Capítulo 6.  «España bajo los Habsburgo (1517-1700)». 
Creación de 
A. Robert Lauer 
arlauer@ou.edu
Notas basadas el la 4a. ed. de 
Civilización y cultura de España de Vicente Cantarino
SPAN 4313



     Durante los siglos XVI y XVII logra España una unidad cultural, política y económica, así como un concepto hispánico de unidad nacional.  Este es el período también en que España trata de hispanizar al mundo entero.  La historia de España bajo los Habsburgos se divide en dos etapas: la ascendente, entre 1517 y 1598, bajo el rey Carlos I de España (conocido también como el emperador Carlos V de Alemania [el Sacro Imperio Romano]) y su hijo Felipe II; y la descendente, entre 1598 y 1700, bajo Felipe III, Felipe IV y Carlos II.
 

Basílica de San Pedro (Roma)

El papa Leo X

Los reformadores


Enrique VIII (Tudor)

Isabel I (Tudor)

Martín Lutero

Juan Calvino

Ulrico Zuinglio
     En Europa, el acontecimiento más importante del siglo XVI fue el surgimiento de la Reforma protestante.  Ésta se dio en varias partes. En Inglaterra la Reforma se inicia bajo el reinado de Enrique VIII de la Casa Real de Tudor (1509-1547), quien se independiza de Roma, nombra sus propios obispos, y se declara cabeza de la Iglesia anglicana (Church of England). Aunque su hija María I («la Católica» [“Bloody Mary”] <1553-1557>) trata de establecer de nuevo el catolicismo después de la muerte de su padre, al subir su hermanastra Isabel I (1557-1603) al trono, se vuelve a establecer el rito anglicano en el Reino Unido. En Francia, el conflicto religioso era entre católicos y hugonotes (Huguenots <Calvinists>), y aunque Francia tuvo dos reyes protestante, Enrique III (Henri III) de Valois, asesinado por un monje llamado Jacques Clément, y Enrique IV (Henri IV) de Navarra, asesinado por un regicida llamado Ravaillac a pesar de haberse el rey convertido al catolicismo, Francia permanece católica, sobre todo después de la Masacre de San Bartolomé (24 de agosto de 1572) en que se asesinan a 70.000 hugonotes.  En Alemania, el monje agustino Martín Lutero (1483-1546) se rebela contra la predicación de indulgencias concedidas por el papa León X (1513-1521) para la construcción de la Basílica de San Pedro en Roma.  Aunque el emperador Carlos V trató de dialogar con Lutero, los obispos alemanes y el papa lo condenaron en la Dieta de Worms (1521) y Lutero fue expulsado de Alemania (el Sacro Imperio).  Sin embargo, Lutero se alió con príncipes alemanes rebeldes al emperador para lograr independizarse de Roma.  En Suiza, la Reforma protestante la lleva a cabo Ulrico Zuinglio (Ulrich Zwingli [1484-1531]), quien elimina los comentarios bíblicos escolásticos a favor de la palabra (literal) bíblica y elimina prácticas eclesiásticas como el monasticismo y el celibato de personas religiosas.  Al morir Zuinglio, Juan Calvino (Jean Cauvin > John Calvin [1509-1564]), un abogado francés, se establece en Ginebra (Geneva, Switzerland), donde funda una república religiosa con una jerarquía eclesiástica de pastores, doctores, presbíteros y diáconos (o sea, una república democrática).  Como Zuinglo, Calvino cree en la palabra (literal) bíblica y rechaza el racionalismo del método escolástico practicado por el catolicismo. Calvino también valora el éxito comercial individual, que ve como un signo de la gracia divina. Zuinglo y Calvino, obviamente, se independizan de Roma, como los otros reformadores habían hecho.
Escenas de las Guerras Religiosas en Francia:

Asesinato del rey Enrique III (Henri III) por el monje Jacques Clément

Asesinato del rey Enrique IV (Henri IV) por Ravaillac


La Masacre de San Bartolomeo (1572)
 
 

La Contrarreforma o Reforma católica:


San Ignacio de Loyola

El Concilio de Trento

San Francisco Xavier, S. J.

