarache y Lazarillo de Tormes».  Romance Notes 20 (1980): 424-29. 

Padhi, Shanti.  “Middleton's Wittol in A Chaste Maid, and Guzmán de Alfarache.”  Notes and Queries 31 (229).2 (1984): 234-236. 

Páez Martín, Juan J.  «Visión de las claves sociales en el Guzmán de Alfarache».  Philologica Canariensia: Revista de Filología de la Universidad de las Palmas de Gran Canaria 0 (1994): 363-92. 

Pasterna, Enrico di.  «Claves retóricas y estilos en el 'Guzmán de Alfarache'».  Insula 636 (1999): 5-7. 

Peale, George.  «Guzmán de Alfarache como discurso oral».  Journal of Hispanic Philology 4.1 (1979): 25-57. 

Perelmuter Pérez, Rosa.  “The Rogue as Trickster in 'Guzmán de Alfarache.'”  Hispania 59.4 (1976): 820-26. 

Prellwitz, Norbert von.  «El engaño inocuo de Guzmán de Alfarache».  Insula 636 (1999): 8-9. 

Quinonez-Gauggel, María Cristina.  «Dos pícaros religiosos: Guzmán de Alfarache y Alonso Ramírez».  Romance Notes 21 (1980): 92-96. 

Ramírez, Genevieve M.  “Guzmán de Alfarache and the Concept of Honor.”  Revista de Estudios Hispánicos 14.3 (1980): 61-77. 

Ricapito, Joseph V.  “Mateo Alemán, Two Editors and the Structure of Guzmán de Alfarache.” Hispanic Journal 6.1 (1984): 11-19. 

Ricapito, Joseph V.  «Tiempo contado y tiempo vivido: A Study of Time in Guzmán de Alfarache».  Gewecke, Frauke (ed.); Sobejano, Gonzalo (biog.).  Estudios de literatura española y francesa: Siglos XVI y XVII: Homenaje a Horst Baader.  Barcelona: Hogar del Libro, 1984. 

Ricapito, J.V.  “Two Versions of Sin, Moral Transgression and Divine Will: Guzmán de Alfarache and I Promessi Sposi.” Kentucky Romance Quarterly 16 (1969): 111-18. 

Ricapito, J.V.  “Love and Marriage in Guzmán de Alfarache: An Essay on Literary and Artistic Unity.”  Kentucky Romance Quarterly 15 (1968): 123-38. 

Rico, Francisco.  «Estructuras y reflejos de estructuras en el Guzman de Alfarache».  MLN 82.2 (1967): 171-84. 

Rico, Francisco.  «Estructuras y Reflejos de Estructuras en el Guzmán de Alfarache». MLN 82 (1968): 171-184. 

Riggan, William.  “The Reformed Pícaro and His Narrative: A Study of the Autobiographical Accounts of Lucius Apuleius, Simplicius Simplicissimus, Lazarillo de Tormes, Guzmán de Alfarache, and Moll Flanders.”  Orbis Litterarum: International Review of Literary Studies 30 (1975): 165-86. 

Rodríguez, Carlos A.  «Guzmán de Alfarache, narrador: La poética del gracioso».  Romance Quarterly 31.4 (1984): 403-412. 

Rosario-Angleró, Margarita del.  «La influencia de las teorías sobre la educación en Quintiliano en La vida de Lázaro de Tormes y Guzmán de Alfarache».  Albaladejo, Tomás (ed. and foreword); Del Río, Emilio (ed. And foreword); Caballero, José Antonio (ed. and foreword); Fernández López, Jorge (index); Gómez Alonso, Juan Carlos (index). Quintiliano: Historia y actualidad de la retórica, I-III.  Logroño, Calahorra, Spain: Instituto de Estudios Riojanos--Ayuntamiento de Calahorra, 1998.

Rubio Arquez, Marcial.  «Los caminos de Guzmán de Alfarache en sus dos segundas partes». Criado de Val, Manuel (ed. and introd.).  Caminería hispánica, I: Caminería física; II: Caminería histórica; III: Caminería literaria e hispanoamericana.  Guadalajara, Mexico: AACHE, with Patronato Arcipreste de Hita, Asociación Técnica de Carreteras, 1996. 