     La Contrarreforma no es sólo la reacción católica contra la Reforma protestante sino también la serie de métodos usados por la Iglesia romana para purificarse internamente y renovarse para ser más eficaz.  Para este propósito se invocó el Concilio de Trento (Council of Trent [1545-1563]), que separa lo ortodoxo de las innovaciones heterodoxas particulares de los reformadores protestantes.  Para el católico, la Iglesia es tanto invisible y espiritual como visible y terrenal.  El representante de Cristo en la tierra es el papa romano.  Sólo la Iglesia tiene autoridad para revelar las Sagradas Escrituras en forma infalible.  La salvación del alma se logra por medio de la eficacia de los sacramentos, administrados exclusivamente por la Iglesia y sus representantes.  Los reformadores, por otro lado, creían en el libre examen de conciencia (que permite la libre interpretación de las Escrituras), la fe individual (para lograr la salvación del alma), estructuras sociales y políticas menos rígidas y más democráticas y, a pesar de rechazar el lujo que atribuían a los católicos, no despreciaban la riqueza terrenal, que era vista como un tipo de gracia divina.  El calvinismo creó así una ética del trabajo que fue después transportado a Nueva Ámsterdam (Nueva York) y otras partes del Nuevo Mundo del norte (el trabajo en la tradición católica es visto como un castigo divino por el pecado de Adán).  Otra reforma llevada a cabo por la Contrarreforma fue el establecimiento de la Compañía de Jesús en 1534 por el ex-soldado Ignacio de Loyola, cuya misión era servir al papa y dedicarse a una misión apostólica entre infieles, protestantes y cismáticos.  Las misiones jesuitas tuvieron un gran éxito también en el Nuevo Mundo (e.g., en Paraguay), así como en lugares remotos del mundo como en la India, África y el Japón (e.g., San Francisco Xavier, mártir del Japón).  Finalmente, el arma más eficaz para mantener intacta la ortodoxia católica fue la Inquisición, casi exclusivamente en manos de los dominicos.


Ruinas de la misión jesuita de San Miguel 
(Paraguay)

Carlos V (1517-1555):

La familia imperial:

La emperatriz Isabel de Portugal (Casa Real de Aviz)

El emperador Carlos V (Casa Real de Habsburgo)

     Carlos V era hijo de Juana «la Loca» de Trastámara (de la Casa Real de Castilla) y Felipe I «el Hermoso» de Habsburgo (de la Casa Real de Austria). Fue por lo tanto nieto de los Reyes Católicos y del emperador Maximiliano de Austria.  Al morir Fernando «el Católico» en 1516 y Maximiliano de Austria en 1519, Carlos hereda no sólo el reino de España (que incluía no sólo España sino Sicilia, Cerdeña, Nápoles, el norte de África y los nuevos territorios americanos) sino el imperio austriaco (que incluía lo que hoy es Alemania y antes el Sacro Imperio Romano, así como el Franco Condado en Francia y los Países Bajos [Holanda]).  Carlos V nació en Gante (Ghent, Belgium) en 1500 y, al llegar a España en 1516, con su corte flamenca (de Flandes [Flanders]), produjo descontento por tener que residir parte de su tiempo en el Imperio Romano.  Contra el nuevo rey se sublevaron varias ciudades castellanas, entre ellas Toledo, en lo que se llama Guerra de las Comunidades. Sus quejas consistían en que el rey se ausentaba de España, daba cargos públicos a extranjeros (los flamencos) y usaba el oro y la plata del país para sus empresas imperiales que no tenían nada que ver con España.  En Valencia y Mallorca, entre 1521 y 1523, hubo una Guerra de las Germanías, donde los trabajadores urbanos y los campesinos se sublevaron contra la nobleza y la burguesía rica por ausencia del rey. Carlos V pacificó estas regiones y estableció un régimen autoritario y centralista que se hizo sentir más en Castilla que en otras partes del reino.  Las Cortes de Castilla le pidieron al monarca que se casara con Isabel de Portugal y, como consecuencia de este matrimonio nació el príncipe heredero Felipe II.