Rubio Arquez, Marcial.  «Estudio bibliográfico de la Segunda parte de la vida del pícaro Guzmán de Alfarache de Mateo Luján de Sayavedra».  Annali Istituto Universitario Orientale, Napoli, Sezione Romanza 43.2 (2001 July): 531-68. 

San Miguel, Angel.  Sentido y estructura de Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán.  Madrid: Gredos 1971. 

San Miguel, Angel.  «'Tercera parte de Guzmán de Alfarache': La promesa de Alemán y su cumplimiento por el portugués Machado de Silva». Iberoromania 1 (1974): 95-120. 

San Miguel, Angel.  “Mateo Alemán: Guzmán de Alfarache.”  Roloff, Volker (ed.); Wentzlaff-Eggebert, Harald (ed.).  Der spanische Roman vom Mittelalter bis zur Gegenwart.  Düsseldorf: Schwann Bagel, 1986. 

Sánchez, Francisco J.  An Early Bourgeois Literature in Golden Age Spain: Lazarillo de Tormes, Guzmán de Alfarache and Baltasar Gracián.  Chapel Hill, NC: U of North Carolina P, 2003. 

Sánchez Regueira, Manuela.  «Guzmán de Alfarache en Alemania: Aegidius Albertinus, 'padre del Schelmenroman'».  Criado de Val, Manuel.  La picaresca: Orígenes, textos y estructuras.  Madrid: Fundación Univ. Española, 1979. 

Smerdou Altolaguirre, Margarita.  «Las narraciones intercaladas en el Guzmán de Alfarache y su función en el contexto de la obra».  Criado de Val, Manuel.  La picaresca: Orígenes, textos y estructuras.  Madrid: Fundación Univ. Española, 1979. 

Smith, Paul Julian.  “The Rhetoric of Representation in Writers and Critics of Picaresque Narrative: Lazarillo de Tormes, Guzmán de Alfarache, El Buscón.” The Modern Language Review 82.1 (1987): 88-108. 

Testa, Daniel P.  «El Guzmán de Alfarache como modelo y anti-modelo del Quijote».  Surtz, Ronald E. (ed.); Ferrán, Jaime (ed.); Testa, Daniel P. (ed.); King, Edmund L. (introd.).  Américo Castro: The Impact of His Thought.  Madison, WI: Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1988. 

Torres Morales, José Antonio.  «Las novelas del Licenciado Tamariz y los relatos interpolados en el Guzmán de Alfarache». Revista de Estudios Hispánicos (Puerto Rico) 3.1-2 (1973): 55-78. 

Verdaguer Clavera, Isabel.  «El Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán, Madrid, 1599/The Rogue or the Life of Gvzman de Alfarache, London, 1622».  Sánchez Escribano, F. Javier (ed. and introd.).  Picaresca española en traducción inglesa (ss. XVI y XVII): Antología y estudios.  Zaragoza: Universidad de Zaragoza, 1998. 

Verdaguer, Isabel.  “Problems in Translating Guzmán de Alfarache into English.”  SEDERI: Journal of the Spanish Society for English Renaissance Studies 4 (1993): 273-79. 

Whitenack, Judith.  “The Destruction of Confession in Guzmán de Alfarache.” Revista de Estudios Hispánicos 18.2 (1984): 221-239.

Willem, Linda M.  “Variations on engaño and honra in the Interpolated Novelettes of Guzmán de Alfarache.” Hispanic Journal 8.2 (1987): 7-20. 

Woods, M. J.  “The Teasing Opening of Guzmán de Alfarache.” Bulletin of Hispanic Studies 57  (1980): 213-18. 

Yamamoto-Wilson, John R.  “James Mabbe's Achievement in His Translation of Guzmán de Alfarache.”  Translation & Literature 8.2 (1999): 137-56. 

Zavala, Iris.  «Texto y contra-texto en el Guzmán de Alfarache».  Calabrò, Giovanna (ed.).  Identità e metamorfosi del barocco ispanico.  Naples: Guida, 1987. 
 


FIN



Página creada el 12-II-06
por

A. Robert Lauer
arlauer@ou.edu
Última actualización:
23 de febrero de 2013