Política exterior:
Los enemigos políticos de Carlos V:

El rey Francisco I (François I) 
(Casa Real de Valois)

El papa Clemente VII

El sultán Solimán el Magnífico

El pirata Barbarroja

     Carlos V pasó toda su vida luchando contra Francia, el Imperio otomano turco y los príncipes alemanes luteranos.  Hubo tres razones por las cuales Francia y España tuvieron conflictos: 1) el rey francés, Francisco I de Valois (François I > Francis I) [1515-1547] aspiraba a ser nombrado emperador del Sacro Imperio Romano, 2) Francia deseaba apoderarse del Ducado de Milán en Italia y 3) Francia tenía miedo del poder de España y sus aliados, quienes en efecto habían puesto un cerco a Francia.  Francia fue derrotada en Pavía en 1525 y el rey Francisco fue hecho prisionero y llevado a Madrid.  Sin embargo, al ser puesto en libertad un año después, Francia se alía con Florencia, Milán, Venecia, Inglaterra y el papa Clemente VII en una Liga Santa para oponerse al Emperador español.  Carlos V respondió invadiendo Roma en 1527 (Saco de Roma) y haciendo prisionero al Papa.  La guerra terminó con la Paz de Cambray (1529) con la coronación de Carlos V en Bolonia.  Carlos V luchó contra Turquía (el Imperio otomano) porque el Sultán, Solimán «el Magnífico» (Suleiman the Magnificent > Suleiman the Lawgiver) [1520-1566] había invadido Austria y Hungría en Europa mientras que los piratas turcos bajo Barbarroja (Barbarossa) atacaban las costas de Italia y España desde Argel y Túnez en el norte de África.  Carlos V liberó a 20.000 cristianos en una expedición que hizo personalmente contra Túnez pero sólo su hijo Felipe II, bajo el capitán don Juan de Austria, hijo bastardo del Emperador, logró derrotar a los turcos en el Mediterráneo en la famosa Batalla de Lepanto (7 de octubre de 1571).  Carlos V trató de establecer la paz con los príncipes alemanes luteranos del Sacro Imperio y para ello convocó la Dieta de Worms (1521), ante la cual se presentó Martín Lucero.  Sin embargo, Lutero se negó a retractar su posición y los obispos lo expulsaron del Imperio.  Los príncipes alemanes formaron la Liga de Smalkalda (The Schmalkaldic League) en 1531 y se aliaron con Francia y Dinamarca, forzando al Emperador a firmar la Paz de Nüremberg en la que reconocía a los luteranos el libre ejercicio de su religión.  Bajo la Paz de Augsburgo (1555), los príncipes luteranos obtuvieron el libre ejercicio de su religión y el derecho de imponerla a sus súbditos (cuius regio eius religio [de tal país, tal religión]).  Ese mismo año (1555), Carlos V abdicó el Imperio, entregándolo a su hermano Fernando.  La corona de España pasó a su hijo Felipe II, quien heredó los territorios de Italia (Nápoles, Sicilia, Milán, Cerdeña), los Países Bajos (Holanda), el Franco Condado (Franche-Comté, al este y centro de Francia), el Rosellón (entre Francia y España, al nordeste) y las posesiones de América.

Felipe II (1555-1598).


El rey Felipe II (el «Rey Prudente»)

Las esposas de Felipe II:


(1) La reina María Manuela de Portugal
(Casa Real de Aviz)

(2) La reina María «la Católica»
(Casa Real de Tudor)

(3) La reina Isabel de Francia
(Casa Real de Valois)

(4) La reina Ana de Austria
(Casa Real de Habsburgo)

Felipe II, hijo de Carlos V e Isabel de Portugal, nació en Valladolid en 1527.  Era de temperamento poco guerrero.  También era un rey administrador quien murió trabajando en su despacho en El Escorial (el palacio que construyó y que ahora es su tumba).


El Escorial
Política exterior:

Los problemas principales de Felipe II se dieron en Francia, los Países Bajos, Turquía (el Imperio otomano), Inglaterra y Portugal.  En Francia, el papa Paulo IV se alió con el rey Enrique II (Henri II de Valois) de Francia y los turcos para combatir a los españoles en Italia.  Los españoles ganan control de Nápoles y Lombardía en la gran victoria de San Quintín (1557), lograda por el duque de Alba.  Para celebrar esta victoria, Felipe II manda construir El Escorial, monasterio-tumba dedicado a San Lorenzo (St. Lawrence), en cuyo día se dio la batalla.  Después de esta batalla, se declara la Paz de Cateau-Cambresis, en la que Francia reconoce el dominio de España en Italia.  Para pactar esta paz, la hija del rey francés, Isabel de Valois, se casa con Felipe II, viudo entonces de María Tudor (su segunda esposa).  La subsiguiente intervención de España en los asuntos de estado de Francia lograron que el protestantismo en Francia fuera eliminado y que el rey protestante Enrique IV se hiciera católico para unificar el reino.  En los Países Bajos, la política agresiva de Felipe II no tuvo éxito.  Las provincias del norte eran calvinistas mientras que las provincias del sur eran católicas. Felipe mandó al duque de Alba para pacificar la región, pero el uso de la fuerza de éste (el Consejo de Sangre), el uso exclusivo de funcionarios españoles y la presencia de un ejército de ocupación permanente español causaron el malestar de los rebeldes, quienes nunca fueron sometidos.  Felipe II finalmente cedió los Países Bajos a su hija Isabel Clara Eugenia, esposa del archiduque de Austria.  En Turquía, el sultán Solimán el Magnífico atacó la isla de Malta y Austria en su afán de dominar Europa.  Su sucesor, el sultán Selim II, conquistó Túnez en 1569 y después, en 1579, Chipre (Cyprus), que pertenecía a Venecia.  A petición del papa Pío V se formó una alianza entre el Papa, Venecia y España para hacer frente a los turcos.  Una flota aliada bajo el mando de don Juan de Austria (hijo bastardo de Carlos V y hermanastro de Felipe II) venció a los turcos en el golfo de Lepanto (en Grecia) en 1571, eliminando para siempre el dominio de los turcos otomanos en el Mediterráneo.  Chipre, sin embargo, fue cedida a Turquía por Venecia en 1573.  Felipe II atacó Inglaterra por la persecución de católicos ingleses llevada a cabo por Isabel I, hermanastra de María I («la Católica»), después de subir ésta al trono; por la protección que daba Inglaterra a los piratas Francis Drake, Cavendish y Hawkins, quienes atacaban las flotas españolas que venían de América; y para vengar la ejecución de la princesa católica María Estuardo (Mary Stuart, Queen of Scots) en 1587, otorgada por Isabel I.  Con el propósito de destronar a Isabel I, Felipe II mandó una Armada Invencible en 1588, que fue derrotada por los navíos ligeros ingleses y por una gran tempestad.  Consiguientemente, España pierde su dominio marítimo en el Atlántico.  Finalmente, España intervino en Portugal al morir el rey Sebastián en la desastrosa batalla de Alcazarquivir (en Marruecos) en 1571.  Como la madre de Felipe II había sido portuguesa, al morir don Sebastián sin descendencia, el trono pasó a Felipe II.  España gana así el inmenso territorio portugués en África, Asia y el Brasil.  La Monarquía Dual, como se conoce históricamente, duró entre 1580 y 1640.
     Dos asuntos históricos han dañado la reputación de Felipe II, llamado el «Rey prudente» en España y el «Demonio del Mediodía» por los protestantes.  El príncipe heredero, don Carlos, murió a los 23 años, supuestamente envenenado por su propio padre, a causa de la locura de su primogénito.  La locura del príncipe se manifestó en su apoyo de los nobles protestantes en los Países Bajos.  Este incidente histórico fue dramatizado posteriormente en Alemania por el dramaturgo Schiller y, en Italia, por el compositor Verdi, cuya ópera, Don Carlo, trata este asunto.  Felipe II también ha sido severamente censurado por su persecución de Antonio Pérez, secretario del Rey en los Países Bajos, quien trató de ocultar sus relaciones ilícitas con la princesa de Éboli por medio de una falsa acusación de traición de su secretario Juan de Escobedo.  Felipe II persiguió a Antonio Pérez de todas las formas posibles, usando incluso la Inquisición para poder finalmente atraparlo. 

El imperio español de Felipe II

Reales figuras trágicas:


El príncipe don Carlos

La princesa María Estuardo
(Mary Queen of Scots)














El rey Don Sebastián de Portugal

     Felipe II fue el gran defensor del catolicismo en Europa.  Esto le ha traído honra y amor de parte de los españoles y católicos, así como odio de parte de los protestantes, sobre todo en Inglaterra y los Países Bajos.


La Batalla de Lepanto

Los últimos Habsburgos:

     La gran tragedia de Felipe II fue que, a pesar de sus 8 hijos, no tuvo heredero que pudiera gobernar el inmenso imperio que dejaba a su muerte.

Felipe III (1598-1621):


El rey Felipe III

El duque de Lerma

     Felipe III nació en 1578 y era hijo de Felipe II y Ana de Austria, hija del emperador Maximiliano II.  Era débil y melancólico y fue fácilmente manipulado por el marqués de Denia, un noble ambicioso después conocido como el duque de Lerma.  Las relaciones con Francia mejoraron con el casamiento de Luis XIII con su hija Ana de Austria, así como con el casamiento del futuro Felipe IV de España (hijo de Felipe III) con Isabel de Borbón, hija del rey francés anterior llamado Enrique IV.  Intervino Felipe III en la Guerra de los Treinta Años (1618-1648) a favor de los católicos del Imperio de Austria.  Apoyó a los irlandeses, declarando guerra a Inglaterra en 1601-1604.  Hubo victorias españolas en Flandes (Flanders).  Se trasladó la capital de Madrid a Valladolid entre 1601 y 1606.  Finalmente, Felipe III expulsó de España a los moriscos (musulmanes cristianos) entre 1609 y 1614, a pesar de las quejas de los nobles, el Papa y la Inquisición.
 
 

Felipe IV (1621-1665):



El rey Felipe IV

El conde duque de Olivares

     Felipe IV nació en Valladolid en 1605 y era hijo de Felipe III y la princesa Margarita de Austria.  Subió al trono a los 16 años. Como en el caso de su padre, quien en efecto gobernó en lugar del rey fue su valido favorito, el conde-duque de Olivares, un noble irascible, ambicioso y orgulloso.  Bajo el reinado de Felipe IV, España tuvo que reconocer la independencia de Holanda en 1648 (Paz de Westfalia), así como de las colonias en Asia que Holanda había arrebatado a Portugal.  En 1659, bajo la Paz de los Pirineos, España cede a Francia los territorios de Artois, Rosellón y Cerdeña. Finalmente, el duque de Braganza se declara rey de Portugal bajo el nombre de Juan IV.  A pesar de estas pérdidas, la corte de Felipe IV fue una de grandes pintores y hombres de letras.

Himno nacional de los Países Bajos (The Netherlands):
DUTCH LYRICS:

1. Wilhelmus van Nassouwe
Ben ik van Duitsen bloed
Den vaderland getrouwe
Blijf ik tot in den dood
Een Prince van Oranjen
Ben ik vrij onverveerd
Den Koning van Hispanjen 
Heb ik altijd geeerd . . . . 
 

ENGLISH TRANSLATION:

1. William of Nassau, 
I am of German blood, 
Dedicate undying 
Faith to this land of mine. 
A prince I am, undaunted, 
Of Orange, ever free, 
To the king of Spain I've granted 
A lifelong loyalty . . . .
 

Carlos II (1665-1700):

El rey Carlos II («el Hechizado»)

     Carlos II era hijo de Felipe IV y Mariana de Austria.  Subió al trono a la edad de 4 años.  Fue un hombre triste y enfermizo rodeado siempre de médicos y exorcistas (su apodo histórico es «el Hechizado»).  A pesar de haberse casado dos veces, no tuvo descendencia.  Durante su reinado, España pierde el Franco Condado, que pasa a Francia, y reconoce la independencia de Portugal.  Antes de morir, Carlos II, dándose cuenta que sólo con la protección del rey Luis XIV se podría garantizar la integridad del Imperio español, nombra a Felipe de Anjou, nieto de su hermana María Teresa y Luis XIV de Francia como su heredero.  A pesar de una obvia decadencia, España siguió influyendo en los destinos del mundo al final del siglo XVII.


Cambio de régimen
Felipe V (duque de Anjou y Borbón) y su familia

Página creada el 
9 de febrero de 2004 por 
A. Robert Lauer 

arlauer@ou.edu
Última actualización: 
22 de enero de 2012